Saltillo, Coah.- El recrudecimiento de la represión y la creciente en los niveles del río Bravo han disparado las muertes de indocumentados que pretenden llegar a la Unión Americana, convirtiendo la franja fronteriza de Coahuila en un “territorio de muerte” que podría empeorar con la puesta en marcha de la llamada Ley Arizona, advierten especialistas migratorios.

Y es que tan sólo en lo que va del 2010 las muertes de migrantes se han incrementado hasta en un 50% con respecto a las cifras de 2009, según informó el delegado del Instituto Nacional de Migración (INM) en Coahuila, Gerardo López Macías.

“Hasta este momento llevamos cuatro personas que han muerto del lado mexicano y uno del lado de Estados Unidos, son cinco personas hasta estos meses, todos hombres, que han muerto ahogados en las aguas del Bravo”.

Durante el año que concluyó murieron nueve personas en su intento por cruzar la frontera, un promedio de .75 por mes, contra el 1.25 mensual que se registra en los primeros meses de este año.

“Y eso no es todo, porque con la ley criminal que aprobó el estado de Arizona se va a obstaculizar más el camino de los migrantes, es una sentencia de muerte (…) esto se va a convertir en un territorio de muerte, de criminalización prácticamente toda la zona del norte, dijo por su parte el padre Pedro Pantoja, de la Pastoral Migratoria.

“Pensamos que este año puede ser peor –advierte López Macías–, sobre todo por las condiciones del río Bravo, la gente no quiere tomar en cuenta esa precaución y sigue cruzando”.

La inseguridad en la frontera norte se ha disparado de tal manera, dice el INM, que el flujo migratorio de las mujeres, por ejemplo, ha cambiado.

“El año pasado fue alto, eran cada mes de 4 a 5 mujeres y este año no hemos tenido más que una sola en los primeros tres meses, señaló el delegado.

Aunado a ello se presentan otros factores, como el del crimen organizado, que está extorsionando a indocumentados, así como la presencia de la guardia nacional en el territorio de la frontera.

“Esto ya no es un muro solamente virtual, sino un muro salvaje que lo van bajando poquito a poquito”, expuso el padre Pantoja.

COAHUILENSES REPATRIADOS

Unos 6 mil coahuilenses, aproximadamente, son los que buscan cada año emigrar a los Estados Unidos por las fronteras del estado, según estimaciones del Instituto Nacional de Migración (INM).

De ellos, poco más de 3 mil 200 son repatriados en su intento por llegar a la Unión Americana por los cruces de Acuña y Piedras Negras, dijo el delegado Gerardo López Macías.

“Por estas dos ciudades tenemos un nivel de repatriación mensual de mil 600 personas; entonces estamos hablando que de ellos debe haber alrededor de un 20% que son originarios de Coahuila, así que por mes deben ser unas 250-300 personas, y pues los que intentan cruzar deben ser fácilmente el doble”, señaló.

MEXICANOS EN EU, LOS PEOR PAGADOS
Agencias
De acuerdo con un estudio del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, los inmigrantes mexicanos radicados en Estados Unidos padecen peores condiciones laborales que personas con situación laboral similar, procedentes de otros países de América Latina y el Caribe.

Entre los asalariados latinoamericanos, los connacionales son los que perciben los ingresos más bajos; además, la mayoría trabaja sin cobertura médica pagada a través del empleo ni planes de pensión o retiro.

Datos estadísticos señalan que, después de los individuos de raza negra, los compatriotas presentan las tasas más elevadas de desempleo, señaló a través de un comunicado la investigadora Maritza Caicedo Riascos, quien encabezó el proyecto.

Según la Encuesta Continua de Población de los Estados Unidos, en 2008 había aproximadamente 20 millones de inmigrantes latinoamericanos y caribeños en ese país, y de ellos más de 11 millones eran mexicanos.

Para entender las condiciones laborales de los connacionales se deben considerar, entre otros factores, las características de capital humano con las que llegan a esa nación, empezando por el hecho de que cuentan con el perfil más bajo de escolaridad de entre todos los inmigrantes de la región, explicó.

La investigadora señaló que México es el país de América Latina y el Caribe con más inmigrantes en Estados Unidos, seguido por naciones como Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Colombia, Ecuador y Perú.

En cuanto al crecimiento de la inmigración mexicana, mencionó que para 1970 no llegaba a los 2 millones; en 1980 era un poco más; pero en 1990 se registraron alrededor de 4 millones y medio de connacionales; mientras que en 2000 fueron aproximadamente 9 millones, y en 2008 llegaron a más de 11 millones; de ellos, 55.2% son hombres y el resto mujeres.

“Sin duda, el factor laboral es el principal motivo para que los pobladores de América Latina y el Caribe abandonen su país de origen”.