Melchor Múzquiz, Coah. - Luego de 12 horas de luchar por salvarle la vida, finalmente la madre de la menor de 15 años que se disparó un tiro en la cabeza por una decepción amorosa, la tarde del sábado, recibió la peor noticia de su vida tras escuchar por voz de los galenos que su hija perdió la vida, pese a varias operaciones practicadas.

La licenciada Lorena Long Guedea, agente del Ministerio Público en esta ciudad, informó que cerca de las 2:00 horas de ayer domingo, el médico de guardia del Hospital General del mineral de Palaú informó sobre el deceso de la adolescente, argumentando que las causas de la muerte fueron por shock traumático por proyectil de arma de fuego y traumatismo craneoencefálico.

Como se recordará, la menor Isela Oñate ingresó a las 15:00 horas al Centro de Salud de la ciudad, luego de que fue encontrada por su tío materno en un charco de sangre y con una herida en la sien derecha dentro del domicilio marcado con el número 1006 de la calle Justo Sierra, en el barrio La Ford.

Pero debido a la gravedad, los médicos de inmediato giraron la orden para que fuera tratada por especialistas del Hospital General, donde permanecía conectada al respirador artificial y después de varias operaciones practicadas perdió su lucha contra la muerte.

El doctor del nosocomio, Guadalupe Moreno Tovar, fue el primero en atenderla y anunciar a la progenitora y familiares que las posibilidades de salvarle la vida eran muy pocas, luego de que la menor ingresó con un cuadro crítico, donde ya no tenía suficiente sangre y el pulso del corazón era muy lento.

Gloria Martínez Castillo, madre de la menor, no daba crédito a lo sucedido, ya que mientras esto pasó, ella atendía un negocio de ropa que tiene en una “pulga” y aseguró que desconocía si su hija tenía novio o algún pretendiente, describiéndola como una estudiante alegre y chistosa que le gustaba salir mucho con sus amigos.