Monclova, Coah.- Que las heridas no sanan en esta temporada, que no llueve y que la gente puede quedar inconsciente debido a las altas temperaturas, son sólo algunas de las creencias de nuestros antepasados y algunos campesinos, por el ingreso de la canícula.

Es el 14 de julio de cada año, el día oficial para el ingreso de la canícula, sin embargo hay algunas personas que dicen lo contrario y que entra hasta el día 18 del mismo mes.

Margarita García Martínez, habitante del Ejido Curva de Juan Sánchez, recuerda cómo su padre le contaba historias relacionadas a la canícula, pero jamás las creía hasta hace unos años cuando empezó a estudiarla.

Dijo, que lleva 13 años como ejidataria, sin embargo aseguró que su padre como fue un campesino siempre estuvo al pendiente del inicio de la canícula, porque dependiendo del clima del primer día, era como se iban a presentar los siguientes.

Según Margarita, la canícula es un espacio de 40 días de intenso calor, pero cuando inicia con lluvia, significa que la mayoría de los días que faltan también van a estar lluviosos.

“Dicen que cuando entra con lluvia, cierra con lluvia, pero cuando hace mucho calor, quiere decir que siempre van a estar las temperaturas muy altas, eso fue lo que siempre escuché de mis padres y abuelos, es lo que me enseñaron”, confesó Doña Margarita.

Con respecto a las heridas que no sanan durante la canícula, Margarita casi aseguró que no es verdad, aunque siempre escuchó lo mismo, dijo que desde hace varios años atrás, estuvo al pendiente de lo que pasaba dentro de esta temporada y señaló que sólo son creencias.

“Dicen que las heridas no sanan o tardan más, pero no creo que sea cierto, de hecho no lo es, porque al menos las cortadas pequeñas sí sanan, por experiencia te digo”, confesó la ejidataria.

Originaria del municipio de Castaños, Doña Margarita comentó que durante la canícula hay mucha sequía debido a las altas temperaturas que se presentan durante 40 días, lo que ocasiona que se pierdan algunos cultivos, pero sólo en caso de que no tengan agua en las comunidades o ejidos.

“Yo siembro chile piquín, chile de árbol y tengo muchos árboles de distintas flores, nada más, no tengo animales pero según los vecinos ellos batallan en este tiempo”, confesó Margarita.

CREENCIAS A UN LADO... CENTRO METEOROLÓGICO

Para el Centro Meteorológico, las creencias se hacen a un lado, pues ellos sólo informan que la Canícula es una temporada de 40 días de intenso calor.

Marcan el 14 de julio como el inicio de la canícula que termina el día 24 de agosto, durante los cuales se registrarán tempe-raturas hasta de 46 y 48 grados centígrados, colocándola como la temporada del año más caliente.

Durante los siguientes días, Monclova presentará temperaturas entre 38 y 42 grados la máxima, con pocas posibilidades de lluvia para la región, informó la dependencia estatal.

Por cuestiones de seguridad, el Centro Meteorológico Estatal ha impedido que su personal en las dependencias locales, que brinden sus generales cuando den alguna entrevista, aunque sí podrán mantener informada directamente a la ciudadanía.

QUE DICE WIKIPEDIA....

Los días de la canícula son la temporada del año en que es más fuerte el calor, tanto en el hemisferio Sur como en el Norte.

Coincide con el solsticio de verano, el 21 de junio, cuando al amanecer, el sol nace por un punto situado en la eclíptica / ecuador celeste, con el mayor alejamiento de un punto central.

Indicando el momento en que se halla más lejos del ecuador terrestre, cuando alcanza la mayor declinación positiva entre los ecuadores: 90 grados. Entonces, el sol hace su recorrido durante el día por encima del ecuador terrestre.

Aproximadamente a partir de este día, cuando el sol a mediodía está a la máxima altura sobre el horizonte empiezan los días de más calor. O sea que es cuando empieza el tiempo de mayor calor / empieza la "canícula" / el tiempo de "perros".


ES UN TERMINO


Esta expresión canícula, derivada de canes / perros, y su alusión al fenómeno del calor abrasivo, tiene un fundamento astronómico: alude a la constelación Can Mayor / Canícula [conocida así por Horacio, Blánquez, Tomo 1 (1985, 280)] y su estrella Sirio “La Abrasadora”, cuyo orto helíaco coincidía con el fenómeno del calor abrasivo.

Lo ratifica el astrónomo Joachim Herrmann Monster en (1986, 148): "su primera salida, es decir su reaparición como estrella visible en el cielo de la mañana después de su período de invisibilidad, coincidía hace algunos siglos con los días más calurosos. De ahí proviene el calificativo de «días perros».

