Tags: seguridad, puerto peñasco, policía federal, marina armada, gonzalo inzunza inzunza, el macho prieto, coahuila


Tijuana.- Autoridades de la Marina Armada de México y agentes de la Policía Federal abatieron en Puerto Peñasco, Sonora, a Gonzalo Inzunza Inzunza, “El Macho Prieto”, presunto líder de un cartel en la Zona Norte de esa entidad, la ciudad de Mexicali, Baja California, y parte de Sinaloa.

Con él también murieron cuatro de sus “escoltas” ayer por la mañana en la exclusiva área hotelera “Sandy Beach”.

“No fue un enfrentamiento entre criminales, fue un operativo de Policía Federal, estos individuos cayeron abatidos porque mostraron resistencia a la Policía Federal”, declaró el Procurador de Justicia de Sonora, Carlos Navarro Sugich.

Entre los muertos se encuentra Gonzalo Inzunza Inzunza, “El Macho Prieto”, el cual huyó de una casa en donde lo ubicaron las autoridades de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

El enfrentamiento se dio alrededor de las cinco de la madrugada de ayer, reportaron agencias de noticias de esa ciudad.


Se fugó en un pick up blindado, por eso a la persecución se sumaron dos aviones militares y dos helicópteros artillados, estos últimos atacaron al lugarteniente del Cártel de Sinaloa y sus cómplices, incluso se incendió otro de los vehículos en donde murieron tres hombres.

El 1 de junio de 2011, el Gobierno de los Estados Unidos emitió una orden de aprehensión en contra de Gonzalo Inzunza por operaciones de narcotráfico, mientras que ese mismo año el gobierno mexicano a través de la Procuraduría General de la República ofreció 3 millones de pesos por su captura.

De acuerdo a las autoridades federales “El Macho Prieto” se inició como jefe de escoltas de Ismael el Mayo Zambada, líder del Cártel de Sinaloa, pero a finales de la década pasada ascendió a lugarteniente.

Desde entonces mantenía operaciones de narcotráfico en Sinaloa, el Norte de Sonora, en Mexicali, Baja California.

También es conocido con los alias de “Gonzalo Inzunza Araujo” y “Bernabé León Andrade”. En Mexicali laboró como agente de la Policía Ministerial, cuya posición aprovechó para empezar a colaborar con el crimen organizado.

El 5 de mayo del 2005, lo aprehendieron en Mazatlán, Sinaloa. La Policía Municipal le aseguró a él y sus cómplices armas largas, cortas, granadas y un lanzagranadas. Pero logró su libertad antes de ser presentado ante el Ministerio Público, desde entonces se encontraba prófugo de la justicia.

En Mexicali ordenó homicidios de policías, ex agentes y rivales del narcotráfico.