Tags: saltillo, medio ambiente, coahuila, ciudad deportiva


Saltillo, Coah.- De ser un ambiente familiar y para la práctica del deporte, en cuatro ocasiones la Ciudad Deportiva se ha convertido en un pestilente cementerio de peces, a causa de agentes contaminantes que destruyen el poco equilibrio ecológico que la mano del hombre mantiene en el lago artificial.

Pese a que la tendencia a nivel mundial es el cuidado del medio ambiente, Saltillo da la mala nota con el reporte de cientos y cientos de peces que fallecen y que dan cuenta de que los esfuerzos por preservar su sobrevivencia en este espacio son insuficientes.

Cualquier lluvia, por mínima que sea, arrastra al lago basura y contaminantes que afectan a las especies que ahí habitan, principalmente a la tilapia, pez que habita en el lago en cantidades insospechadas por su alta capacidad de reproducción.

Las buenas intenciones no faltan, en las cuatro ocasiones que se ha registrado este problema, siempre se ofrecen soluciones que sólo han sido un paliativo, pero que no han resultado efectivas para evitar que suceda de nuevo.

Cientos de personas visitan diariamente este espacio: deportistas que practican distintas disciplinas, sobre todo aquellos que se ejercitan justo en la pista que rodea al lago, otros son estudiantes de instituciones cercanas, niños, todos expuestos a la peste de los animales muertos.

Pero este lago tiene también una característica muy particular, pues es un punto donde se reúnen aves nativas y migratorias. En este sitio conviven garzas, cormoranes, gallinas de agua, patos, gansos, patos canadienses y patos domésticos.

Las autoridades dicen que el deceso de los peces es benéfico para ese hábitat, sin embargo, la percepción generalizada es que se debe presentar un proyecto que de manera definitiva erradique este problema que daña la imagen de un espacio que por generaciones ha sido punto de encuentro para las familias saltillenses.

Los estudiantes, niños, padres de familia o deportistas reclaman que el espacio donde buscan momentos de esparcimiento sea un lugar digno, donde puedan convivir plenamente con la naturaleza, sin esperar que un día lleguen y empiecen a ver flotando miles de peces que no sobrevivieron a condiciones adversas en el lago.

La más reciente muerte masiva de peces se registró hace unos días y la especie más afectada fue la tilapia.

INICIATIVA ECOLÓGICA

El pasado 29 de enero, el diputado Refugio Sandoval presentó en el Congreso del Estado una iniciativa para que las autoridades de las secretarías del Medio Ambiente y de Salud pongan atención a este problema.

A su consideración, las autoridades quisieron hacer ver este problema como algo normal, sin embargo, esto no es así debido a altos niveles de contaminación en el lago.

Esta polución acuática se ha generado por falta de asolve, pues durante años se ha acumulado la basura que tiran los usuarios, así como los desechos de los propios animales.

Pero lo más grave, según el legislador, es que la compuerta que debe evitar el flujo de agua de lluvia hacia el interior del lago es insuficiente.

“Ésta es un agua que viene arrastrando por las calles, que trae gasolina, que trae aceite y muchísimos contaminantes que entran directo al lago y que ocasionan que la calidad del agua no sea apta para mantener la vida”.

Otro problema son los daños que puede ocasionar a la salud el hecho de que los ciudadanos y los peces tengan que convivir en un ambiente poco higiénico.

“Los sacan y los entierran a un lado del mismo lago, en fosas que hacen y que nada más les echan tantita cal, así que es un foco de infección que tienen que atender”, apuntó.

“Por eso el llamado que se hizo fue para exigir que el Estado le dé respuesta al tema”.

Para Sandoval hay tres medidas urgentes que se deben tomar para evitar futuras muertes de peces, la primera es dar mantenimiento adecuado a los aireadores, con el fin de que oxigenen de manera eficaz y permanente el agua.

También es necesario hacer una inversión para hacer más grande la compuerta que desvía el agua de la lluvia, para que los contaminantes dejen de llegar al lago y que la Secretaría de Salud realice constantes monitoreos de la calidad del agua.

“Ese es un centro recreativo y de deporte que no puede tener agua contaminada que vaya a afectar a los ciudadanos”.

Aseguró que los trabajos mencionados no serían costosos, pero sí ayudarían a mejorar la calidad del agua, así como la imagen de la Ciudad Deportiva.

“Es un tema de atención, más que de falta de recursos para la inversión, es un tema que el Gobierno creo que lo está viendo nada más por tema ambiental y no es una prioridad atender peces muertos, pero tienen que voltear los ojos al tema de salud.

“El día de mañana que haya niños enfermos por estar en contacto con esta agua, pues entonces sí van a querer reaccionar, cuando deben hacerlo ahorita”, señaló.

