Tags: seguridad, policía, lapd, estados unidos, christopher dorner, california


Estados Unidos.- La policía estadounidense seguía a la caza el viernes de un expolicía fugitivo, acusado de tres asesinatos y autor de un 'manifiesto' donde amenaza a decenas de personas, que podría haberse refugiado en una cabaña abandonada de una nevada estación de esquí en California.

Desde el jueves, más de 100 oficiales han estado buscando a Christopher Dorner, un expolicía de 33 años, con experiencia como francotirador, que publicó el lunes una macabra amenaza en internet donde prometió acabar con la vida de uniformados y sus familiares en venganza por su despido en 2008.

El jefe de la Policía de Los Ángeles (LAPD), Charlie Beck, dijo que Dorner 'está armado y es extremadamente peligroso'.

La cacería continuó durante la noche en los alrededores de Big Bear (160 km al este de Los Ángeles), donde apareció la camioneta incendiada de Dorner pero no hay rastros de su paradero, sobre todo luego de que las pistas fueran borradas por una nevada nocturna.

'Seguiremos buscando principalmente en la zona de la montaña. Hay muchas cabañas abandonadas allí arriba', señaló en conferencia de prensa John McMahon, sheriff del condado de San Bernardino (al que pertenece Big Bear).

Autoridades de California lanzaron la búsqueda luego de que Dorner, supuestamente, asesinara a dos personas, una de las cuales era la hija de Randy Quan, un policía jubilado a quien responsabiliza por su despido. El miércoles, el expolicía también emboscó a oficiales, uno de los cuales murió.

El LAPD, junto a otras agencias y el FBI, mantienen bajo protección a 40 personas mencionadas en el inconexo manifiesto-amenaza de Dorner, un reservista de la Marina con 11 años de experiencia que 'tiene a su disposición múltiples armas, inclusive rifles de asalto', advirtió el jefe Beck.

En el texto de una veintena de páginas, Dorner señala a las lesbianas y los asiáticos como uno de sus principales objetivos. También dice que no tiene miedo a morir, porque su vida acabó en los hechos cuando fue despedido por dar falso testimonio sobre su oficial de entrenamiento, Randy Quan.

'Nunca tuve la oportunidad de tener una familia propia así que voy a acabar con la tuya (...) Les sorprenderé en los lugares donde trabajan, viven, comen y duermen', escribió, refiriéndose a Quan a varias decenas de personas.

Las autoridades de Big Bear ordenaron el cierre de sus escuelas y de los centro de esquí y pidieron a los residentes no salir de sus casas durante la noche.

El fugitivo fue descrito como un hombre negro, de 1,80 m y 120 kg.

Las amenazas son 'extremadamente preocupantes y escalofriantes' para todos los oficiales, dijo el jefe Beck. Dorner 'sabe lo que hace, nosotros lo entrenamos (...) y también es miembro de las fuerzas armadas'.