Sonia Uribe | Saltillo, Coah.- Alrededor del 80% de la población ha cambiado la medicina tradicional por medicina alternativa como la herbolaria, según Sandra Balderas, responsable de un negocio de este tipo, ya que es mucho más económico y menos dañino.

Hay diferentes tipos de herbolaria, ya sea hierba en molienda, es decir, encapsuladas, tónicos como un jugo y en planta pura. Sandra Balderas se dedica a vender productos naturales a base de hierbas, y platica que lo que más compra la gente es para sanar diabetes, cáncer, colitis y gastritis.

Los precios son más baratos a los manejados en la medicina común, bajando casi un 50% en los productos que se venden. Este tipo de medicamentos permiten desechar toxinas y purificar la sangre. “En la medicina tradicional la misma medicina te afecta otra cosa, por eso la gente opta por otra alternativa”, dice Sandra.

“Tonic Life” es el nombre de estos productos, y el 70% de las hierbas son de campos mexicanos, sobre todo del norte del país, y las otras provienen del extranjero.

Por otra parte, Cornelio Rivas se ha dedicado a la venta de la medicina herbolaria desde hace muchos años por tradición familiar, ya que sus abuelos, padres y hermanos han trabajado en lo mismo.

Él dice que tanto la medicina tradicional como la herbolaria son necesarias para el equilibrio de la salud, psicológico, espiritual y orgánico; sin embargo, muchas personas se acercan a este hombre por la confianza que les da, ya que desde hace mucho tiempo ha estudiado a la botánica y saben que se van a curar si se acercan con él.

Platica que lo que más busca la gente en los productos medicinales son respecto de descalcificación de los huesos o artritis reumatoide, y algunos buscan ayuda en aspectos psicológicos, también se trabaja con baños de barro, lodo y exposiciones al sol, además de con las plantas.

Es difícil encontrar las hierbas, ya que hay un tiempo específico del año en el que se reproducen, las halla en la sierra a unos 3 mil metros sobre el nivel del mar, en el ejido Jamé, de Arteaga.

Los precios son muy variables, pero las plantas comunes son de 10 pesos y un tratamiento más elaborado cuesta a lo mucho 200.