México.- La cantante le dió un show subido de tono al conductor durante el concierto previo al grito de Independencia.

La siempre controvertida Alejandra Guzmán volvió a las andadas con un baile sensual que dejó paralizado a Adal Ramones.

La intérprete de Hacer el amor con otro realizó una rutina muy subida de tono en un espectáculo familiar, durante el espectáculo de la Noche Mexicana del 15 de septiembre.

La actriz y cantante realizó un baile candente sobre la humanidad del conductor, el cual, atado a una silla, sólo se dejó llevar por los movimientos sugerentes de la Guzmán.

Trepada sobre una silla, la cantante, ataviada con un minivestido, colocó su entrepierna, de frente, sobre la cabeza de Ramones.

Con movimientos sugerentes, el cuerpo de la cantante se deslizó por el rostro del presentador de televisión.

Pero no es la primera vez que la hija de Enrique Guzmán hace este tipo de rutinas, sin embargo, ahora ocurrió en una celebración familiar, con las presencia de niños en el público.

Guzmán viene de un rompimiento sentimental.



Ale Guzmán "le bailó" al conductor Adal Ramones, a pesar de que éste está casado y tiene una hija, durante su participación en el espectáculo previo al Grito de Independencia en el Zócalo capitalino.

La cantante presentó el tema "Mentiras piadosas" que se incluirá en su próxima producción discográfica.