Casselberry, Florida.- Una mujer disparó en la cabeza a su hijo y luego se suicidó, pero antes escribió en varias notas que estaba intentando salvar al muchacho.

“Lo siento mucho”, escribió Marie Moore. “Tenía que enviar a mi hijo al cielo y yo ir al infierno”, agregó. Firmó dos de las notas como “reina fracasada”

Las autoridades dijeron ayer que siguen sin encontrar un motivo por el homicidio-suicidio sucedido el domingo y que anonadó a los clientes y empleados en el polígono de tiro Shoot Straight, en Casselberry, a unos 16 kilómetros al norte de Orlando.

“No tenemos pista alguna. Ni siquiera me atrevo a conjeturar”, dijo el subjefe de policía de Casselberry, Bill McNeil.

Las cámaras de seguridad del polígono de tiro mostraron cómo Mitchell Moore, de 20 años, apuntaba a un blanco en uno de los cubículos cuando su madre, de 44 años, se le acercó por detrás y le apuntó con una pistola a la nuca. En la toma siguiente, el muchacho se desploma y un cliente cercano alerta a otros mientras señala con el dedo a la víctima.

El arma utilizada en el homicidio fue alquilada en el campo de tiro.

El muchacho murió al instante. Marie Moore se encontraba aún con vida cuando llegó la policía pero falleció luego en el hospital.