×
hace cerca de 2 meses
Kenneth Chang

Van al interior del Planeta rojo

Reforma

Imprimir

El vehículo InSight de la NASA explora bajo la superficie de Marte a fin de sondear los misterios del interior profundo de ese planeta.

El sitio de aterrizaje para la nave espacial InSight de la NASA, que tuvo su lanzamiento el 5 de mayo, es uno de los lugares más aburridos en Marte: Elysium Planitia, una llanura bautizada idílicamente que se extiende hasta donde la sonda espacial alcanza a ver, sin montañas a la distancia y ni siquiera con muchas rocas grandes cerca.

"Escogimos lo más parecido a un estacionamiento de 100 kilómetros de longitud que pudimos encontrar”, explicó Bruce Banerdt, investigador principal de la misión.

InSight —siglas en inglés del nombre completo de la misión, Exploración Interna Usando Investigación Sísmica, Geodesia y Transferencia de Calor— es en muchas formas una desviación de “sigue el agua”, el mantra que ha mantenido a la NASA enfocada en la posibilidad de que el cuarto planeta del Sol alguna vez podría haber albergado vida.

En vez de ello, esta misión busca sondear los misterios del interior profundo de Marte y ayudar a responder interrogantes geofísicas sobre la estructura y la composición del planeta y cómo se formó.

Ya que no había mucho interés en lo que InSight podría hallar en la superficie, se seleccionó un punto de aterrizaje seguro, léase, plano.

Marte, al igual que la Tierra, es en gran medida roca. Sin embargo, es considerablemente más pequeño, la mitad del ancho de la Tierra y una novena parte de su masa. Un pie cúbico de Marte pesa, en promedio, 110 kilos, haciéndolo casi 30 por ciento menos denso que la Tierra. (Ya que Marte es más pequeño, la gravedad es más débil, y el núcleo no está tan comprimido).

Fue hasta el 2003 que los científicos, al explorar variaciones diminutas en la atracción gravitacional de Marte sobre una de las naves de la NASA en órbita, concluyeron que el núcleo aún debía estar al menos parcialmente fundido.

Aún se desconocen muchos otros detalles. ¿Con qué frecuencia se sacude el suelo por martemotos, o terremotos marcianos? ¿Qué tan grande es precisamente el núcleo? ¿Qué tan gruesa es la corteza? ¿Cuánto calor está emanando?

Le tomará a InSight unos meses desplegar dos instrumentos: un paquete con forma de domo que contiene sismómetros y una sonda de calor que cavará unos 5 metros en el suelo marciano.

La misión de 814 millones de dólares depende de detectar algo que nunca antes ha sido detectado definitivamente: martemotos. La esperanza es que InSight registre suficientes martemotos para generar lo que, en esencia, es un ultrasonido del planeta.

Los científicos esperan al menos 10 a 12 martemotos en los próximos dos años, la duración de la misión primaria de la nave espacial. Sucesos sísmicos adicionales podrían ser generados por meteoros que chocan con la superficie.

Al armar una imagen tridimensional del interior del planeta, los investigadores esperan saber al fin qué tan gruesa es la corteza
exterior de Marte.

La sonda de calor de InSight tiene un largo aproximado de medio metro y 2 centímetros de ancho. Necesita cavar a una profundidad suficiente para quedar aislada de las variaciones en la temperatura de los días y las estaciones de Marte. Detrás de ella está una línea que permanece conectada a la nave espacial, y sensores a lo largo de la línea medirán cómo cambia la temperatura con la profundidad.

La sonda también enviará breves pulsos de calor que serán detectados por los sensores de temperatura.

Eso indicará qué tan bien fluye el calor por el suelo marciano.

Todo eso ayudará a mostrar cuánto calor está emanando del interior de Marte, y se cree que Elysium Planitia es una ubicación típica del planeta, dijo Tilman Spohn, del Instituto de Investigación Planetaria del Centro Aeroespacial Alemán, el principal investigador del instrumento.

Un tercer experimento toma ventaja del sistema de comunicación radial a bordo para medir con precisión de centímetros la distancia entre una antena de radio en la Tierra y el explorador espacial en Marte, a decenas de millones de kilómetros.

Con esa precisión, los científicos pueden dar seguimiento al bamboleo en la rotación de Marte.

El chapoteo de líquido en lo profundo del planeta afecta el ritmo y la magnitud del bamboleo. Las mediciones ayudarán a determinar el diámetro del núcleo, actualmente estimado en 3 mil 500 kilómetros.

Aunque el énfasis de InSight es en la geofísica y no en las posibilidades de vida, sus datos podrían ayudar a llenar algunos importantes espacios en blanco.

Por ejemplo, los científicos podrían aprender más sobre las primeras erupciones de los volcanes ahora inactivos de Marte, los más grandes en el sistema solar, y cuánto gas emanó del magma para llenar la atmósfera.