Tags: saltillo, la afición, futbol mexicano, futbol, equipo pumas, coapa, coahuila, clausura 2013, águilas del américa


México.- Ante las Águilas se presentan dos escenarios custodiados por los Pumas y solo al final del clásico del odio se abrirá la puerta a la realidad del América. En cuanto a puntos y regularidad no se puede negar que los de Coapa son mejor equipo que los de la Universidad, pero la historia de la Liga MX sigue escribiéndose y de seguir con la tendencia, los auriazules podrían superar a sus archirrivales hacia el final del torneo, cuando la inercia sea una ventaja invaluable para la inminente Liguilla.

Llegó el día clave para que las Águilas renueven sus intenciones en el Clausura 2013, porque de seguir con la escasez de victorias sufrirán un duro revés para los últimos dos partidos de la fase regular. Con los 26 puntos conseguidos hasta ahora sería una catástrofe que se quedaran fuera de la Liguilla aun perdiendo el juego del sábado. La victoria es una necesidad para América, no por los tres puntos que amarrarían la clasificación, sino por el ánimo que se inyectarían en medio de una travesía de empates (cuatro en los últimos cinco juegos).

El clásico llega en un momento clave para el América. Detrás de Pumas se ofrecen dos realidades si se atreven a dejar de lado el empate. En caso de que las Águilas derroten a los enrachados felinos habrían ganado la medalla invisible de haber vencido a sus tres rivales en la misma temporada, algo que no ocurre desde 1997. Además de que firmarían de una vez por todas su pase a la Liguilla —en la mesa desde hace mucho— al ponerse a seis puntos de distancia de los auriazules y, de paso, recargarían los ánimos de cara a la recta final del campeonato, en donde tiene una cita pendiente con Tigres al final del camino y una hipotética contienda en la exposición del superliderato.Todo lo que le depara a Miguel Herrera y compañía en la puerta de la victoria es proporcional a lo que se descubriría en caso de destapar la tercera derrota de la campaña. Las Águilas habrán perdido su ventaja de tal manera que estarían empatados con , equipo al que llegaron a superar por nueve puntos en el torneo. Además podrían definir su pase a la Liguilla contra Pachuca o el actual líder, Tigres, equipos que, por cierto, cayeron a manos de los felinos en las dos jornadas previas; sin mencionar las pérdidas incuantificables como el ánimo y la confianza que se han ido debilitado por la falta de contundencia.

El buen augurio para las Águilas es porque las dos únicas victorias que han conseguido en los últimos ocho juegos fue en los clásicos previos ante Cruz Azul y Chivas, un dato curioso que podría jugarles a favor, en cambio los universitarios tienen números con mayor vigencia: cinco triunfos en el mismo lapso son credenciales inmejorables para visitar a su enemigo más acérrimo en Santa Úrsula, una zona en la cual ningún grupo de aficionados, se asume como visitante.Momentos opuestos viven ambas escuadras. Los universitarios llegan en su mejor etapa del campeonato y con la confianza en lo alto tras haberle quitado el invicto a Tigres en la Jornada anterior, en cambio América está inmerso en su etapa más floja, pero con la tranquilidad de saber que su peor versión resiste a las derrotas y que tienen el potencial para regresar al protagonismo del torneo como al principio. Aún así, hay obligación por hacerlo antes de que los jugadores dejen de creerlo y el clásico será el punto de quiebre rumbo al cierre de la temporada.