×
NOTAS MATUTINAS MÁS LEÍDAS
hace 3 semanas
[Saltillo]

Educación sexual, principal arma contra la pederastia

Ana Luisa Casas

Poner atención al comportamiento del pequeño es fundamental, señalan expertos.

Imprimir
Educación sexual, principal arma contra la pederastia
Saltillo, Coahuila.- La principal estrategia para combatir el índice de agresiones sexuales contra menores de edad es la educación sexual que reciban en casa, afirmó Martha Alicia Flores Prida, directora del Centro de Evaluación Psicosocial del Estado, pues además de enseñar a los niños cómo cuidar su cuerpo, se procura el control de sus impulsos que en un futuro los previene de convertirse en un agresor.

“Un agresor es una persona que desde muy pequeño no fue educado para controlar sus impulsos y que además de eso nunca recibió una educación u orientación sexual, por lo que a su primer impulso de saciar un placer genital ataca a su víctima”, explicó la especialista.

Quien calificó como deteriorada la educación actual de casa, provocada por el temor de los padres al negar a los niños un dulce o un permiso, cuando en realidad no les están enseñando a controlar sus impulsos.

“Si un niño quiere un dulce pero no puedes dárselo en ese momento tendrá que aprender que no se puede y controlar su deseo de saciar el antojo, pues, por lo contrario, si nunca logra controlar sus impulsos y además carece de una educación sexual, podría convertirse en un violador años más tarde”, manifestó.

El problema es, que los padres temen decirle “no” a sus hijos, porque creen causarles daño al no saciar siempre sus necesidades y cada vez más nos topamos con padres controlados por sus hijos y pequeños que no desarrollan un control de impulsos ni emociones, son niños que rompen un juguete si no funciona o golpean a alguien si no obtiene lo que quiere, señaló como ejemplo.

TABÚES Y RELIGIÓN

La educación sexual que reciben de los padres aún se ve limitada por creencias y religión, o incluso restringida bajo la excusa de que hablar sobre sexualidad con adolescentes es otorgarles el permiso para que la inicien a temprana edad.

En los libros de texto de nivel básico se muestra de una forma muy generalizada y en las aulas son temas poco abordados, lo cual no abona en nada al desarrollo integral del niño.

“No estamos evitando que las agresiones de tipo sexual se detengan desde el origen, sino provocando que en medio de un descontrol de emociones e impulsos se llegue a cometer un delito, pues es mentira que sólo quienes hayan sido violados en su infancia repliquen la conducta, sino también quien no haya sido víctima”, aclaró la especialista.

“Es importante que desde pequeños usen los nombres correctos de los genitales, hay que explicarles abiertamente que nadie puede tocar su pene, sus testículos, su vulva o su vagina, ni tampoco sus nalgas o sus senos”, dijo Flores Prida.

Si un pequeño no sabe qué significa que otras personas trasgredan su cuerpo, explicó, si no sabe que nadie debe tocar sus partes íntimas y cuáles son, o que hacerlo es causarle daño aunque sea a través de un juego el pequeño va a permitirlo.

“Hay quienes a través de un juego, envuelven a la víctima y evitan que los mismos infantes tomen en cuenta los tocamientos, frotamientos o penetraciones como un riesgo o agresión”, comentó.

INCIDENCIAS

La especialista explicó el porqué las cifras sobre el índice de niños abusados sexualmente siempre serán “números negros”, al admitir que habrá casos en que una persona haya sido violentada sexualmente en la infancia y siempre calló al no saber que se trataba de un abuso.

Coahuila tiene una alta incidencia de vulneraciones del tipo sexual en contra de menores de edad, de los cuales el 90% se cometen por familiares o personas muy cercanas, según información de la Procuraduría de los Niños, las Niñas y la Familia (Pronnif).

Por esto, es importante que los niños aprendan sobre su cuerpo, sin tabúes, sin morbos, sin que los padres restrinjan o hagan metáforas con la información, dijo la también anterior directora de Atención a Víctimas.

“No hay una edad exacta para hablar con los niños o adolescentes sobre sexualidad como tal, sino que los padres deben llevar el ritmo de curiosidad con el que sus pequeños cuestionan, mientras más apertura haya desde un principio, los niños sentirán la confianza de exponer sus dudas que si rechazan, callan o regañan a los menores por preguntar”, subrayó.

