Tags: última cena, pena de muerte, julia ziegler-haynes, fotos, condenados a muerte


Estados Unidos.- Julia Ziegler-Haynes, chef y artista, fotografió los platos de 24 sentenciados a muerte en EU. Los compiló en un libro que irónicamente tituló Today’s Special.

Aunque uno podría imaginarse que un condenado a muerte tendría pocas ganas de enfrentarse a su última cena con apetito, los testimonios recogidos por Ziegler-Haynes muestran que la hipótesis no se cumple en todas las ocasiones.

Se trata de criminales entre los cuales hay casos de hasta 22 años de cárcel previos a la ejecución, todos ellos por haber cometido asesinatos -en algunos casos múltiples-, y en diferentes regiones de los Estados Unidos.

En cuanto al último menú seleccionado por cada uno, hay para todos los gustos. Una solitaria aceituna negra, la que se comió Robert Anthony Buell, ejecutado el 24 de septiembre de 2002 tras ocho años de encierro por matar a una niña de 11 años; una sencilla jarra de café para James Rexford Powell, muerto a causa de una inyección letal el 1º de octubre del mismo año -había matado a una niña de 10-; o manjares como el que pidió Peter Miniel, que pasó al otro mundo el 6 de octubre de 2004 después de ingerir:



. 20 tacos de carne

. 20 enchiladas de carne

. una pizza con jalapeños

. una porción de pollo frito

. fideos condimentados solamente con sal

. media torta de chocolate

. media de vainilla

. un helado de crema con galletitas

. un helado de caramelo

. una torta de vainilla con frutas

. dos latas de Coca Cola

. dos de Pepsi

. dos pintas de cerveza negra

. dos jugos de naranja.

La pizza y las pastas son recurrentes. Jackie Lee Willingham, de 33 años, responsable de la muerte de una mujer de 62, eligió un plato de fetucchinis Alfredo, una pizza chica de pepperoni, bastones rebozados y dos bocaditos de menta. Fue el 24 de julio de 2003 en McAlester, Oklahoma, poco antes de recibir una inyección letal.

En el caso de David Leon Woods, la pizza fue estándar, pero de postre recibió una torta de cumpleaños. Era el 4 de mayo de 2007, ponía fin a 22 años de cárcel en Michigan, Indiana, y la inyección lo castigó por matar a un anciano de 77.

Entre los menús más llamativos está el que seleccionó Hastings Arthur Wise el 4 de noviembre de 2005. A los 51 años, cargaba con la pena de muerte por el crimen de una mujer de 27 años, y tres hombres de 30, 31 y 56.

Estuvo cuatro años preso antes de recibir la inyección que terminó con su vida. Previamente, dio cuenta de un plato con patas de langosta, papas fritas y ensalada de repollo. Lo acompañó con un pastel de banana y un vaso de leche.

Los 24 casos que refleja la fotógrafa y chef de Brooklyn en su libro Today’s Special buscan exponer, según la editorial responsable de la edición, el contraste entre la pena capital y el gesto de permitirle a los sentenciados un último deseo.

Cautivada por esta cuestión, Ziegler-Haynes comenzó a investigar casos en todo Estados Unidos, tomando nota de los detalles de cada situación particular. Así concibió la idea de volcar esa experiencia en un libro cuyo título resulta irónico -Today's Special es la forma de vender el menú del día en los restaurantes norteamericanos- y busca expresar el contraste ya mencionado.