‘HAY ALGO MALO EN EL AGUA’

A consideración del ambientalista Sergio Marines Gómez, coordinador de Protección a la Fauna Mexicana A.C, Profauna, el lago de la Deportiva es un lugar público que debe mantener ciertos niveles de sanidad.

Hasta cierto punto es normal que los ecosistemas artificiales que dependen del humano se contaminen con agentes externos, por lo tanto es necesario tener un monitoreo constante del lago para evitar que sigan muriendo los peces.

Afirma que estos animales son buenos indicadores de la calidad del agua; si la calidad es buena, los peces están bien, y de lo contrario, sucede la muerte.

“El simple hecho de que ellos mueran indica que hay algo mal en el agua y que debe ser atendido.

“Este problema debe ser contemplado porque hay gente que va a hacer actividades recreativas cerca del lago y merecen no tener ningún riesgo”.

A decir del especialista, más que un ecocidio, la muerte de los peces es un problema de salud.

“Es un problema de salud porque el hecho de que mueran indica que hay un problema de contaminación y al haber peces muertos hay riesgo de infección estomacal por la descomposición”.

Marines Gómez asegura que el agua de la planta tratadora que abastece al lago es de buena calidad para cuestiones recreativas, no obstante se debe mantener una continua vigilancia del sitio para evitar situaciones que pongan en riesgo a más peces.

Afirmó que por la alta concentración de materia orgánica las especies que habitan en lagos artificiales tienden a reproducirse en exageración, por lo que es recomendable sacarlas para reducir la población.

Precisó que la tilapia es una especie africana que se ha catalogado como una de las principales invasoras en América.

Por su amplia capacidad de reproducción y de tolerar condiciones extremas ha causado problemas en Cuatro Ciénegas y el río Sabinas porque modifican el hábitat y excluyen a las especies nativas.

UNA VIEJA ‘CIUDAD’

La Ciudad Deportiva está por llegar al medio siglo de vida. Se podría decir que aún es muy joven, sin embargo, tiene serios problemas y uno de ellos es la constante muerte de peces en un lago artificial que, según los encargados del mismo, no está contaminado, aunque parezca lo contrario.

Las instalaciones de la Ciudad Deportiva se crearon en 1964, uno de sus principales atractivos es el lago artificial, que alberga especies como la lobina, la carpa y el bagre, ambos de profundidad, y la tilapia, que fue sembrada hace varios años por el Club de Pesca de la Ciudad Deportiva.

Esta última es la especie de la que murieron cientos de ejemplares el pasado mes de enero y tiene una alta capacidad de reproducirse, pues de cada cinco tilapias cuatro son hembras y cada una pone alrededor de 700 huevos cada 45 días.

Esto ha generado una sobrepoblación en el lago y por eso cuando llueve el agua se contamina, se acaba el oxígeno y las especies empiezan a morir.

No se sabe cuántas son, pero podrían ser millones.

Además es una especie muy resistente que soporta condiciones extremas, pues aguanta temperaturas y niveles de oxigenación muy altas o muy bajas, por lo que las características del lago son idóneas para que se siga reproduciendo.

“De lo que se murió en realidad no llega ni al 0.5 del total de los animales que tenemos”, explica Sergio Islas Sánchez, coordinador de Unidades Deportivas del Instituto Estatal del Deporte de Coahuila.

El lago se abastece del agua de la Planta Tratadora de Saltillo, ésta se almacena ahí y luego se usa para riego.

En el mes de diciembre se interrumpió el abasto del agua tratada hacia el lago debido a la ruptura de un tubo, a falta del líquido, el nivel del lago empezó a descender, se juntaron los desechos de los peces y la descomposición de materia orgánica permitió que se elevaran los niveles de nitrógeno, nitritos y fósforos, que disminuyeron el oxígeno y por ello murieron los peces.

“No quiere decir que el lago esté contaminado, porque el resto de los peces también estarían muertos”, afirma Islas Sánchez.

Agrega que otro indicador de que el agua no está contaminada es que las aves se comen a los peces vivos, pues cuando no están buenos los identifican y no se los comen.

“Han sido agentes externos (los que provocan la muerte), lo que quiere decir que cualquier agente externo afecta el poco equilibrio ecológico que existe.

“Sí es un problema, pero no porque haya contaminación, sino porque el lago tiene su propio hábitat y cualquier cosa externa que llegue nos va a causar un cambio”.

CUIDADOS PALIATIVOS

A decir de Sergio Islas, en el lago de la Ciudad Deportiva no debería haber peces de ninguna especie, lo mejor sería sacarlos a todos, pero es una labor imposible porque hay muchos y de todos tamaños.

A partir del último deceso se han tomado medidas que se pretende disminuyan el riesgo de un futuro incidente de este tipo.

