» SEDESOL cuenta con 206 guarderías, 5 tienen procedimientos administrativos por inseguridad.
» ATIENDEN 4 mil 300 niños.

Saltillo, Coah.- Con problemas inventados, influyentismo y la burocracia jugándoles en contra, propietarias de tres guarderías rompieron relaciones con Sedesol, luego de que sin derecho de audiencia el delegado Luis Fernando Salazar anticipó el cierre de las guarderías por “inseguras”.

Esto, justamente después de que las propietarias de Pingüinitos, Garabatos y la Estancia Infantil Burbujas, denunciaran públicamente manejo político de Sedesol.

La mañana de ayer, Sandra Rocío Soto Azua y María Elena Acosta Esquivel de la Estancia Infantil Burbujas acudieron a la delegación de Sedesol para hacer entrega de las placas con el lema del Gobierno federal “Vivamos Mejor”, que retiraron de las fachadas de sus guarderías.

Soto Azua también pintó su fachada de otro color para romper toda relación con el programa federal, asegurando que la Estancia Infantil Pingüinitos continuará funcionando a petición de los padres de familia que requieren del servicio, aunque este tendrá que encarecerse para subsistir.

A la indignación por la respuesta de la dependencia, se sumó la impotencia de ambas mujeres al no ser recibidas por el delegado, quien les negó así, el derecho de audiencia para defender su caso.

Además de quitar la placa de Sedesol del frente de su guardería, Soto Azua también la pintó de otro color para romper toda relación con el programa federal, asegurando que la Estancia Infantil Pingüinitos continuará funcionando a petición de los padres de familia que requieren del servicio, aunque este tendrá que encarecerse para subsistir.