Ciudad de México.- El cantautor español Enrique Bunbury rechazó un reencuentro musical de Héroes del Silencio, pues considera que hacerlo significaría faltar a la palabra y al legado de una de las bandas de rock en español más reconocidas en el mundo.

"Siempre es bueno ver que ellos (sus ex compañeros) quieren de alguna forma retomar su actividad musical y meterse en un local de ensayo para grabar y componer canciones. Es totalmente legítimo, lícito e incluso, deseable, es bueno que muestren lo que tengan que decir ahora mismo.

"Sin embargo, Héroes del Silencio tuvo un principio y un final hace 16 años. Después de eso, hicimos una gira en 2007 que fue, así lo dijimos y lo sentimos, una forma de cerrar la historia de Héroes de una forma un poco más amable de cómo fue en el 96, que resultó caótica, desastrosa y poco amable", dijo.

De modo que, opinó Bunbury, retomar el concepto del grupo "significa faltar a la palabra, incluso al legado y a las canciones de Héroes del Silencio al pensar que se pueda volver a hacer dentro de cinco años o pasado mañana.

"Está bien que sigan, que hagan sus canciones, que desarrollen sus carreras, les deseo lo mejor y creo que es lo mismo que desean los fans", aseveró el músico, luego de que Juan Valdivia (guitarrista), Joaquín Cardiel (bajista) y Pedro Andreu (baterista) han informado a la prensa que ensayan en España y consideran llamar a su líder con el propósito de grabar un nuevo álbum.

"Tenemos la idea de juntarnos, a ver qué pasa, pero antes de volver a dar conciertos tenemos que elaborar material nuevo", comentó Valdivia hace unos días, a propósito del lanzamiento del DVD Live in Germany, disco que recoge un concierto de 1993 en Alemania, durante la promoción del álbum El espíritu del vino.

Enrique Bunbury se encuentra en México para dar a conocer su más reciente disco Licenciado Cantinas. Dice que nadie se lo cree, pero es cierto que visitó varias cantinas para hallar los temas adecuados que debían incluirse en el material.

Necesitaba descubrir autores y géneros musicales en cada uno de los países que visitó en Latinoamérica. Admitió que en cada establecimiento, por lo menos, se tomó un tequila.

"Le hice honores a la cantina como para tener postgrado, matrícula y doctorado, es una cosa que estudié en la vida", destacó.

El artista logró descubrir la riqueza y la grandeza de sus compositores y géneros que poco a poco han formado parte de su bagage musical. Sin embargo, no contempla un segundo volumen, ya que planea grabar en 2012 un material inédito con letras de su inspiración.

"Los compositores han influenciado en mi manera de componer y es tan importante como la que haya podido tener de Bob Dylan, John Lennon, Paul McCartney o The Rolling Stones.

"Amo por igual las canciones de José Alfredo Jiménez, Agustín Lara, Héctor Lavoe o de Chabuca Granda. Este disco es una especie de homenaje o más bien de agradecimiento a todo lo aprendido en todo este tiempo de búsqueda de canciones", explicó.

Consideró que conforme se adquiere madurez y experiencia, los fanáticos de la música dejan de luchar contra los predecesores, algo muy común en la adolescencia, pues cada vez que aparece un nuevo género, se cuestiona el anterior movimiento.

"Así nos ocurrió a Héroes del Silencio y le ocurrirá a los grupos que salgan mañana. Habrá quienes me cuestionen a mí, a Café Tacvba o a Zoé; sin embargo, llega el momento en que te reconcilias con tus predecesores y comienzas a ver la grandeza de todos esos maestros".

"De esta forma, yo terminé por escuchar la música que oían mis padres. Tuve que dar una vuelta muy larga para llegar a conclusiones que desde hace tiempo estaban tomadas; incluso, debido a la dictadura, tuve que escuchar música anglosajona que todos abrazamos porque en España había discos prohibidos hasta que se abrieron las fronteras, las puertas de la libertad".

Opinó que en la actualidad existe un vacío en la juventud, pues'los chavos tienen interés en escuchar a Britney Spears o Katy Perry y prefieren no escuchar los temas antiguos. Aunque quizá por su edad no les corresponde ya que para descubrir su profundidad en las letras se requiere de cierta edad.

"No es el objetivo, pero ojalá que este trabajo guste a las nuevas generaciones", apuntó. Por lo pronto, recordó que en los más recientes conciertos que ofreció en Estados Unidos con Zoé, fueron bien aceptados por el público.

La mayoría de la selección de 15 melodías fue recomendada por su equipo; sobre todo, le aconsejó que Odiame era la ideal para lanzarse como primer sencillo, aunque a él le interesa más que el disco se promueva como si fuera un guión cinematográfico, como la secuencia de una película.

Todas son muy importantes para él, pues se eligieron de un repertorio de 60. "Sinceramente, estas no las quise soltar para nada. Pa llegar a tu lado es muy importante para mí, es la más moderna; El cielo está dentro de mí es muy especial, al igual que el tango Cosas olvidadas y Que me lleve la tristeza, una ranchera maravillosa. Odiame es quizá la más versionada y conocida".

Bunbury espera que quienes escuchen Licenciado Cantinas se identifiquen con el título, pues las letras 'se refieren al amor, al abandono, al hecho de abrazar la cantina y al alcohol para luego echarse a la perdición y la decadencia; también hablan sobre la muerte, son temas que todos entendemos y que se refieren a la manera de sentir'.

El ex vocalista de Héroes del Silencio, confirmó que formará parte del cartel de la edición 13 del Festival Vive Latino, a realizarse del 23 al 25 de marzo en el Foro Sol de la capital mexicana.

"Regresar después de 11 años, pues yo estuve en el segundo para presentar mi segundo disco Pequeño (1999), es maravilloso. Se ha convertido en el festival más importante de toda Latinoamérica y en todo este tiempo he realizado cantidad de proyectos.

'Está bien que nos juntemos otra vez en el último año del Vive Latino antes del fin del mundo', puntualizó Bunbury quien iniciará en enero del siguiente año una gira de promoción por España, Latinoamérica y la República Mexicana.