Saltillo, Coah.- Hasta que no se identifique el trasfondo y a los autores intelectuales de la incursión al área de control del Cereso de Gómez Palacio, la Procuraduría de Justicia de Durango mantiene abierta la investigación.

Lo anterior a pesar de que ya se identificó a los autores de los 20 homicidios gracias a las declaraciones de los reos y las cámaras de seguridad.

El subprocurador de Durango, Ramiro Ortiz, afirmó que en otros incidentes, y de igual manera en éste, las cámaras de video les han permitido identificar a los responsables; aunque también se investiga a los custodios, pero se mantiene en sigilo si se les fincará alguna responsabilidad.

José Luis García, hermano de Vicente García, quien murió asesinado el pasado 14 de agosto durante el motín, aseguró a Zócalo Saltillo que la tragedia fue no sólo por la riña, sino de la relajada seguridad que existe en el penal; sólo así se explica las armas de fuego usadas en el incidente.

Advirtió del maltrato que sufrió su hermano y el resto de los reos, sometidos a la voluntad de los custodios y de ortos internos.

Además, después del motín los reos estuvieron hacinados, sin alimentación ni atención médica durante más de 48 horas.

La directora del Cereso, Margarita Rojas, informó que tras implementar una nueva política logró la entrega voluntaria de 130 armas blancas hechizas.
La entrega de estas armas es en respuesta a que el Gobierno del Estado apoyó también la política de la nueva directora, que solicitó una limpia de todo el personal, lo que ha generado un clima de confianza al interior del sitio.

La aportación voluntaria de armas se registró desde la tarde del viernes, y continuó el sábado a mediodía, como respuesta al cambio del menú de la alimentación, la reinstauración de las visitas conyugales, así como una revisión médica adecuada a los mil 41 internos, de los cuales 991 son hombres y 48 son mujeres.