Tags: seguridad, el chapo


Distrito Federal.- La agencia de inteligencia Stratfor dice en un despacho publicado hoy, que el “líder de la Federación de Sinaloa”, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, mantiene el control sobre diversos cárteles pequeños que se encuentran “afiliados” a su organización, mientras el capo tiene cuidado de no permitir que ningún grupo llegue a ser tan poderoso que podría poner en peligro su poder.

Stratfor pone como ejemplo los pequeños cárteles afiliados en Acapulco –región que consideran estratégica para la Federación de Sinaloa–, el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), La Gente Nueva y la Barredora.

La agencia de inteligencia señala que el brazo ejecutor del Cártel de Sinaloa “de toda la vida” es la agrupación llamada La Gente Nueva.

Dichos grupos “afiliados” y “cobijados” bajo el liderazgo de “El Chapo” Guzmán, son el contrapeso del Cártel Independiente de Acapulco (CIDA), y de los “elementos residuales” de la Organización de los Beltrán Leyva, en estados como Guerrero y Veracruz.

En narcomantas dejadas por los cárteles afiliados al de Sinaloa, se compretían a “limpiar” de enemigos estas zonas, y que no tenían problema alguno con las autoridades -la Policía Federal, la Armada de México o la Secretaría de la Defensa Nacional- sino más bien con los cárteles que están “aterrorizando” a Acapulco o Veracruz.

Acapulco es una plaza importante, por lo que estos grupos no están interesados ​​en compartir el poder o territorio. “Mientras que La Barredora continuará dirigiendo sus esfuerzos hacia el CIDA, el CJNG continuará con su declaración de guerra contra elementos en Acapulco”, indica Stratfor.

La agencia de inteligencia asegura que los grandes cárteles suelen utilizar pequeños grupos de afiliados -unidades de aplicación o a bandas regionales- para reafirmar su control en lugares alejados de su propia casa.

Mientras estos grupos “están respaldados por un patrón poderoso y lleno de recursos, estos grupos de afiliados se vuelven más poderosos de lo que serían por su cuenta”. Aunque la agencia deja en claro que no conoce la cantidad de grupos con autonomía que se encuentran afiliados.

“Sin embargo, esta práctica plantea un peligro elemento inherente: si no se controlan, los grupos más pequeños pueden llegar a ser demasiados poderosos, amenazando así la autoridad del patrón.

El líder de la Federación de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, entiende esta dinámica, dice Stratfor, y en la utilización de grupos de afiliados, tiene cuidado de no permitir que ningún grupo llegue a ser tan poderoso que que podría poner en peligro su poder. Una forma en que mantiene a estos grupos en jaque, es su constante reubicación.

“Este hecho puede explicar la itinerancia de la CJNG. Procedente de Guadalajara, estado de Jalisco, las operaciones llevadas a cabo por el CJNG en Jalisco, Michoacán y Veracruz, antes de ser desplegados en el estado de Guerrero. Mientras tanto, La Barredora, que se originó en Acapulco, independientemente de Sinaloa, al parecer operó en Guadalajara en diciembre de 2011. En el reacomodo del CJNG, La Barredora y otros grupos de diferentes territorios, y en ocasiones la consolidación en un solo territorio, Guzmán garantiza que ninguna plaza es de dominio exclusivo de un solo grupo”, indica Stratfor.

Fuente: Sin Embargo