Monterrey.- Al menos unas mil 800 viviendas del municipio de Anáhuac han quedado bajo el agua, por el desbordamiento del río Salado, tras abrirse compuertas de la presa “Venustiano Carranza” en Coahuila, informó el gerente local de la Conagua, Pedro Garza Treviño.

En entrevista, previa a un recorrido aéreo con autoridades estatales y federales en aquella zona del norte de Nuevo León, el titular del Organismo de Cuenca Río Bravo de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) señaló que Estación Rodríguez es la primera comunidad afectada por las inundaciones.

Mencionó que el agua también ya abarca zonas de la cabecera municipal, la cual desde ayer quedó prácticamente desierta al desalojarse 20 mil personas por parte de autoridades municipales, estatales y del Ejército Mexicano hacia albergues, incluso de Nuevo Laredo, Tamaulipas.

La presa “Venustiano Carranza” o “Don Martín” hoy está balanceando sus niveles y se espera que la situación se vaya superando paulatinamente, agregó Garza Treviño.

Al respecto, el director de la Conagua, José Luis Luege Tamargo, precisó que se abrieron las 24 compuertas del embalse con una salida de tres mil 600 metros cúbicos por segundo, de ahí la necesidad de evacuar a habitantes de Anáhuac.

Remarcó que la prioridad es el manejo de las grandes presas y avenidas de afluentes que descargan en el río Bravo y golfo de México.

Por ello, se pone en alerta y protege a habitantes del norte de Nuevo León y Tamaulipas, por el desbordamiento del río Salado.

Actualmente, todas las presas de la región noreste están descargando líquido al estar a sus máximas capacidades, dijo Luege Tamargo.

Los embalses de mayor cuidado son la “Venustiano Carranza”, así como “El Cuchillo” en China, Nuevo León, y la “Marte R. Gómez” de Camargo, Tamaulipas.

Esta tarde, funcionarios del gobierno federal, encabezados por el secretario de Desarrollo Social, Heriberto Félix Guerra, acompañados

del gobernador Rodrigo Medina de la Cruz, recorren la región de Anáhuac inundada por el río Salado.