×
NOTAS MATUTINAS MÁS LEÍDAS
hace 3 años
[Aeropuerto]

Comisión especial dictaminará causa de despiste

Redacción

Accidente no provocó cancelaciones de vuelos en la terminal aérea

Imprimir
Por: Yadira Leos / Saltillo, Coah.- Un avión de carga se despistó al intentar aterrizar en la recta 17-35 del Aeropuerto Internacional Plan de Guadalupe, sin que su tripulación sufriera lesiones de consideración.

Autoridades de la terminal aérea y de Protección Civil del Estado reportaron al sistema de emergencias el incidente, que antes de las 4:30 horas de este sábado 18 de enero, originó la movilización de cuerpos de seguridad y rescate, tras activar el Código Rojo ante el siniestro registrado.

Un avión carguero DC-9 con matrícula XAU-QM procedente de Tapachula, en el estado de Chiapas, salió de la pista de aterrizaje, al intentar la maniobra en medio del banco de neblina que en las primeras horas del sábado era visible en esta zona de llegada y salida de aviones.

Hasta el cierre de la edición las indagaciones señalaban dos posibles causas, la falla del tren de aterrizaje y los bancos de niebla, pero una comisión especial de la Dirección General de Aeronáutica Civil realizará las diligencias.

El incidente tomó por sorpresa a los trabajadores del lugar, quienes al escuchar el estruendo provocado por el roce del avión con el asfalto, se imaginaron lo peor. Afortunadamente el accidente se registró sin consecuencias mayores, por lo que no fue necesaria la cancelación de vuelos o el cierre parcial de la pista.

José Júpiter Ramos Rivera, administrador del aeropuerto, descartó que se haya presentado alguna falla técnica en la base aérea, “estamos enfocándonos a factores mecánicos de la aeronave o factores humanos”, resaltó en entrevista para Zócalo Saltillo.

A las 4:30 horas, la torre de control del Plan de Guadalupe avisó de una operación fallida, que es como técnicamente se le conoce a este tipo de incidentes, fue en ese momento cuando se activó la emergencia inicialmente entre el personal del cuerpo de rescate que acudió al rescate de los lesionados, revelando que la nave carguera se había salido de la pista, dejando como saldo tres personas lesionadas, y daños principalmente en el sistema de aterrizaje del avión y
la punta, o “nariz”, de esta nave.

El piloto Abelardo González Rodríguez, el copiloto Hugo Muruato y el mecánico, de quien no se reveló su identidad, fueron trasladados al Hospital Muguerza, en donde hasta ayer, se reportaba una persona con posible fractura de cadera y lesiones considerables que lo mantendrían hospitalizado. Dos de los tripulantes fueron dados de alta este mismo sábado, luego de determinar que no presentaban heridas graves.

Las maniobras para desplazar el DC-9 comenzaron alrededor de las 10:30 de la mañana, cuando lograron mover la aeronave con ayuda de una grúa especial que fue usada para retirar la mercancía que trasladaba de Tapachula con destino a Ramos Arizpe.

Júpiter Ramos explicó que como todo incidente, genera “contaminación en la pista”, debido a las piedras y materiales que llegan a la superficie de aterrizaje, por la entrada y salida de los camiones de socorro, además, de las partes que llega a desprender el avión al tocar tierra. “La pista está en condiciones operativas, el aeropuerto no tuvo daños, nuestros instrumentos de navegación todos estuvieron al 100 por ciento”, agregó el administrador de esta terminal.

Ramos aseguró que tanto las grabaciones de la Torre de Control, como el plan de vuelo y las condiciones mecánicas de la aeronave, serán parte del análisis que harán las autoridades federales para determinar qué fue lo que pasó.

Protección Civil Estatal toma conocimiento

Francisco Martínez Ávalos, responsable de la Agencia Estatal de Protección Civil, explicó que le fue reportado el accidente por la madrugada, hasta donde se trasladaron sus colaboradores para verificar las causas del despiste del avión.

El accidente del vuelo, procedente de Tapachula, dijo, se registró la madrugada de este sábado, inicialmente “debido a la densa niebla que prevalecía durante el al aterrizaje”.

El piloto Abelardo González Rodríguez, el copiloto Hugo Muruato y el mecánico son los tres tripulantes que fueron trasladados al hospital privado.

Martínez Ávalos señaló que el avión es un DC-9 matrícula XAU-QM de la empresa Aeronaves TSM, dedicada a la mensajería, y que tiene su oficina de operaciones en este aeropuerto. Según el funcionario estatal, trasportaba material y equipo para la industria automotriz.


