Tags: suicidio, estados unidos, cianuro, arizona


Phoenix, EU.- Un estadunidense millonario se suicidó en una corte de Arizona al ingerir una cápsula de cianuro, minutos después de haber sido declarado culpable de incendiar su casa en Phoenix, informaron hoy fuentes forenses.

La Oficina del Médico Forense del condado de Maricopa señaló que los resultados de las pruebas toxicológicas de la autopsia de Michael Marin, de 53 años, revelaron que su organismo contenía cianuro.

Los exámenes revelaron también que se encontraron rastros del veneno en el automóvil de Marin, quien envió una aparente nota suicida por correo electrónico poco antes de su comparecencia en la corte, el 28 de junio pasado.

Marin fue declarado culpable de quemar de manera premeditada su mansión de 2.5 millones de dólares, ubicada en un lujoso barrio residencial de Phoenix.

De acuerdo con las autoridades, Marin incendió su casa al no poder mantenerse al día con los pagos de la hipoteca y luego de que fallara un plan para rifar la vivienda a través de una fundación caritativa.

El 28 de junio pasado, luego de que un miembro del jurado leyó el veredicto de culpabilidad en su contra, por un cargo de incendio premeditado, Marin aparentemente consternado se cubrió el rostro con sus manos y según testigos, pareció haber puesto algo dentro de su boca.

Su rostro comenzó a enrojecer y minutos después experimentó convulsiones y se desplomó. Marin fue declarado muerto en un hospital al que fue trasladado en un intento de salvarle la vida.

Su suicidio fue captado por las cámaras de video de la corte, que muestran como Marin se cubre la boca con su mano y traga aparentemente algo y después toma un sorbo de agua, antes de comenzar a mostrar los síntomas del envenenamiento.

De acuerdo con el periódico The Arizona Republic, el cuerpo de Marín representó un peligro para el personal médico que lo atendió debido a los químicos que ingirió.

La Oficina del Sheriff del condado de Maricopa informó que cuando los médicos forenses comenzaron a realizar incisiones en el cuerpo, un fuerte olor químico salió de las cavidades, por lo que se tuvo que mover a Marin hacia un área con ventiladores, como medida de precaución, para continuar la autopsia.

Marin, que amasó su fortuna trabajando en finanzas y como abogado graduado de la Universidad de Yale, prendió fuego a su mansión de 613 metros cuadrados el 5 de julio de 2009 después de no poder pagar los dos millones 300 mil dólares de su hipoteca.

Los investigadores determinaron que había prendido fuego a la casa desde cuatro puntos diferentes, usando una sustancia para acelerar las llamas. También fueron localizados 28 directorios telefónicos cerca de las cajas de empaque, que se utilizaron como leña para el fuego.

Las autoridades determinaron, que antes del incendio, Marin había sacado de su casa algunas de sus posesiones más preciadas, incluyendo 18 grabados de Pablo Picasso, que fueron encontrados en otra vivienda que poseía en Phoenix.

Marin fue arrestado al término de las investigaciones y acusado de incendio intencional de una estructura ocupada.

Las autoridades describieron a Marin como un hombre que tenía un gusto por vivir a lo grande. Era autor de libros que publicaba el mismo; poseía y piloteaba una avioneta bimotor Cessna 310 y había escalado el Monte Everest.