Q. Roo.- Quintana Roo es un estado sumamente vulnerable y reúne todas las condiciones para el crecimiento del delito de trata de personas, además que no se tienen cifras para saber la gravedad del problema. El turismo y los millones de personas que llegan a la entidad incrementan el riesgo.

La presidenta de Vía Humanita, Amaya Renovales, señaló que desafortunadamente no hay algún estudio que materialice la gravedad de la trata de personas en el estado, por lo que de inicio lo que se tiene que hacer es un diagnóstico.

Sin embargo, "lo que sí sabemos es que Quintana Roo es vulnerable por ser fronterizo, cuenta con población migrante muy extensa y es turístico, son los ingredientes que lo ponen en riesgo y Quintana Roo los tiene todos, aunado a la inseguridad y delincuencia organizada".

Aclaró que aunque llegan millones de visitantes, no se puede decir que los turistas estén inmersos en este tipo de delitos, es algo que no se puede medir, "pues no sabemos a qué vienen, si vienen a delinquir o a pasear".

Por ello comentó que lo que hay que hacer es buscar la coordinación entre las autoridades, para especificar la función que a cada institución le corresponde para atender el problema. Además no hay una estructura de la denuncia, "hay miedo y desconocimiento, es importante informar a la gente".

Según destacó, un primer paso es la Comisión Permanente para la Prevención, Combate y Trata de Personas, que se instaló ayer, en donde participan instancias de gobierno y sociedad civil.

El procurador de Justicia del Estado, Gaspar Armando García Torres, fue el encargado de instalar dicha comisión y dijo que el combate, prevención y atención a este delito "es un tema estratégico y prioritario".

Según el Instituto Quintanarroense de la Mujer (IQM), en México existe un millón 200 mil personas víctimas de esta situación, que se relaciona además con otros delitos como el secuestro, la extorsión, lavado de dinero, corrupción, tráfico de órganos, tráfico de drogas y tráfico de migrantes que es necesario frenar.