×
NOTAS MATUTINAS MÁS LEÍDAS
hace 3 años
[Saltillo 438]

Colectivos saltillenses: El arte los une

Nayely Reyes

Creadores se unen para dar forma a proyectos destinados a la comunidad

Imprimir
Saltillo, Coah.- En 1970 un grupo de artistas plásticos, fotógrafos, cineastas, músicos y bohemios neoyorkinos liderados por Andy Warhol le dio vida a la legendaria The Factory, demostrando que el arte es, o debería ser, más gregario de lo que se consideraba en la antigüedad. Si se revisa la historia de la cultura mexicana se encontrarán ejemplos de este fenómeno colectivo que ha cambiado para siempre las reglas de la promoción cultural.

En Saltillo, hace aproximadamente un año comenzaron surgir grupos de creadores que han dejado de esperar que la cultura llegue hacia ellos a través de las instituciones oficiales y han adoptado un modelo de autogestión sustentable y colaborativa.

YSZ Y SU PROYECTO VERDE

Quizá uno de los primeros movimientos que tuvo notoriedad en la ciudad fue el del Colectivo de Arte Urbano Yo Soy Zapalinamé que en el mes de marzo de 2014 comenzó a llenar los muros de Saltillo con mensajes visuales a favor de la conservación de la sierra de Zapalinamé.

A la fecha, el colectivo coordinado por la poeta Claudia Luna y auspiciado por Alejandro Arizpe, ha realizado 28 intervenciones en paredes, parques, museos y plazas comunitarias. Los artistas que lo conforman se encuentran en una etapa de reforzamiento del mensaje a través de sondeos con la población que rodea los murales.

“Eso hace que los artistas se pregunten qué hay más allá de la obra creativa porque en la generalidad estamos inmersos en una cuestión personal y en este colectivo el trabajo siempre se ha enfocado a que lo que importa es la sierra y que tenemos que ser eficientes en el mensaje”, dijo Claudia a Zócalo.

Además de la proyección local que los murales le han dado al trabajo de Angélica Arias, Concepción Arias, Eduardo Ortíz, César Rodríguez, Saúl Torres, Dina Gaona, Ismaél Cárdenas, Johan Martínez, Salvador Aldape y Patricia Galindo, miembros activos del colectivo, su obra ha tenido resonancia internacional luego de la exposición que su coordinadora llevó a Marruecos.

“Yo sí veo que el colectivo los ha ayudado en su proyección como creadores o como maestros, o como gente que ayuda en la conservación. Creo que se ha posicionado esta idea de trabajo en colectivo que se ha fijado en la comunidad, vemos cambios en la denominación de las agrupaciones que se juntan a hacer artes visuales.

“La aportación del colectivo a los creadores ha sido el diálogo, la necesidad de trabajar desde la diferencia y de trascender esas diferencias para hacer visible un fin común que en este caso es la sierra. Creo que el colectivo ha sabido permanecer porque el motivo que nos une es un motivo todavía más grande que el arte: hacer visible un elemento que le da sustento, flujo y sentido a esta ciudad”, comparte Luna.

Para celebrar su primer aniversario, Yo Soy Zapalinamé organizó el concurso y Festival de Amor Hippie por el Planeta, que se llevará a cabo el próximo 16 de agosto en el Cañón de San Lorenzo a partir de las 16:00 horas. Para más información visita el Facebook del colectivo.



MINILAB RECORDS Y LA EXPLORACIÓN SONORA

En 2014 un par de artistas de formación visual se unieron con músicos experimentales para formar MiniLab Records, un laboratorio de experimentación que busca encontrar los puntos de encuentro entre el sonido y la imagen y crear una narrativa artística propia.

Adair Vigil, el DJ Rafinsky, Javier Al Ve y Vinicio trabajan desde su estudio ubicado en el quinto piso del edificio Lomelí de la calle Allende, en el centro de la ciudad y exploran las posibilidades del paisaje sonoro por medio de fotografías panorámicas, circuitos, instrumentos caseros y sintetizadores.

“Mini Lab Records parte de la experimentación, y compartirla con un colectivo enriquece mucho más este sonido que queremos descubrir, siempre estamos buscando cómo crear esos sonidos a ideas o imágenes”, expresa el DJ Rafinsky.

El colectivo saltillense ofrece diversos talleres con cupo limitado sobre temas como creación de sintetizadores caseros con juguetes musicales de bajo voltaje y dibujo sonoro.

“Intrínsecamente está esa red de apoyo entre personas, que va más allá de una estructura económica convencional. No es como si yo le dijera a Rafinsky 'oye, enséñame lo que tú haces, te contrato por tantas horas'. En lugar de eso, pues, nos apoyamos entre todos para buscar un fin común que es esta exploración en el terreno del sonido. Además, siempre es más fácil tener una resonancia en una escena comunitaria”, agrega Adair.

ONIRONAUTAS, EL SUEÑO COLECTIVO

Integrado por Saúl Torres, Ismaél Cárdenas, Ariel Leviel, Dina Gaona y Carlos Farías, el Colectivo Onironautas fue creado hace un año invitado por la Secretaría de la Juventud de Querétaro para compartir con el público queretano su visión del arte.

Un artista ya no puede ser el gran artista así porque sí Ya no es suficiente con tener el talento porque ya hay mucha gente que pinta, estar con un grupo ya es una modalidad del proceso creativo, además en un colectivo da más oportunidades de que te noten que individualmente.

"Todos somos creadores, y un creador independiente tiende a no trabajar y desviarse un poquito y trabajar en un colectivo, te ayuda a centrarte un poquito y también de motivación porque viendo qué está pintando tu amigo, te motiva a trabajar", expresó Cárdenas.

