TVnotas/ EU.- Robert Edwards De Shields, un delincuente reincidente, fue hallado culpable en noviembre pasado de violencia contra Shadow, un perro chihuahua de ocho meses, propiedad de la familia que lo albergaba. Fue condenado a 10 años de cárcel y además, será registrado de manera permanente en una base de datos de delincuentes sexuales.

De Shields es minusválido (utiliza una silla de ruedas) y había rentado espacio en la casa de una familia en Sacramento. Cuando los dueños de la propiedad regresaron a casa el pasado marzo, encontraron a DeShields sosteniendo en sus manos a Shadow, quien temblaba de miedo. Al día siguiente, el perro desapareció, para después ser encontrado en el garaje junto con De Shields. El pequeño animal estaba en estado de shock y visiblemente asustado.

Tras ser examinado por un veterinario, se reveló que Shadow había sido abusado sexualmente y tenía daños severos en sus órganos internos. Fue sometido a cirugía, y se encuentra bajo cuidados intensivos en un hogar de custodia. "Shadow es una víctima en cada sentido de la palabra", dijo su nuevo dueño. El animal le tiene miedo a los humanos y probablemente nunca se recupere totalmente de sus heridas físicas.

De Shields ha estado entrando y saliendo de prisión desde 1992, además de ser adicto a la metanfetamina. Por la gravedad del caso, será necesario que sea registrado como agresor sexual, situación poco común debido a que se trata de un caso de crueldad animal.