Tags: saltillo, imss, coahuila


Saltillo.- La tuberculosis es una de las enfermedades que se creía erradicada o por lo menos controlada al 100%, sin embargo, dado que se transmite por medio de un microorganismo con el cual se está en contacto casi de forma cotidiana desde temprana edad, se ha presentado en los últimos años un resurgimiento de la misma poniendo en riesgo la vida de cientos de personas.

Ante el surgimiento de nuevos casos, el IMSS ya considera que se trata de una epidemia, controlable, pero que requiere de la cooperación preventiva de la población para
evitarla.

La tuberculosis se transmite por la inhalación del microorganismo, que se encuentra en las gomitas de “Flugge”, que son expulsadas como consecuencia de la tos o del estornudo de la persona contagiada, y que puede infectar con la micobacterium un radio de hasta cinco metros, si no recibe tratamiento, el enfermo puede contagiar de 10 a 15 personas más por año.

En México se registran anualmente unos 15 mil nuevos casos de tuberculosis pulmonar, de los que el IMSS atiende 3 mil 200 en promedio, por ello, en las unidades médicas del IMSS se lleva a cabo la aplicación de la vacuna BCG a todos los niños recién nacidos.

Para el sector Salud la tuberculosis representa un reto para la salud pública de nuestro país, más que por el número de casos, por el control que debe tenerse sobre los pacientes en cuanto a su adhesión al tratamiento a través de medicamentos, que dura seis meses
mínimo.

¿Quién es más vulnerable?

La población con mayor riesgo de enfermar son las personas con alguna baja en sus defensas orgánicas, quienes tengan una enfermedad crónica degenerativa como la diabetes mellitus o hipertensión; quienes padecen desnutrición, los que viven con VIH/SIDA; personas con problemas de adicción, entre otras.

¿Cuáles son los factores de mayor riesgo?

Fumar es un factor que incrementa el riesgo de infección, padecer bronquitis crónica y, en general, los pacientes con algún tipo de cáncer.

¿Cuál es el tratamiento?

El Seguro Social aplica a enfermos con tuberculosis un tratamiento recomendado por la Organización Mundial de la Salud, conformado por cuatro fármacos integrados. Se ataca a una bacteria muy resistente, por lo que se aplica mediante la estrategia TAES (Tratamiento Acortado Estrictamente Supervisado), a fin de que la persona enferma sea observada por personal de salud o un familiar para constatar que consuma sus medicamentos tal y como se le indicó, sin que falte una sola toma.

Según especialistas no se deben escatimar las medidas para fortalecer el sistema inmunológico, particularmente en personas de 65 años o más y niños menores de un año, evitar exponerse a cambios bruscos de temperatura, permanecer en lugares cerrados y poco ventilados, así como llevar a cabo un correcto lavado de manos.

Y destacan la necesidad de acudir al médico ante síntomas como tos persistente por más de 15 días, presencia de flemas, fiebre y sudoración (sobre todo nocturna) y la pérdida de peso sin causa aparente. Por supuesto, no debe recurrirse a la
automedicación.