Por ejemplo, para acabar con la sobrepoblación de tilapia no se puede aventar veneno porque morirían los demás peces y aves, pero lo que sí se está haciendo es pescarlos para sacar a la mayor cantidad posible, a falta de un depredador natural.

“Lo ideal es sacar la mayor cantidad, se va a pescar toda la semana y debe ser muy temprano o por la tarde cuando se está metiendo el sol”, explica.

Anteriormente no se permitía pescar en este lago, pero ante la necesidad de acabar poco a poco con los peces ya es posible realizar esta práctica bajo la condición de que la gente se los lleve.

En la parte norte del lago se colocaron dos aireadores de dos caballos de fuerza, cuyo costo fue de 37 mil pesos cada uno, y su labor es dar movimiento al agua y con ello oxigenarla.

También se utilizan productos que desintegran las algas y las convierten en lodo que se sedimenta y luego se tiene que dragar, aunque este proceso es costoso y no se ha realizado porque no es tan urgente.

Otras opciones que están en análisis es meter al lago una especie depredadora o buscar algún producto que disminuya la fertilidad de la hembra.

‘NO ES ECOCIDIO’

Islas Sánchez asegura que es necesario sacar a los peces del lago a fin de evitar que la mortandad sea más frecuente, pues de lo contrario ocurriría cada tres o seis meses.

Sin embargo la ciudadanía no piensa lo mismo y lo ven como una mala decisión.

“La gente nos dice que no debemos sacar los peces, pero no entienden que es necesario porque la mortandad sería más frecuente. Mucha gente dice que es un ecocidio, pero eso es atacar una especie en peligro de extinción y este no es el caso.

“No es algo malo, no es un problema para la salud pública, la gente dice que porque el agua está contaminada, pero no es así porque se morirían todos”.

Agrega que otro aspecto que la gente no entiende es que muchas veces son ellos mismos los que provocan este tipo de problemas al tirar basura en el lago.

“Que la gente entienda que no es malo, son acciones que se deben tomar, los peces no están sufriendo porque son especies comerciales que hay millones y no están en peligro, esto son acciones benéficas”.

LA MALA IMAGEN

Durante casi cinco décadas, el lago de la Ciudad Deportiva ha sido un emblema de Saltillo. Miles de personas tienen recuerdos entrañables de este lugar, pues ahí vivieron interminables momentos de diversión en familia.

Pero en la mente de aquellos que acuden todos los días o de manera muy frecuente también ha quedado la imagen de cientos de peces muertos flotando en el agua, provocando un pestilente olor en todo el diámetro del lago.

Todos tienen una opinión del problema y pese a las justificaciones de las autoridades, la gente tiene la percepción de que alguien no está haciendo bien su trabajo, por lo que piden que se tenga más cuidado del lugar.

Carlos Carrillo considera que la muerte de los peces es producto de la mala higiene y la contaminación del lago, aunque asume que esto también podría ser por culpa del humano.

“Está muy descuidado el lago, aparte que nosotros mismos no lo cuidamos y eso afecta la imagen, porque la gente ya no quiere venir”, afirma.

A Irma Tello, estudiante de Campo Redondo, le tocó ver a los peces muertos y su primer pensamiento fue alejarse del lugar por el mal olor que despedían.

“Los vi y se me hizo raro, tal vez hay contaminación, eran muchos, unos tenían lama y estaban hasta la orilla. Eso da mala imagen, no dan ganas de estar cerca porque olía muy feo”.

Luis Valdez, otro estudiante, recuerda que desde niño visitaba la Ciudad Deportiva con sus padres y considera que las dependencias responsables deben administrar los recursos para conservar estas áreas familiares de recreación.

“Quitan las ganas de venir en familia, no puedes traer a tu hijo chiquito a ver la naturaleza y que se tope con muchos peces muertos”.

Coincide en que este desequilibrio puede ser causado por los ciudadanos y por lo tanto debe ser señal de que hay que cuidarlo, pues aunque el lago es artificial es un sitio emblemático de la ciudad.

Para Alberto Gutiérrez, que acude a hacer ejercicio dos o tres veces por semana la situación es contundente “muerto el niño, a tapar el pozo”.

“Está raro que se mueran de repente los peces. Deben de poner a trabajar a los funcionarios del medio ambiente, desafortunadamente sólo le ponen atención cuando ya murieron, pero si se hace algo se podría evitar”.

Señaló que tras la muerte de los peces, escuchó las declaraciones de un funcionario, sin precisar quién, que decía que la muerte de peces es buena, aunque en realidad no lo cree.

“Si alguien en esas dependencias hiciera su trabajo como debe ser a lo mejor se evitarían esas cosas porque es una lástima que mueran tantos animales y se cree un foco de infección”.