Tags: rodrigo medina, pgr, nuevo león, monterrey, felipe calderon, felipe calderón, apodaca


El Universal | Reforma | Monterrey, N.L.- La corrupción y el caos que imperaba en la cárcel de Apodaca, de donde el domingo pasado escaparon 30 sicarios y fueron asesinados 44 reos más, se conocía desde hace más de 180 días. Nadie hizo caso. Ahora, incluso hasta familiares de internos aseguran que sabían desde hace 15 días que se preparaba una fuga masiva.

Desde el 20 de agosto de 2011 fueron colocadas mantas en distintas partes de la ciudad de Monterrey donde se alertaba de las irregularidades que se registraban al interior del Penal, así como el inicio de un plan para la fuga de reos.

Las mantas colocadas por uno de los grupos del crimen organizado que se disputan la zona, fueron dirigidas al presidente Felipe Calderón y al gobernador Rodrigo Medina de la Cruz. Los mensajes mencionaban que Calderón y Medina debían poner más atención a lo que pasaba al interior del penal, que dirigía Gerónimo Andrés Martínez, ya que se cometía una serie de irregularidades como la salida de reos. El silencio de las autoridades sobre esta situación se mantuvo y se mantiene ahora.

Además de las mantas que alertaban sobre el caos en el centro de reclusión y que desembocó el pasado domingo en la peor masacre en la historia penitenciaria, familiares de los internos aseguraron que algunos de los fugados llamaron a sus casas para decir que en un plazo de dos semanas saldrían del Penal.

“Hablé con mi esposo, me dijo que no comentara nada, pero que muy pronto iba a salir del ‘hoyo’ sin que pasara nada, que todo estaba arreglado”, relató una mujer quien es esposa de uno de los presos fugados y quien aceptó dar su testimonio bajo estrictas medidas de seguridad.

Otra de las personas entrevistadas explicó que durante la madrugada del domingo su familiar marcó a su casa para decirle que había disturbios en la cárcel y que “no se sabía en lo que iba a parar la cosa”.

“Llamó a la casa y dijo que había mucho movimiento, mucho grito. De repente se comenzaron a escuchar detonaciones por el teléfono. En ese momento se cortó la comunicación con mi familiar”, explicó.

Otras las personas que dio su testimonio explicó que escuchó el inicio de los disturbios, ya que se había quedado afuera del Penal tras recibir una llamada de sus familiares.

“Estábamos formadas desde las 3 de la mañana para la visita del domingo. Ya me había avisado mi esposo que había problemas y por eso estaba aquí. Para las 8 o 9 de la mañana todo empeoró.

Empezaron a entrar militares disfrazados de federales.

La mujer, quien solicitó el anonimato, explicó que su esposo le marcó y le dijo que los reos se habían fugado por la parte de atrás. “Se escuchaba bien feo. Hasta acá se oían los rafagazos adentro del Penal y en la parte de atrás”, agregó.

Cercos de vigilancia

A cuatro días de la fuga, autoridades de municipios conurbados y estados aledaños se mantienen en alerta para evitar que los presos puedan entrar a sus territorios. Coahuila y Tamaulipas declararon operativos permanentes en todas las vías que conectan NL con sus entidades.

Autoridades tamaulipecas aseguraron que se activó un operativo de búsqueda de los presuntos narcos que escaparon del Penal de
Apodaca.

Coahuila montó un fuerte dispositivos de vigilancia en los accesos al estado, con retenes en carreteras y terminales de autobuses, además de aeropuertos, informó el fiscal del estado, Domingo González Favela. La inspección en los filtros policiacos está a cargo de agentes de las Policías Operativa e Investigadora de la FGE y se espera que pueda ser reforzada con elementos de la Policía Federal, del Ejército Mexicano y la Secretaría de Marina Armada de México (Semar), agregó.

En Nuevo León, los municipios aledaños de García y San Nicolás también mantienen acciones para que prevalezca la seguridad en esas zonas y no ingresen los fugados.

En García boletinaron a Óscar Manuel, presentado por las autoridades como “La Araña”, y quien está implicado en el homicidio del secretario de Seguridad Pública del municipio, Juan Arturo Esparza.

Unos mil cartelones fueron colocados por elementos policiales en postes y tiendas de conveniencia de la dicha localidad, informó Manuel Martínez Olivares, secretario de Seguridad Pública de ése municipio.

Identifican a responsables

El gobernador Rodrigo Medina anunció que ya están identificados al menos 10 de los responsables de las 44 muertes registradas la madrugada del domingo en el Penal de Apodaca. Aseguró que se sancionará a los responsables, pero no dio más detalles.

Anunció también acciones para reforzar la seguridad en ese centro y en todos los demás penales. Entre las medidas anunciadas está el reforzar las mallas, la ampliación de cercos, instalación de cámaras, sistemas de registro biométrico y más alumbrado perimetral. Dijo que Fuerza Civil, como parte de acciones inmediatas, participará en el reforzamiento de los custodios, las torres de vigilancia de todos los reclusorios y que el control de las aduanas de ingreso lo harán entre Fuerza Civil y el Ejército.

Indaga PGR

» La PGR inició una averiguación previa por la posible comisión de delitos federales en el motín de Apodaca.
» La procuradora Marisela Morales aseguró que la delegación de la PGR en NL realiza una indagatoria por la posible comisión de delitos como violación a la Ley de Armas y Explosivos de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas

Piden que SSP asuma Penal de Apodaca en NL

» La Diputación Permanente en el Congreso local aprobó por unanimidad una petición para que el Sistema Penitenciario Federal asuma la dirección, control, operación y administración del Penal de Apodaca.
» También se aprobó un punto de acuerdo para exigir a la SSP que se haga cargo de los reos que cometieron delitos del orden federal.

‘Entraban y salían como Juan por su casa’

Familiares de internos en Apodaca revelaron los privilegios que tenían algunos grupos: “Se les permitía organizar sus parrilladas para celebrar algún cumpleaños o sólo por antojo, gozaban de fiestas sexuales y hasta de permisos especiales” para salir del centro penitenciario un fin de semana.

“Mi hijo me contó que el Penal estaba en manos del narco. Muchos entraban y salían como Juan por su casa; salían para realizar ‘trabajitos’ y luego se ocultaban en el Penal”, asegura María N.

La mujer explicó que su familiar le pedía dinero para “cooperar” para la fiesta que se realizaría al menos dos veces por mes. “Yo le daba dinero, que pa’la fiesta”, dijo.

“A poco cree, señor, que no sabían todos los de ahí (funcionarios penitenciarios), pues sí estaban arreglados, era un secreto a voces que había fiestas y fugas de fin de semana”, reiteró la señora, quien asegura que su hijo purga una condena por delincuencia organizada y tráfico de droga.

A decir de doña Josefina, otra mujer que tiene un familiar en la prisión de Apodaca, “era un secreto a voces entre los internos que los fugados controlaban el Penal.

“No le digo que algunos líderes salían y entraban con ayuda de los policías (guardias), ¿quiénes les abrían? pues ellos, ¿no? Incluso, señor, no le miento que el compañero de celda de mi sobrino tenía para salir para ir por comida a la cocina”, dijo la señora de unos 56 años.

Añadió que no había autoridad penitenciaria, era la ley de los sicarios al interior de la prisión. “Es más que evidente quiénes controlaban el penal… cuántos sicarios se fugaron, para todo le pedían dinero a los reclusos para beneficio, y no le cuento del tráfico de drogas que hay ahí”.