Y de esta forma, reiteró, la cadena de abusos sexuales, haya o no haya sido víctima de violación sexual el agresor, pueda visibilizarse, comprenderse y concientizarse en los padres, pues lamentablemente hay quienes pasan por desapercibido las alertas de que un menor fue víctima de abuso.

“Es imposible ignorar que si mi hijo ha cambiado sus hábitos alimenticios, de sueño, se aísla, imita posiciones sexuales, se encuentra irritado, enojado, muestra rechazo o molestias al revisar sus partes íntimas en la ducha, por ejemplo, saber que algo le está pasando”, consideró la entrevistada, sin embargo, las madres de familia no lo hacen, pues el agresor es su cónyuge o algún familiar cercano.

“Lo más lamentable es saber que los padres ignoren las actitudes, cambios o alertas que muestran los menores al ser agredidos sexualmente”, dijo, pues aunque debería bastar la confesión de un niño para creerle todavía hay mamás que contestan a sus hijos cosas como “Lo dices porque no quieres que yo sea feliz”, cuando se trata de una nueva pareja de la madre o “tú nada más andas inventando cosas, cómo vas a decir eso de tu padre”.

TRABAJAR AUTOESTIMA

Por su parte, Hortencia Gutiérrez Valdés, presidenta del Colegio de Pediatras del Estado de Coahuila Capítulo Saltillo, hizo un llamado a los padres de familia para “leer” (identificar) los comportamientos de sus hijos en caso de un probable abuso sexual y al mismo tiempo empoderarlos para protegerlos.

Fomentar la autoestima en los niños y educarlos con buenos tratos es como darles un escudo que puede protegerlos de la violencia sexual, sostuvo la pediatra, pues un niño con baja autoestima es más vulnerable ante un agresor.

“Los agresores se dan cuenta de qué niños son los que están abandonados y se acercan de una manera muy seductora hasta que el menor piensa que para esa persona sí es importante, pues los niños con problemas de autoestima tienen más anhelo de recibir afecto, entonces, llegan a aceptar caricias, abrazos o besos, aunque los hagan sentir incómodos, con tal de tener algún tipo de aprecio”, explicó.

Por lo que recomendó pasar el mayor tiempo posible con los hijos, ayudarlos a valorarse a sí mismos, dado que el niño que se siente valioso y escuchado guardará menos secretos y podrá hablar con ellos si le pasa algo que le provoque vergüenza o incomodidad.

Y enseñarles, que si bien un maestro, un adulto o su propio padre representan una autoridad no debe hacer caso a acciones que le provoquen inseguridad y denunciar si está siendo agredido, destacó.

Asimismo, agregó que si los pequeños presentan cambios repentinos en su estado de ánimo como furia, miedo, inseguridad o retraimiento, da pie a iniciar una conversación sobre temas sexuales, desarrolla un miedo inusual o nuevo en relación con ciertos lugares o personas, se rehúsa a hablar acerca de un secreto compartido con un adulto o niño mayor, dibuja o juega con imágenes atemorizantes o sexuales debe ser cuestionado con la confianza de que cuente lo que le está pasando.

ESFUERZO INSUFICIENTE

Aunque en México fue decretado el 19 de noviembre para conmemorar el Día Nacional contra el Abuso Sexual Infantil desde el 2016, los esfuerzos para contrarrestar las cifras de las víctimas son insuficientes, pues México ocupa el primer lugar a nivel mundial en abuso sexual, violencia física y homicidios de menores de 14 años, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE en 2014.

Según estadísticas de este organismo, 4.5 millones de infantes son víctimas de este delito, mientras que sólo el 2% de los casos son denunciados.

En el informe anual 2014 del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia de la Unicef, se registró que México destina de los más bajos presupuestos a atender el abuso sexual infantil.

Apenas el 1% de los recursos destinados a la infancia se dedica a la protección contra la violencia, abuso y explotación de infantes y adolescentes.
TAGS RELACIONADOS:
  • pederastia
  • especial
Imprimir
te puede interesar
[Accidente]
hace cerca de 7 horas
[Ramos Arizpe]
hace cerca de 7 horas
[Nacional]
hace 17 horas
[Negocios]
hace 16 horas
[Opinión]
hace cerca de 7 horas
similares