Nueva Rosita, Coah.- Luchando hasta el final de sus días para que las mujeres con cáncer de mama tuvieran sus prótesis, Olga Elba González Magallanes, presidenta de la fundación “No me abandones, ayúdame a luchar contra el cáncer, ayúdame a luchar contra el cáncer”, falleció la noche del lunes tras ser vencida por esta enfermedad que le fue detectada en el 2006 y que con el paso de los años se agravó hasta vencerla.

En el 2006 le detectaron cáncer de mama y le quitaron un seno, dos años después la enfermedad llegó hasta el otro seno, que también le fue amputado y luego de dos años de quimioterapias constantes, a sus 57 años, terminaron por deteriorarla, sin lograr el objetivo de vencer esta terrible enfermedad.

El pasado lunes 21 de febrero amaneció muy débil y con lagunas mentales, sus familiares informaron que le tocaba la quimioterapia como cada 15 días en la ciudad de Monterrey y se dispusieron a llevarla, pero allá les dieron la terrible noticia de que nada se podía hacer y eran escasas las horas que le quedan de vida.

Minutos después de las 20:00 horas, arribó a su vivienda ubicada en la colonia Sarabia y a las 23:30 horas falleció, sumándose a la larga lista de las mujeres de esta cuenca que no son detectadas a tiempo con el cáncer de mama.

Luego de haber sido velada todo el martes, la mañana del miércoles fue sepultada en el panteón municipal Santa Rosa, no sin antes ser llevada a la iglesia de San José Obrero, donde formaba parte del Grupo Renovación, una asociación católica de oración que se dedica a orar y visitar enfermos.

A doña Elba le sobrevive su esposo, Teodoro García, sus tres hijos, Jesús Gerardo, Karla Ivonne y Teodoro, así como nietos y una gran cantidad de familiares y amigos que se dieron cita en el panteón para despedir a una mujer con un gran espíritu de lucha y labor incansable por lograr sus objetivos en pro de la fundación.

“Mi mamá siempre fue una gran luchadora, nos enseñó a fijarnos metas, lograr nuestros objetivos y sobre todo ser humildes con nuestros semejantes, hoy nos deja un gran vacío a sus hijos, pero también sabemos que deja un legado de lucha que muchas personas sabrán reconocer, hoy sé que está en un mejor lugar y ya no sufre por el cáncer que la invadió”, dijo su hija Karla Ivonne.

LA NOMBRARON PRESIDENTA POR SU ESPÍRITU DE LUCHA
El 19 de octubre del 2010, Día Mundial de Lucha Contra el Cáncer de Mama, doña Olga fue nombrada como presidenta de esta fundación, que tiene tres años en Nueva Rosita, luego de su gran dedicación y compromiso hacia las mujeres que padecen esta enfermedad.

Debilitada pero con las fuerzas del corazón, Olga Elba participó en la caminata del 19 de octubre con el fin de motivar a las mujeres para que se realizaran la exploración mamaria y el examen correspondiente para detectar a tiempo el mal; recorrió todo el bulevar Adolfo López Mateos y encabezó la colecta de la fundación para reunir fondos y comprar prótesis, que es lo que más hace falta.

Tras reunir sólo 5 mil pesos, doña Elba se puso a hacer las prótesis con una semilla denominada “mijo” y las entregó a parte de las mujeres que han sufrido la mutilación de sus senos, mientras que por la noche tejía bufandas y accesorios para el cabello que vendía a bajo costo para seguir comprando material y donar lo necesario a las mujeres con cáncer.

Apenas en diciembre, gracias a una publicación de Zócalo, doña Elba recibió una llamada por parte de una agrupación similar de Piedras Negras, donde se ponían a su disposición y con toda la intención de hacer llegar prótesis, turbantes y otra clase de apoyos para las mujeres de Nueva Rosita.

En enero esta casa editorial visitó su vivienda para saber los avances de la fundación, sin embargo, era notable su estado débil y delgado, pero se recuerdan sus palabras: “Aquí ando todavía, un poquito nerviosa porque me toca la quimioterapia pero ya merito voy a ir por las prótesis a Piedras Negras y por mientras sigo haciendo las bufandas”.

Desgraciadamente esto no se pudo llevar a cabo tras la debilidad física de doña Elba, que finalmente perdió su batalla con la muerte y dejó sola la presidencia de la fundación, pero sin duda un gran mensaje de lucha y esperanza para todas las mujeres, que como ella ha sufrido cáncer de mama. Que en paz descanse, Elba Olga González Magallanes.