Nueva pista de rodaje


Luis Gerardo García Martínez, director de la Administradora Coahuilense de Infraestructura y Transporte Aéreo (ACITA), descartó que el incidente registrado fuera un desplome, como se dio a conocer en un principio, minutos después del evento, y reiteró que sólo fue un despiste del avión. “Si hubiera sido un desplome, el avión explota”, recalcó el funcionario.

La instancia responsable de llevar la investigación es la Dirección General de Aeronáutica Civil, cuyas atribuciones son precisamente determinar los factores que pudieron ocasionar este accidente.

García dijo que se trata de un largo proceso de investigación, porque son varias teorías las que se tienen que descartar.

Aseguró que los dueños de la compañía involucrada en el percance, disponen para sus aviones y personal seguros financieros que respaldan cualquier incidente como en este caso, por lo que será la financiera la que se haga cargo de cubrir los daños, “la compañía es profesional, tanto en el ámbito de carga aérea como de terrestre, tiene seguro y todo está en orden”.

TEMEN HABITANTES A PERCANCES AÉREOS
Por: Luis Reyes

Vecinos del fraccionamiento Haciendas III señalan que están en riesgo o zozobra por la cercanía del Aeropuerto Internacional “Plan de Guadalupe” y la posibilidad de que pueda afectarles un accidente.

Quienes dieron su opinión ni se habían enterado del avión de carga que se despistó la madrugada de ayer.

“Vivimos muy tranquilos aquí, pero es el riesgo que estamos corriendo todos los que estamos aquí, el riesgo de ser vecinos de los aeropuertos”, indicó Armín Gómez Covarrubias, quien labora en la Administración estatal.

El vecino de Hacienda Laureles señaló que en los cuatro años que lleva de vivir en la colonia –fuera del ruido de los motores, ya que están los talleres de mantenimiento de los aviones– no les ha pasado nada.

Aunque al inicio Daniel Reséndiz externó que no tenía temor de que se les cayera un avión, ya que la pista estaba hacia otro lado, luego manifestó que con base en que sí ha habido percances, sí se empezaba a cuestionar eso.

“No tanto como temor, pero sí pues, la zozobra de que hay esa posibilidad, así como en una carretera pueden chocar, en un aeropuerto también y más cuando son aviones que no son de pasajeros, que tienen a lo mejor menos observación en cuanto a la seguridad”, añadió.

Acerca de si le afecta el ruido que produce el aeropuerto, expresó que ocurría más los fines de semana y por aviones particulares.

NO TIENE TEMOR


Martín Martínez, quien vive en prolongación bulevar Del Valle, externó que no tiene temor de verse afectado por un percance de aeronaves.

“La verdad hasta ahorita no, si no, no nos hubiéramos instalado por aquí”, aunque comentó que sí era un riesgo el vivir cerca del puerto aéreo.

“Pues sí es un riesgo, pero ya es un riesgo que tomamos”, indicó.

Ni cuenta se dieron del incidente

Por: Elisa Hernández

Vecinos de la colonia Haciendas III, separada por tan sólo una malla del Aeropuerto Internacional Plan de Guadalupe en Ramos Arizpe, ni siquiera se percataron del accidente ocurrido la madrugada de este sábado, cuando un avión de carga perdió el tren de aterrizaje delantero provocando su salida de la pista y severos daños a la aeronave, así como lesiones menores al piloto y su tripulación.

Ricardo Flores, vigilante de un predio localizado justo entre la terminal aérea y la colonia Santos Saucedo, dijo haber sentido un ligero temblor en la pequeña morada que ocupa por las noches pero jamás creyó que se tratara de un accidente, y no fue sino hasta en la mañana cuando salió y observó el avión varado a escasos 600 metros.

En la vivienda de la familia Moreno, en Haciendas III, solamente un invitado de casa, Amado García, escuchó extraños ruidos que relacionó con problemas en la tubería y que nunca pensó que se tratara de un avión.

Griselda Moreno, por su parte, contó a Zócalo que no es la primera vez que se presenta un incidente de este tipo.

“En una ocasión vimos que había muchas luces, había pasado algo con algún avión, como que no despegó y hubo algo, se vieron las patrullas, había mucho movimiento en la pista, eso fue hace como un mes. Como quiera tienes el temor de que algún día vaya a estrellarse un avión”.

TAGS RELACIONADOS:
Imprimir
te puede interesar
[Desfile]
hace cerca de 14 horas
[Notas más leídas]
hace cerca de 3 horas
[Detenidos]
hace cerca de 14 horas
[Vialidades]
hace cerca de 14 horas
similares