Tags: sierra de zapalinamé, saltillo, medio ambiente, coahuila


Saltillo.- Durante mucho tiempo la basura se ha convertido en el principal foco de infección y pesares para habitantes del oriente de la ciudad, que se dicen hartos de la insalubridad que impera en el sector y levantan la voz exigiendo a las autoridades que resuelvan el problema.

Corredores como la falda de la sierra de Zapalinamé y colonias entre las que destacan la Ampliación Morelos, Zaragoza y las situadas sobre Otilio González, son algunas de las que sufren las consecuencias de los males que genera la propia ciudadanía.

En un sondeo realizado con habitantes del sector, el malestar y las quejas surgieron al enumerar las consecuencias que atrae el foco de infección en el que viven, porque en muchas ocasiones tienen consecuencias directas en la salud de la gente.

Doña Teresa Martínez hizo un recorrido por los arroyos cercanos a su domicilio y sin tanto batallar encontró montañas de basura, envuelta entre malezas y moscas que la hicieron pensar en los estragos que le causarán a ella y su gente gracias a la imprudencia de otros.

“Es pura contaminación, porque con el aire se expande todo, además por los perros muertos que se tiran en los arroyos la gente se enferma mucho y más en esta temporada de calor de la garganta, gracias a esa contaminación, por si fuera poco a veces queman la basura y el humo hace todavía más daño a nuestra salud”, dijo la quejosa.

Por su parte, Arturo Aldaco atravesó un sector de la Morelos a bordo de su motocicleta, mientras se quejaba de las pésimas condiciones del lugar, argumentando tener casi 10 años viviendo en la colonia sin que ninguna autoridad se haya presentado para ofrecerles su ayuda en torno al problema.

“Ya hemos dado aviso a las autoridades, pero aunque a veces tratan de hacer algo nunca se ven mejoras, porque a la gente de por aquí no le importa ni su propia salud, entonces todo lo que se haga en bien de la comunidad sale sobrando”, externó indignado.

Uniendo sus voces para acceder a un mejor bienestar, los quejosos pidieron a las instancias correspondientes que los visiten para externarles sus molestias, así como para pedirles que arreglen el problema antes de que las temperaturas de primavera los ataquen con los efectos de la contaminación.