Washington.- La Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) capturó a seis ciudadanos estonianos, acusados de dirigir una red de fraude vía Internet, que afecto a más de cuatro millones de cibernautas en el mundo.

La agencia de seguridad estadounidense informó que los hackers intervenían los equipos con un malware, a fin de manipular el Sistema de Gestión Documental -claves de dominio- (DNS por sus siglas en inglés) de los equipos y poder controlar el acceso a determinadas páginas, además de realizar acciones sin que sus usuarios los detectaran.

El FBI detalló que desde 2007, el anillo cibernético DNSChanger infectó alrededor de cuatro millones de computadoras en más de 100 países, de las cuales 500 mil se registraron en Estados Unidos.

La dependencia explicó que los defraudadores manipularon la publicidad en Internet para generar al menos 14 millones de dólares en honorarios ilegales.

Además, el malware impidió el funcionamiento de antivirus y de sistemas operativos de actualización, exponiendo a las máquinas infectadas a aplicaciones más maliciosas.

El DNSChanger se utiliza para redirigir a los usuarios desprevenidos a los servidores piratas controlados por los ladrones cibernéticos, que les permite manipular la actividad de los cibernautas.

Por ejemplo, expuso que cuando en los ordenadores infectados se daba clic en el enlace de la web oficial de iTunes, se conducía a una página de un negocio afiliado con Apple Inc., que pretendía vender el software de la empresa.

Janice Fedarcyk, director asistente a cargo de la oficina de Nueva York, señaló que la conspiración llevada a cabo por delincuentes sofisticados y el “daño infligido por los acusados no es simplemente una cuestión de cosechar ilegítimos ingresos ".

En este sentido, la agencia indicó que no sólo los ciberdelincuentes ganan dinero con estos sistemas, sino que también privaron a los operadores de legítimos sitio web y a los anunciantes de ingresos sustanciales.

El FBI expuso que los delincuentes utilizaron un nivel de complejidad no visto antes, ya que se organizaron y operaron como un negocio tradicional, pero aprovechando ilegalmente programas maliciosos, para incrementar sus ganancias.