Tags: pakistán, pakistan, explosion, explosión


Londres.- Al menos 18 personas murieron hoy y unas 30 más resultaron heridas por una explosión en medio de una procesión chiíta en la central provincia paquistaní de Punjab, informaron fuentes oficiales.

La detonación, cuyo origen se desconoce, se registró en el distrito de Chehlum en la ciudad de Khanpur, cuando decenas de musulmanes chiítas realizaban una procesión para conmemorar el fin de los 40 días de luto por la muerte de Iman Hussain, nieto del profeta Mahoma.

Chatta de Sohail, jefe de Policía distrital, informó que la detonación se registro poco después de que los fieles salieron de una mezquita para participar en la procesión religiosa, según un reporte de la cadena paquistaní Dawn News.

"Hubo una fuerte explosión a pocos metros de la procesión. Muchas personas murieron en el lugar", indicó el responsable de la Policía, tras indicar que por ahora no está claro que produjo la explosión.

Testigos indicaron que la detonación se registró en un poste de energía eléctrica, mientras que otros indicaron que fue causada por un artefacto explosivo, colocado en la base del poste, y unos más que una bandera de los fieles habría alcanzado un cable de alta tensión.

"Estamos investigando la naturaleza del estallido, pero aún no queda claro", destacó el funcionario de la Policía, tras señalar que no se descarta que halla sido un acto terrorista.

El ministro de Justicia de Punjab, Rana Sanaullah, dijo por su parte, que los investigadores policiales todavía estaban examinando la zona en busca de indicios que llevaran a esclarecer las causas exactas de la detonación.

Fuentes médicas confirmaron la muerte de al menos 18 personas y unos 30 lesionados, los cuales fueron trasladados a varios hospitales de Punjab, aunque de acuerdo con el reporte de Dawn, el número de víctimas podría ser mayor.

La cadena informativa difundió imágenes de los fieles, que enfurecidos por lo sucedido, rodearon y atacaron con piedras a los agentes policiales desplegados a la zonas, a quienes acusaron de negligencia por no garantizar su seguridad.

La comunidad islámica chiita, es minoritaria en Pakistán, por lo que son objeto de ataques frecuentes de la mayoría sunnita e incluso serios atentados por parte de organizaciones islamistas, principalmente en Punjab y la provincia de Sindh, donde está Karachi.