Tags: santa rita, saltillo, mesa de las tablas, los oyameles, la efigenia, la ciruela, coahuila, arteaga


Arteaga.- Desde Monterreal, hasta Mesa de las Tablas, este jueves el paisaje se pintó de blanco tras una nevada que dejó a su paso el frente frío número 31 y, con ello, temperaturas de hasta 7 grados bajo cero, en las partes altas.

Esto no fue impedimento para que pobladores de ejidos aledaños, así como de Arteaga y Saltillo, acudieran principalmente a Monterreal, en donde se congregaron por lo menos 50 personas, entre adultos y niños, a jugar con la nieve.

VER VIDEO: Blanco amanecer en Sierra de Arteaga



BELLO PAISAJE

Las zonas más nevadas fueron Mesa de las Tablas, Monterreal, Santa Rita, Los Oyameles, La Efigenia y La Ciruela y, en menos proporción, San Antonio de las Alazanas, según reportó Víctor Hugo Martínez, coordinador operativo de Protección Civil y Cuerpo de Bomberos en Arteaga, quien añadió que durante la noche del miércoles se registraron temperaturas de hasta 6 grados bajo cero.

Dio a conocer que esta nevada empezó alrededor de las 4:00 horas, el reporte lo recibió a las 6:00 horas, cuando se tuvo el primer contacto visual con la nieve, la cual cesó alrededor de las 9:30, siendo Mesa de las Tablas el último punto donde cayó nieve.

Según el pronóstico, estas temperaturas se mantendrán en el transcurso de dos o tres días más, la nieve podría estar presente en los próximos tres días, en las partes altas de la sierra La Martha, Cañón de las Alazanas, Sierra de La Vida, sitios que ayer también se encontraban nevados.

UNA BENDICIÓN

Más que un atractivo, esta nevada para el sector campesino fue toda una bendición, según expuso Bonifacio Hernández Reyes, pues como él, muchos siembran manzana, avena y trigo.

“El manzano, para que produzca, necesita frío. Si no hay frío, no hay manzana. Con lo de hoy ya se puede sembrar avena, trigo, porque se aguanta la manzana hasta abril, y ahí es cuando sembramos maíz, porque hay humedad”.

Asimismo, Apolinar Salazar Contreras comentó que esta nevada los ayudará, pues además de que podrán sembrar trigo, la loma reverdecerá, y con ello habrá pasto para los animales.

“Muchos en las rancherías vendieron ya sus animales porque no había qué darles de comer, no había pasto, pero con esta nevada la situación cambió. Es una bendición, habrá pasto y para sembrar trigo y avena, y también para combatir las plagas porque a veces se complica”, concluyó.

COBIJAN A CAMPESINOS

A fin de ayudar a la población que vive en las zonas más altas del municipio, el alcalde Ernesto Valdés Cepeda, junto con el subsecretario de Protección Civil en el Estado, Francisco Martínez Ávalos, entregó cerca de 800 cobijas, y el mismo número de despensas, en comunidades como Santa Rita, La Efigenia, La Ciruela, Los Oyameles y Mesa de las Tablas, así como recorridos en los cañones del municipio, por si hay una situación en desventaja, atenderla de inmediato.

Tras esta nevada, las condiciones que se dan son favorables en muchos sentidos, es decir, en cuanto a agricultura, retroalimentación de los acuíferos, entre otros.

“La nieve para nosotros significa mucho, es primero un aliciente y aviso de que debemos tener fe si somos agricultores, buscar que se den condiciones factibles para este ciclo primavera- verano y tener a tiempo semillas”, dijo Valdés Cepeda.

Asimismo, reconoció el apoyo del Gobierno de Coahuila, a través de Protección Civil estatal, con quienes desde el medio día de ayer, se realizó un recorrido por viviendas.

PODRÍA HABER MÁS NEVADAS

Martínez Avalos sostuvo que mantendrá atento ante cualquier contingencia y necesidad que tenga la población en materia de protección civil, pues podría haber más nevadas.

“En coordinación con el DIF Coahuila y el Alcalde de Arteaga se entregaron algunas cobijas a quien así lo requería, y vamos estar al pendiente por si surge otra necesidad”.

No obstante, dijo que se sigue al pendiente del frente frío número 31, así como para el próximo, que es el 32, en el que, de acuerdo con el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional, se esperan temperaturas, especialmente en las zonas altas de Coahuila, como lo es Arteaga, de cero grados centígrados, con algo de humedad.