Tags: seguridad saltillo, saltillo, policia saltillo, coahuila


Saltillo.- La falta de pericia al volante de dos conductores provocó ayer la movilización de diversas corporaciones y el entorpecimiento del tráfico en dos importantes avenidas de la ciudad, pues mientras uno impactó a una conductora y la dejó malherida en su coche, otro causó que un taxista volcara, debido a que conducía mientras hablaba por teléfono y con evidente estado de ebriedad.

LE CIERRAN EL PASO

Una volcadura en pleno periférico Luis Echeverría, durante la madrugada de ayer, paralizó el tráfico vehicular por espacio de una hora, en lo que los elementos de Tránsito y Vialidad realizaban las maniobras para retirar el vehículo accidentado del lugar.

Fue en la circulación de sur a norte, en el paso a desnivel que cruza bajo el bulevar Miguel Hidalgo, que un automóvil Matiz, placas FEJ8757, terminó con las llantas apuntando al cielo, luego de que su conductora volanteara debido a que otro vehículo le cerrase el paso.

De esta manera, Andrea Nuncio Ramírez, de 26 años, fue atendida por paramédicos de la Cruz Roja, mientras que el área donde ocurrió la volcadura era bloqueada por elementos de la Cruz Verde.

Nuncio circulaba por el carril de alta velocidad, cuando otro vehículo le cerró el paso obligándola a volantear e impactarse contra el muro de concreto de la lateral izquierda, para terminar volcado en el carril central.

Elementos de Tránsito supervisaron las maniobras de rescate y suprimieron la circulación a un solo carril, al tiempo que Andrea era trasladada a una clínica privada para su atención.

BEBE Y MANEJA

Tras conducir en estado de ebriedad, a exceso de velocidad y hasta hablando por celular, un sujeto terminó por chocar su recién comprado vehículo contra un taxi, al cual mandó por los aires y terminó haciéndolo volcar, en hechos ocurridos durante la madrugada de ayer.

Y es que para César Orta Zúñiga, de 31 años, fue muy fácil mezclar varias actividades al volante mientras circulaba de sur a norte, sobre el bulevar Venustiano Carranza, en su Mazda 3 modelo 2012 y placas FEW7378.

Sin embargo, el gusto de su auto le duró poco, pues apenas con tres meses que tenía de haberlo adquirido, lo dañó al chocar por alcance a Rafael Ignacio Servín Aispuro, de 61 años, quien conducía un Tsuru modelo 2005 y placas 3908CUB.

Bastó el pequeño impacto para que el ruletero perdiera el control de su vehículo, por lo cual terminó por salir de la vialidad por el carril derecho, derribando una estructura metálica y volcando a la altura del salón Villa Ferré.

Los asistentes a una graduación fueron testigos de cómo Orta Zúñiga y Servín Aispuro, salían del interior de sus vehículos sin ningún tipo de lesión aparente, pero no demoraron en llamar a los servicios de emergencia (066) para que hicieran acto de presencia.

Un gran contingente de unidades de Cruz Roja, Protección Civil y Cruz Verde llegaron al lugar para comenzar con los trabajos para retirar los automóviles de en medio de la circulación, mientras que César y Rafael fueron conducidos a hospitales privados para ser atendidos.

»Andrea Nuncio Ramírez, de 26 años, volcó en el periférico, a la altura del paso a desnivel que cruza bajo el bulevar Miguel Hidalgo.
»César Orta Zúñiga, de 31 años, provocó que un taxista volcara sobre el bulevar Venustiano Carranza, a la altura del salón Villa Ferré.