México, DF.- Cesvi La necesidad que tiene el hombre de desplazarse de un lugar a otro, ha generado que más personas tengan que aprender a manejar un automóvil, pero en ese proceso de aprendizaje, influye quién nos enseña a manejar.

En la mayoría de las ocasiones aprendemos de nuestra pareja, pero el problema no es ese, el detalle está en que también se aprendan los malos hábitos que tienen al conducir, por ejemplo al realizar acciones erróneas como tomar el volante con una mano, llevar el respaldo muy reclinado y la otra mano recargada en la ventanilla, entre otros.

Cesvi México, realizó una investigación con 2 mil 500 conductores a lo largo del país en empresas transportadoras, detectando los errores más frecuentes al conducir, los cuales comentamos a
continuación:

1. Sujeción del volante

El principal problema de este mal hábito, es que no se tiene control de la unidad al tomar el volante con una sola mano o sujetarlo con los dedos pulgares por ejemplo, lo que nos lleva a un exceso de confianza erróneo. Lo correcto es sujetar el volante en todo momento con ambas manos y comparado con las manecillas del reloj, la posición correcta de las manos sería marcando las 9:15, con esto tendremos mayor seguridad al circular, evitaremos los volantazos, el control con la palma de la mano y habrá mayor control en la dirección del vehículo.

2. Cambio de carril/ luces direccionales

El no indicar anticipadamente con las luces direccionales el cambio de carril, repercute en un corte de circulación o la invasión brusca del mismo. Antes de cambiar de carril o rebasar debería cuestionarse ¿es necesario rebasar? si la respuesta es sí, entonces debemos encender la direccional indicando el cambio, acto seguido es observar los espejos tanto laterales como el retrovisor para verificar que no existe el riesgo de invadir el carril, además de verificar que podemos reincorporarnos al mismo sin riesgo alguno, debemos evitar el zigzaguear en la vía y mantener nuestro carril de circulación.

3. Distancia de seguimiento

En México los accidentes con mayor porcentaje de incidencia son los alcances entre vehículos, sobre todo por no guardar una distancia adecuada de seguimiento. Aquí hay dos aspectos a tomar en cuenta, por un lado el tiempo de reacción y por otro la distancia de frenado.

Para tener una distancia de seguimiento adecuada con el vehículo que va delante del suyo, es necesario aplicar la regla de los dos segundos. Para aplicar esta regla es necesario elegir un punto de referencia en las inmediaciones de la calzada o carretera en la que usted conduce, esta referencia puede ser un poste, un árbol o una sombra entre otras cosas, la particularidad es que debe ser fija, al pasar la parte trasera del vehículo que va delante de nosotros por el punto de referencia se debe comenzar a contar 1101, 1102, al terminar de mencionar este número la parte delantera de nuestro vehículo debe pasar por la referencia mencionada, aplicando esta regla usted ganará mucho en seguridad. Además, por cada situación adversa del clima, carretera, vehículo e incluso por el peso del mismo se debe dejar un segundo más de seguimiento.

Con la aplicación de esta sencilla regla, tendrá tiempo de pensar que acción podrá efectuar, evitará el alcance y en muchos casos la proyección y también tendrá la distancia óptima para poder detener al automóvil sin ocasionar daños a los demás usuarios de la vía.

4. Límite de velocidad

La velocidad es la causa que más incide en los accidentes, a mayor velocidad, mayor riesgo de accidente. En el estudio realizado, se detectó que los conductores rebasan el límite de velocidad entre 20 y 30 Km/h, cabe decir que el aumento de un kilómetro por hora en la velocidad promedio de una vía, incrementa en un 5% las lesiones y en un 7% los accidentes fatales.

Por lo anterior debe considerar que:

a) El exceso de velocidad reduce el tiempo de reacción que tiene el conductor ante un imprevisto, tiempo que le permite evitar un accidente mediante alguna acción evasiva como frenar.

b) Al superar el límite de velocidad para la que fue diseñada la vía, se disminuye la estabilidad del vehículo y determinados aspectos humanos, como el hecho de que el cerebro no tiene tiempo de procesar todas la imágenes que van pasando, con lo cual se termina viendo apenas el ancho del camino, además de que se reduce la distancia de visibilidad hacia adelante.

c) Mientras mayor sea la velocidad de un vehículo que se acerca a un peatón u otro conductor, más difícil será para éstos juzgar la distancia a la que se encuentra dicho vehículo ni en cuánto tiempo estará junto a ellos.

5. Uso del cinturón de seguridad

El cinturón de seguridad cumple con la función primordial de detener a las personas dentro del vehículo y mantenerlas ajustadas al asiento, no sólo para evitar los posibles impactos ante el volante, parabrisas y demás objetos contundentes (incluyendo los acompañantes), sino para disminuir los desplazamientos del conductor.

El cinturón de seguridad, correctamente ajustado, mantiene a las personas en su lugar, distribuyendo la energía liberada en varias partes del cuerpo. Varios conductores evaluados al momento de circular, no se colocaron el cinturón de seguridad o la cinta superior, la pasaban por debajo del brazo derecho o izquierdo.

El cinturón de seguridad es un elemento de vital importancia al momento de conducir. Utilizarlo adecuadamente reduce en gran medida la posibilidad de sufrir lesiones graves e incluso la muerte.

Para optimizar la eficiencia del cinturón es importante ubicarlo correctamente, para lo cual, la par- te superior del cinturón debe pasar por su hombro pero no permita que el cinturón roce con su cuello, ya que puede lesionarle gravemente en caso de impacto. La parte inferior del cinturón debe ubicarse sobre su cintura y tampoco deje que ésta se deslice sobre el estómago, ya que podría presentarse el conocido efecto “submarino” al desplazarse por debajo del cinturón y lastimarse severamente.

6. Uso del pedal de embrague (clutch)

El hábito de mantener el pie sobre el pedal del embrague o clutch mientras se está circulando, repercute directamente en la vida útil del sistema de transmisión.

Es un dispositivo que conecta y desconecta el giro del motor hacia la transmisión para poder seleccionar las velocidades, compuesto por un disco, plato y collarín. Mantener accionado el clutch de forma constante, estando el vehículo en movimiento, sin realizar el cambio, produce daños sobre el collarín, plato y diafragma del mismo; estos componentes pueden ser reparados o sustituidos, en caso de no hacerlo, el disco patina sobre el volante del motor y el plato.

El uso inadecuado del sistema de transmisión repercute en la economía del propietario, ya que el costo de mantenimiento se incrementa en 300%, mientras el tiempo de vida se reduce en 66 por ciento.

(Más información A MAYOR INFORMACIÓN:

.(JavaScript must be enabled to view this email address) http://www.cesvimexico.com.mx)


Numeralia