Tags: marcha patriótica, marcha, ley de víctimas, juan manuel santos, jorge eliécer gaitán, guerrilla, fuerzas armadas revolucionarias de colombia, farc, eln, ejército de liberación nacional, colombia, coahuila, bogotá


Bogotá, Colombia.- Miles de colombianos marchaban el martes en homenaje a las víctimas del conflicto armado interno y en apoyo a una negociación de paz con la guerrilla, en una de las mayores manifestaciones en favor del fin de las hostilidades que han dejado miles de muertos en esta nación andina.

La jornada del 9 de abril, una fecha consagrada como el día nacional de la memoria en la Ley de Víctimas, vigente desde enero de 2012, es una de las más grandes manifestaciones en Bogotá y en otras de las grandes ciudades del país desde al menos febrero de 2008 cuando millones de colombianos se lanzaron a las calles, dentro y fuera de Colombia, en protesta contra el secuestro y la guerrilla.

La fecha fue escogida en recuerdo del asesinato el 9 de abril de 1948 en las calles del centro de Bogotá del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, lo que generó una oleada de violencia entre sus filas y las conservadores y partió en dos la historia del país, que desde entonces no vive en paz en medio de la acción de distintos grupos armados ilegales, desde guerrillas hasta paramilitares y el surgimiento de las bandas del narcotráfico.

La marcha, que partió desde siete distintos puntos de la ciudad y debe concluir en la céntrica Plaza de Bolívar, fue convocada por distintos sectores, desde organizaciones de izquierda como Marcha Patriótica hasta grupos no gubernamentales de derechos humanos y el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, con el apoyo de distintas instituciones como la Fiscalía General, la Alcaldía de Bogotá y de otros ciudades.

Desde fines de 2012 Santos lleva adelante negociaciones en La Habana con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en el cuarto intento de un gobierno colombiano por acabar con el conflicto con esa organización insurgente, surgida en 1964 y actualmente con unos 8.000 miembros armados. Santos ha dicho también que "más pronto que tarde" espera poder negociar con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que con unos 3.000 integrantes es el segundo grupo insurgente del país.

Aunque ni Santos ni las FARC han dado detalles sobre exactamente en qué puntos tienen acuerdos y desacuerdos, los dos bandos sostienen que el diálogo avanza a buen ritmo y han expresado su confianza en alcanzar un acuerdo.

"El conflicto armado no tiene futuro. Llevamos demasiados años derramando sangre", dijo Santos a The Associated Press durante una parte del recorrido a pie que comenzó en un monumento al lado del Ministerio de Defensa y se extenderá por unas 40 cuadras hasta un sector del centro de la ciudad. El proceso en Cuba "es una gran oportunidad para llegar por fin a lograr la paz anhelada", añadió el mandatario, que tiene previsto más tarde partir hacia la ciudad de Medellín, en el noroeste del país, para otro acto.

"El proceso de paz marcha en la dirección correcta y queremos meterle más el acelerador, por eso se reforzó con la llegada de Catatumbo y la llegada de Catatumbo, sin ninguna duda, eso refuerza que las FARC están comprometidas en este proceso", aseguró el presidente acompañado por miembros de su gabinete y al menos unas 5.000 personas.

Catatumbo, cuyo nombre real es Jorge Torres Victoria, de 60 años, es uno de los miembros del "secretariado" o máxima jefatura de las FARC y llegó el fin de semana a Cuba para sumarse a la delegación rebelde en la mesa de negociaciones.

Aunque la mayoría de los colombianos apoya la paz, muchos se muestran escépticos y consideran que el problema de la guerrilla -con sus ataques armados- está empeorando, según un sondeo de la firma Gallup divulgado en febrero. La encuesta entrevistó a 1.200 personas en cinco ciudades del 13 al 20 de febrero y tuvo un margen de error de tres puntos porcentuales.

Pero "yo siempre he sido cauteloso", dijo Santos interrogado sobre un final exitoso de las negociaciones. "Nosotros no hemos creído en las FARC por la cantidad de veces que nos han engañado" en pasadas conversaciones, aseguró el jefe de Estado.

"Hasta la guerrilla está pidiendo la paz", dijo Luz Karina Rodríguez, una recepcionista de 34 años, mientras caminaba con una camiseta blanca por el oeste de la ciudad. "Lo de hoy ojalá sea otro granito (de arena) más para lograr la tan anhelada paz", añadió la mujer, madre de dos hijos de siete y cuatro años, en medio de una de las caminatas.

De acuerdo con el comandante de las fuerzas militares, general Alejandro Navas, al menos 25.000 soldados y policías han muerto en el conflicto en los últimos 50 años y otros 100.000 han resultado heridos. Grupos de derechos humanos y la Fiscalía sostienen que al menos 41.000 personas fueron desaparecidas por el conflicto armado, mientras a los paramilitares se les atribuye hasta 156.000 asesinatos entre 1980 y 2004.

En otro sector de la ciudad, el escepticismo pareció dominar a Diana Restrepo, una comerciante de 30 años, que veía pasar a los caminantes sin inmutarse. Con "estas marchas no se va a conseguir nada. No veo una solución cercana porque el gobierno piensa en reelegirse y utiliza todo esto para lograrlo y la guerrilla de las FARC también", dijo Restrepo. Santos no ha dicho oficialmente si buscará la reelección en los comicios de mayo de 2014.

La policía calculó que en la ciudad se espera que unas 85.000 personas se congreguen en la Plaza de Bolívar y en todo el país participen unas 170.000 personas.