En Saltillo el Colectivo no se había dado a conocer, pues consideraba que un año de trabajo no era suficiente para conformar una propuesta consistente, sin embargo la oportunidad de exponer en Querétaro llegó sin esperarla, por lo que Onironautas será presentado allá.

"Es un proyecto bien padre porque se dio de forma espontánea y fue como algo que fue caracterizando al colectivo porque nunca lo hicimos pensando en traspasar fronteras todavía, porque llevamos un año como colectivo, es muy poco el tiempo. Estuvimos haciendo cosas en la sombra, proyectos muy underground y fue muy padre que para este proyecto nosotros no forzamos nunca nada", comentó Ismael.

IGNOTO Y LA AUTOGESTIÓN

Uno de los más recientes proyectos colectivos es Ignoto, creado por Arian Esquivel a finales del diciembre del año pasado como una un espacio para mostrar la obra de escritores e ilustradores jóvenes y que actualmente está en el proceso de restauración para incluir más categorías como el teatro y el performance.

“El colectivo surgió porque vimos la necesidad de encontrar una plataforma para proyectar el trabajo de los escritores jóvenes y el de los artistas de la ciudad. Nos dimos cuenta que todos queremos dedicarnos y vivir de esto y para lograrlo, tenemos que formar un público que consuma literatura, imágenes, performances”, expresa.

Ignoto posee un blog en línea donde sus miembros publican cuentos o poemas ilustrados, Arian explica que decidió lanzarlo de esa manera porque su público meta es la generación que viene detrás de ellos (adolescentes y universitarios). Además, a partir del encuentro de sus miembros, han surgido otros proyectos como la revista literaria La Negra Plata, la editorial artesanal Narihua y el taller de performance "Limítrofe", impartido por Karla Rebolledo en el Centro Cultural Casa la Besana del 13 al 17 de julio.

"Nosotros nos estamos moviendo por nosotros mismos, difundiendo los eventos por las redes. Esa es la idea, ofertar otras opciones para los creadores más jóvenes. Si el estado o municipio nos brindan estas oportunidades, nosotros traerlas, y no con el afán de reprochar, sino traerlas para la creación en Saltillo se empiece a dar de una manera más democrática", expresa Esquivel.

EL CONSTRUCTIVISMO DEL SEMINARIO AMPARÁN

El escritor Julián Herbert, quien coordina el Seminario Permanente de Escritura Creativa Francisco José Amparán, opina que el hecho de que un artista sea más o menos gregario depende de su personalidad, pero acepta que el acto creativo que nace en la colectividad tiene a ser más completo.

El Seminario Amparán, impartido desde marzo de este año en el Centro Óscar FLores Tapia, se ha caracterizado por tener iniciativas que proponen una manera diferente de practicar las letras. Una de estas actividades fue el Bloomsday, donde los joycianos reproducen el viaje de Bloom, Dedalus y los demás personajes que dan vida a la novela "Ulices". El recorrido fue realizado por primera vez en Saltillo el pasado mes de junio en el callejón Ocampo.

"El seminario trabaja en base a una noción del proceso constructivista. El seminario hace cosas porque yo les planteo unas preguntas y ellos deciden cómo responder. Esto es algo autogestivo. El lado que más me interesa de la dialéctica social es que la gente genera lo que necesita", expresa Herbert.

EL NODO

En electrónica, el nodo es un medio de conexión entre dos o más elementos de un circuito. Es por ello que El Nodo Estación Creativa busca ser un punto de encuentro entre creadores y una plataforma de oportunidades para los grupos culturales y artísticos emergentes.

El proyecto inició en el año 2009 con Fernando Carrera en la dirección y se ubicó en la antigua estación de ferrocarriles de Saltillo, en de Emilio Carranza, un lugar con una memoria colectiva muy especial. Rápidamente empezó a desarrollar proyectos de investigación, producción y exposición de arte y diseño, a través de la inclusión social y la cultura ciudadana.

Su gran impacto en la comunidad de los barrios que rodean al Nodo les valió una serie de reconocimientos internacionales como Buena Práctica en tema de intervención urbana por la ONU HABITAT, Buena Práctica en tema de prevención del delito y la violencia del Programa

para la Convivencia Ciudadana (PCC), Buena Práctica de Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo que lo convierten en un proyecto aclamado en países como España.

Durante 2014 El Nodo Estación Creativo estuvo cerrado por una serie de dificultades principalmente económicas. Esto ayudó a reestructurar el proyecto y replantear sus procesos y, aunque ofrece servicios a escuelas y da asesoría, no está funcionando en toda su capacidad.

Actualmente el Nodo está integrado por Kassandra González, Carolina Guillén, Antonio Valdés, Alberto Hernández, Fernando Carrera y Sofía Miranda y su objetivo es tejer redes entre colectivos y artistas independientes para ayudar a crear un movimiento unido y consistente.

"Si tienes un centro cultural o un colectivo de arte, de escritores, ilustradores y no se comunican, pues no pasa nada. Nuestra filosofía va totalmente a lo que es la creación de redes entre personas que están haciendo cosas.

"El espacio del Nodo está disponible para todos, a los colectivos podemos compartirles los pocos o muchos recursos que tengamos en cuanto al equipo y sobre todo nuestra experiencia. El nodo tiene ya cierta presencia internacional y muchísimos contactos, todo ese tipo de cosas que cuando empieza le faltan o no sabe por donde buscarlas, eso está totalmente a su disposición. Asesorías para desarrollo de proyectos para bajar recursos para que no se queden en 'yo creo que debe ser así', nosotros ya hemos probado cómo debes desarrollar un proyecto para que funcione", expresa Sofía Miranda.



TAGS RELACIONADOS:
Imprimir
te puede interesar
similares