Sin embargo, debido a la precesión del eje terrestre, actualmente reaparece Sirio en el cielo matutino a principios de septiembre.”

Respecto al lugar en que fue bautizada, podría ser Mesopotamia. Lo deducimos por un dato que nos aporta Herrmann en (1986, 148): “La procedencia de la denominación Sirio no está del todo clara. Tal vez el nombre procede de la astronomía de la antigua Babilonia y (...) la misma palabra significa también «la abrasadora».”


¿CUANDO Y COMO SE DESCUBRIO?

Sabemos que hace miles de años, el fenómeno de la canícula abrasadora, aparecía el 21 de junio, en el solsticio de verano, coincidente con el evento estelar de la reaparición matutina / el orto heliaco de la estrella Sirio "La Abrasadora" (Herrmann, 1990: 148) de la constelación Canícula / Can Mayor (orto del astro que se produce casi una hora antes que la salida del sol).

Mientras que hoy día, según Herrmann: debido a la precesión del eje terrestre, actualmente reaparece Sirio en el cielo matutino a principios de septiembre”, a la vez que el tiempo de más calor, comienza 75 días antes, el 21 de junio, el solsticio de verano.

Haciendo una sencilla regla de tres: si sabemos que hace miles de años, el orto de la Canícula, se producía el 21 de junio y hoy día tal hecho astronómico se produce el 5 de septiembre, muestra que hay un desfase de 75 días.

Y conocido el período de la precesión de 25.770 años (las constelaciones se van corriendo con los años y volverán a coincidir pasados 25.770 años. Es decir tendrán un desfase de 365 días), para el desfase de 75 días, vemos que el nº de milenios pasados son, en números redondos 5.300 años. (25.770 x 75 / 365 = 5.295).

Por lo que el fenómeno de la "canícula" sería denominado así, hace 5.300 años, porque sólo entonces fue cierto que la canícula / el tiempo de más calor era coincidente con el orto heliaco de la constelación Canícula al que debe su nombre y también con el orto de la estrella Sirio "La Abrasadora".

Y parecían otros fenómenos Maléficos como las enfermedades de la peste, cánceres y enfermedades asociadas a la estación calurosa. Leemos en el Corpus Hipocraticum, según nos aporta Saz Saz (1985, 12): "Hay que guardarse también de la salida de las constelaciones, primero la de Canícula, luego la de Arturo y también de la puesta de las Pléyades, pues es sobre todo en estos días cuando se juzgan las enfermedades; unas son mortales, otras cesan y todo lo demás toma otra forma y otra constitución»."

Las enfermedades mortales, asociadas al orto de la Canícula, se refieren a las propias de en la estación calurosa, debido a que en los lugares pantanosos se convierten en caldo de cultivo de enfermedades, desde donde se extienden a otros los lugares.


EL CALOR EN EL VERANO


El que haga más calor o frío en determinado lugar de nuestro planeta, no depende de que estemos más cerca o más lejos del Sol, sino que depende de la inclinación del eje terrestre respecto al Sol. Por ello cuando en un Hemisferio se sufren las mayores temperaturas, en el otro se alcanzan las mínimas.

El Solsticio de verano, que ocurre alrededor del 21 de diciembre - 21 de junio (Hemisferio Sur, Hemisferio Norte, respectivamente), denota el día en que en ese hemisferio se reciben más horas de luz solar y esta fecha marca el inicio del verano.

Respecto a esto último, si el 21 de diciembre - 21 de junio es el día en el que se reciben más horas de radiación solar, ¿por qué se considera a esta fecha como el inicio del verano y no como su máximo?

Se explica con el comportamiento de los océanos. Puesto que los océanos se calientan y se enfrían lentamente, para el 21 de diciembre - 21 de junio, fecha en que se inicia el verano, los océanos continúan aún templados y esto retrasa los días de mayor calor. A los días de mayor calor se les llama canículas y ocurren más de un mes después del 21 de diciembre - 21 de junio. En las zonas de clima continental este efecto es menos acusado y las máximas temperaturas son antes.

De esta manera, los océanos funcionan como amortiguadores de la temperatura global del planeta, evitando cambios bruscos de temperatura entre una estación del año y otra. Esto es posible gracias a que el agua tiene un calor específico muy grande. El calor específico de una sustancia indica cuánta energía calorífica se requiere por unidad de masa para que esa sustancia eleve su temperatura un Kelvin.

De igual manera los días más fríos del invierno serán (en promedio) un mes más tarde.

Para la gente del campo, en las canículas hay un balance negativo entre la cantidad de agua llovida y la evapotranspiración. Ocurre generalmente en los meses de diciembre y enero (julio y agosto en el Hemisferio Norte).