Mexicali.- Como resultado de un operativo implementado por elementos de la Policía Ministerial del Estado (PME), comisionados al grupo de aprehensiones, se logró asegurar a un sujeto que tenía en su contra una orden de aprehensión por el delito de abuso sexual a menores de 14 años o incapaces agravado por razón de parentesco.

El Director de Averiguaciones Previas y Control de Procesos, Juan Carlos Buenrostro Molina, informó que fue cumplimentada la orden de aprehensión girada por el Juez Quinto de lo Penal, en contra de Alfonso Aboytes Acosta, por el delito de violación equiparada agravada por razón de parentesco, en agravio de sus cuatro hijas de 9 y 11 años.

La denuncia en contra de Aboytes Acosta, fue presentada en la agencia del Ministerio Público Investigadora de Delitos Sexuales y Violencia Familiar, el 3 de junio de 2010, por conducto de la madre de las niñas, por la agresión sexual que habían sufrido de parte de su propio padre.

La mujer mencionó que a finales del mes de diciembre del año 2009, una de sus hijas le comentó que su papá había estado viendo películas pornográficas, y que le había tocado su parte íntima con su mano, y ella le dio un manazo para que no la siguiera tocando.

Agregó que preocupada de que esto hubiera sucedido con las otras pequeñas, les preguntó a sus otras hijas si su padre les había hecho algo, confesándole su hija de once que en una ocasión su papá le ofreció una pastilla y que le tocó sus partes íntimas, otra dijo que en una ocasión la había acostado en la cama, quitándole toda la ropa y que le había tocado sus partes íntimas.

La madre de las menores mencionó que no había denunciado, porque había hablado con la familia del padre de sus hijas, quienes le dijeron que no dijera nada, por que nadie le iba a creer, ya que ella no había visto nada; sin embargo, en el mes de marzo del año pasado, una de las pequeñas le contó a su mamá, que su papá la quería obligar a que lo besara en la boca, y fue cuando decidió denunciar los presentes hechos.

En la declaración rendida por las menores confirmaron lo dicho por su mamá; agregando que su papá les decía que no dijeran nada, por que nadie les iba a creer y que ese era su secreto; añadiendo que cuando les tocaba en sus partes íntimas se encontraba borracho.