Tags: ray cooper, música, musica, elton john


Ciudad de México.- Con un show íntimo, dividido en dos partes —la primera en solitario, la segunda acompañado por Ray Cooper— en las que hizo un recorrido por su historia musical, Elton John dejó en claro por qué forma parte de la realeza de la industria musical: anoche deleitó a las diez mil personas que se dieron cita en el Auditorio Nacional, en el primero de dos conciertos que dará en la capital mexicana.

Ataviado con un saco negro con lentejuelas del mismo color, una camisa morada que hacía juego con sus característicos lentes redondos y acompañado solo por su piano negro, Sir Elton John apareció en el escenario en punto de las 20:35 horas. Su presencia y las primeras notas de The One arrancaron la ovación de las personas que abarrotaron el Coloso de Reforma.

“Hola, gracias”, dijo el británico en español para continuar en su lengua materna: “es maravilloso estar en la Ciudad de México, la siguiente canción es de mi segundo álbum, que salió en 1970, hace más de 40 años”, fue la introducción para Sixty Years On.

The Greatest Discovery y Border Song sonaron en las bocinas del recinto, mientras las luces dejaron de ser azules y púrpuras, para convertirse en naranjas y amarillas, manteniendo hipnotizados a los presentes.

“Probablemente sin esta canción, hace 42 años, no estaría hoy aquí; es la que inició todo y siempre la canto en mis shows”, comentó el músico para comenzar a tocar las primeras notas de Your Song, que hicieron que la audiencia cantara con él.

Después llegó el turno de Ballad of The Boy in the Red Shoes, la historia de un bailarín de los años 80, su lucha contra el sida y la indiferencia del gobierno de Estados Unidos ante el problema.

“Tuvimos la necesidad de hacer esta canción”, explicó John, quien mantiene una fundación con su nombre, la cual lucha contra esa enfermedad.

I Guess That’s Why They Call it the Blues hizo que el hechizo del caballero británico sobre su audiencia se perpetuara con aplausos hasta Rocket Man, con la cual las notas del piano inundaron cada rincón del Auditorio como si fuera un diluvio de notas agudas que arrancaron aplausos y gritos en reconocimiento a la habilidad del músico, quien al término se levantó y agradeció recorriendo el escenario.

Llegó el turno de las mujeres en la vida de Elton John, Nikita se pintó de tonos azules, lo cual dio pie a Never Too Old (To Hold Somebody) —tema que aparece en el álbum que hizo a lado de Leon Russell—, mientras que Tiny Dancer, tema que tuviera un segundo aire de popularidad en los años 90 gracias a la cinta Almost Famous, de Cameron Crowe, hizo que diez mil gargantas, en
un tono bajo, se convirtieran en el coro del cantante.

Pero fue la llegada de Philadelphia Freedom y I’m Still Standing, con las que Sir Elotn John comenzó la fiesta. Los acordes de la primera hicieron que el público dejara de ser corista de voz para, con sus palmas, seguir el ritmo del alegre piano, mientras que la segunda logró que algunos se pusieran de pie para bailar.

Con un show distinto al que dio en Guadalajara, Jalisco, en días pasados, mismo que estuvo dedicado a la paz, John hizo una pequeña pausa para recibir los aplausos del público y regresar a las teclas, hacer una larga introducción de Funeral For A Friend (Love Lies Bleeding) y presentar las poderosas percusiones de Ray Cooper, con quien realiza parte de este tour, después de 17 años.

Tonight fue el inicio de la colaboración con Cooper en el Distrito Federal, donde uno se encargó de la voz, mientras el otro ambientaba con los platillos, el bombo y la tarola, haciendo fluir canciones como Better off Dead, después de la cual agradeció al respetable en español; Levon, Gone to Shiloh, tema que habla sobre la Guerra Civil en Estados Unidos, e
Indian Sunset.

Después llegó el turno de I Think I’m Going To Kill Myself, la cual hizo que algunos de los asistentes bailaran en sus lugares, para después dar paso a Daniel, Sorry Seems To be The Hardest Word y Take Me to the Pilot, la cuales anunciaban el gran cierre de la noche con éxitos como Don’t Let The Sun Go Down On Me, en la que el público se puso de pie; Bennie and the Jets y Crazy Water, con la cual Sir Elton John se despidió y salió del escenario, en tanto la gente aplaudía de pie.

Cuando volvió al escenario y, antes de concluir la velada con Candle In The Wind, el británico se dio el tiempo de firmar unos tres autógrafos a los asistentes de las primeras filas.

“Tengo la mejor audiencia, muchas gracias”, externó en inglés antes de dar paso al tema que le dedicó a Marilyn Monroe y a la princesa Diana.

“Thank You Mexico City”, fueron las palabras con las que el músico se despidió definitivamente, mientras el público se mantenía de pie.

En temas

The One.

Sixty Years On.

The Greatest Discovery.

Border Song.

Your Song.

Ballad of The Boy In The Red Shoes.

I Guess That’s Why They Call It The Blues.

Rocket Man.

Nikita.

Never Too Old (To Hold Somebody).

Tiny Dancer.

Philadelphia Freedom.

I’m Still Standing.

Funeral for a Friend (Love Lies Bleeding)

Tonight.

Better Off Dead.

Levon.

Gone to Shiloh.

Indian Sunset.

I Think I’m Going To Kill Myself.

Daniel.

Sorry Seems to be the Hardest Word.

Take Me To The Pilot.

Don’t Let The Sun Go Down On Me.

Bennie and The Jets.

Crazy Water.

Encore

Candle in the Wind.

En datos

Es su concierto número 11 en México.

Se ha presentado ocho veces en la Ciudad de México, incluyendo la de hoy.

Una en Chichén Itzá.

Una en Veracruz.

Una en Guadalajara.

La primera vez que tocó en suelo mexicano fue el 13 de noviembre de 1992, en el Estadio Azteca.