Tags: teléfono, estudio, espionaje


México.- El espionaje telefónico es un delito en México de acuerdo con el artículo 5o. de la Ley de Seguridad Nacional. En nuestro país, como ocurre en otros, se ha utilizado como herramienta de ataque político al infiltrarse en conversaciones entre personajes públicos o autoridades y divulgarlas.

Esta semana se difundió un audio en el que se supone la candidata presidencial Josefina Vázquez Mota dice que el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, interfiere sus llamadas. Sin confirmar si es su voz o no, la aspirante del Partido Acción Nacional presentó una denuncia.

Mientras se resuelve si es su voz o no y se aclara el asunto, aquí te explicamos cómo funciona el espionaje telefónico, teniendo en cuenta que el teléfono, como todo medio, transmite información a lo largo de un sistema que puede ser interferido en su viaje del emisor al receptor.

El teléfono permite comunicarnos a través de la transmisión de ondas sonoras que se producen con nuestra voz, las cuales viajan a lo largo de cables a los que se les puede agregar un dispositivo de escucha a lo largo del circuito entre los aparatos receptores. Conoce las formas del espionaje telefónico según el sitio HowStuffWorks.com.

Paso a paso


1.- Sólo escucho: Los teléfonos tienen un cable rojo y verde que permiten el envío de información entre ellos. La forma más sencilla para interferirlo es cortar el cable que se conecta a la pared o la caja telefónica y conectar a otro cable o toma esos cables que llegarán a una línea telefónica externa, con la que se podrá escuchar todas las conversaciones e incluso llamar usando la línea intervenida.

2.- Grabando: Para obtener los datos que se buscan el espía debería saber en qué momento se harán las llamadas con la información que requiere, sino es así deberá estar escuchando todo el tiempo con el riesgo de hacer algún ruido que lo ponga en evidencia. Para evitarlo se instala una grabadora con un sistema que sólo se active cuando se escuchan voces, el problema aquí es cuántos casetes se producirán y la necesidad de regresar constantemente para cambiarlos.

3.- Aprendiendo de la radio: Para mejorar la táctica, algunos espías utilizan los bug, aparatos que captan ondas de radio, que se instalan en el micrófono del teléfono que se interfiere o en cualquier parte de la línea que transmita la información a un radiorreceptor que estará en manos del espía y podrá decidir que información graba. Además los Bugs funcionan a kilómetros de distancia por lo que se puede espiar sin necesidad de estar tan cerca.

Atrápalos


Si quien interfiere tu línea opta por el primer paso que afecta directamente tu línea, te será muy fácil encontrar el cable externo que lleva tus llamadas a otro receptor, aunque si lo colocó a lo largo del cable se dificulta su localización.

Otra forma de agarrar al espía es adquirir una grabadora telefónica que se active en cuanto alguien use la línea, si hay alguien “colgándose” de tu teléfono te darás cuenta si alguien lo usa mientras no lo hacías y hasta podrías averiguar quien es.

Si la grabadora te parece un exceso, puedes comprar un teléfono que prenda una luz si alguien descuelga cualquier aparato de tu línea, similar a los que se usan en las oficinas que comparten extensiones, aunque aquí no sabrías quien te escucha.

La forma más sencilla de evitar escuchas es utilizar la Internet para hacer llamadas, pues interferir su protocolo es más difícil, aunque tampoco imposible.

Fuente: Quo.mx