Dallas, EU.- La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos ha desarrollado una “cultura de crueldad” y sus agentes incurren de manera constante en el abuso y la violación de los derechos humanos de los indocumentados, aseguró hoy una organización humanitaria.

La organización No Más Muertes, dedicada a colocar tanques de agua potable en las principales rutas de transito de indocumentados en el desierto del sur de Arizona, documentó en tres años unos 30 mil casos de atropellos contra inmigrantes detenidos en esa zona desde 2008.

En su informe titulado “Una cultura de crueldad” detalló que los abusos más comunes son negar agua, comida y atención médica a los detenidos, no devolverles sus pertenencias y mantenerlos apresados en condiciones inhumanas.

Las arbitrariedades y violaciones fueron recabadas mediante entrevistas realizadas por voluntarios de la organización a unos 12 mil 895 inmigrantes detenidos por la Patrulla Fronteriza y regresados a México por los cruces de Nogales, Naco y Agua Prieta, Sonora.

La organización No Más Muertes detalló que fueron entrevistados, desde otoño de 2008 hasta primavera de 2011, nueve mil 562 hombres, dos mil 147 mujeres, 533 adolescentes de 13 a 18, años y 268 niños menores de 12 años.

El 10 por ciento de los entrevistados reportó haber sufrido abuso físico de parte de los agentes y otras personas además de malos tratos sicológicos, tales como amenazar a los detenidos con la muerte o la reproducción de canciones traumatizante para ellos.

“Nuestros hallazgos demuestran que el abuso, el abandono y la deshumanización hacia los inmigrantes es parte de la cultura institucional de la Patrulla Fronteriza, señala el reporte.

El vocero de la Patrulla Fronteriza en el sector de Tucson, Colleen Agle, dijo en respuesta a la difusión del informe este miércoles que esa dependencia ha reiterado públicamente que no tolerara los actos de maltrato o supuesta mala conducta de ninguno de sus agentes.

“Cualquier agente dentro de nuestras filas que no se adhiera a los más altos estándares de conducta será identificado e investigado por una agencia externa para garantizar la imparcialidad”, aseguro Agle.