Tags: tsunami, sismo, plan sismo, gobierno federal, gabinete de seguridad nacional, enrique peña nieto, contingencia, coahuila


Ciudad de México.- El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto apuntala y actualiza día con día la estrategia de preparación y respuesta ante un sismo y tsunami de gran magnitud de hasta 8.2 grados Richter o bien varios de 8.0 y 7.8 “en un periodo de algunos años”.

Se trata del Plan Sismo, que lleva cuatro años gestándose y que la presente administración ya lo ha hecho suyo.

En este plan participa todo el Gabinete de Seguridad Nacional, otras muchas dependencias federales, al menos 14 gobiernos estatales y el Gobierno del Distrito Federal, además de la Cruz Roja Mexicana, la iniciativa privada y organismos de la sociedad civil.

Por su puesto que no se puede determinar el momento y el lugar preciso, pero las estimaciones de los expertos contenidas en este plan, es que sea en las costas de Guerrero.

Inclusive el día 20 de marzo pasado, el gobierno federal, a través del Ejército y la Armada se coordinó con las autoridades estatales de Guerrero para realizar un mega simulacro de un sismo de 8.2 grados Richter en el que cientos de empresas, oficinas de gobierno, escuelas, hospitales y hoteles tuvieron que ser desalojados.

En este Plan Sismo, que por cierto la Organización Panamericana de la Salud lo ha tomado como referente, se evaluaron un total de 90 Hospitales de 14 entidades.

El escenario es que 70 por ciento está en altas posibilidades de seguir funcionando en caso de un desastre.

20 por ciento es probable que no colapsen, pero probablemente dejen de funcionar
10 por ciento muy probable que dejen de funcionar y no garanticen la vida de los pacientes y de su personal.

El resultado de la evaluación de la seguridad hospitalaria permite además elaborar planes de respuesta más reales que incluyen la movilización prioritaria de equipos de salud a las áreas donde los hospitales probablemente dejen de funcionar y cubrir los servicios de urgencia perdidos para salvar más vidas, reducir la discapacidad permanente y proteger la salud de la población en las zonas más afectadas.

En el documento al cual tuvo acceso Milenio.Com, se refiere que el Plan Sismo es una valiosa herramienta para una mejor toma de decisiones en reducción de riesgo, preparativos y respuesta en casos de desastre.

En el marco del Sistema Nacional de Protección Civil es que se ha elaborado esta estrategia con la participación de más de 30 instituciones.

Por ello en la construcción de un escenario de un sismo de gran magnitud, el gobierno federal contempla que se pondría en operación el Comité Nacional de Emergencias que podría operar en el Centro de Inteligencia Policial de la secretaría de Seguridad Pública Federal, o bien en el Campo Marte de la secretaría de la Defensa Nacional.

En cualquiera de esos dos lugares, se evaluaría el alcance del impacto, así como las acciones a seguir y, sobre todo, las prioridades durante los primeros 15 días luego a partir de ese eventual sismo de gran magnitud.