Tags: saúl 'canelo' álvarez, saltillo, nevada, méxico, las vegas, floyd mayweather, estados unidos, coahuila, box


Ciudad de México.- El encuentro entre Saúl Canelo Álvarez y Floyd Mayweather del próximo 14 de septiembre ha generado una expectación que no se veía desde hace varios años. Y expectación es dinero. La pelea hará cambiar tantos billetes de manos que es difícil que con una sola pelea quede complacido el boxeo corporativo. La del 14S podría la primera pelea en una próspera saga de enfrentamientos entre el Canelo y Floyd. Y, como lo hemos dicho en ocasiones anteriores, para entender el boxeo actualmente, hay que seguir el rastro del dinero. Estas, son las razones. Fuente: elvocerodigital.com

1. El ego de perder el invicto. Por un lado, la figura emergente, el Canelo, el nuevo Rey Midas que todo lo que toca lo está convirtiendo en dinero. Y por el otro, uno de los peleadores más brillantes de su generación, un Rey Midas a un nivel superior. El factor común: el invicto. Puede ser que sobre la lona del MGM Grand alguno de los dos Midas pierda su foja inmaculada, y eso implica, casi en automático, la obligación, inmediata o no, de la revancha. Así le pasó a Alí con Frazier, a Louis con Schmelling, a Chávez con Randall, y muchos otros. Canelo y Floyd, la pelea más vendedora del momento, no tiene por qué ser la excepción.

2. Desenlace polémico. Si se quiere crear una franquicia exitosa de peleas, no hay mejor veredicto para ello que un empate. Así pasó en el primer encuentro entre Manny Pacquiao y Juan Manuel Márquez que llegó hasta cuatro peleas y se sigue proponiendo una quinta. Por el estilo elusivo de Mayweather y la poca experiencia del Canelo, es posible que la pelea se vaya hasta la decisión, a pesar del poder del mexicano. Y ese es un terreno que no le conviene a Saúl, y donde se puede gestar una decisión controvertida, empate, por ejemplo, con el objetivo de garantizar otra pelea y repetir los ingresos multimillonarios de la primera. La polémica vende, y ambos peleadores tienen un aparato mediático importante detrás que, en caso de que alguno de los dos se crea afectado por el veredicto, lanzarán toda una campaña de victimización que no deje morir la expectativa entre los aficionados.

3. El contrato de Floyd con Showtime. A comienzos del 2013, Mayweather firmó un contrato de 6 peleas con la televisora por un cifra total garantizada que se ha estimado en 200 millones de dólares y que se tiene que cumplir en 30 meses antes del retiro del peleador. El contrato es de tales dimensiones en lo económico que las peleas que Mayweather haga para Showtime tienen que ser un éxito. Aunque no se dieron a conocer cifras oficiales detalladas de las ventas en Pay Per View de la primera pelea en dicho contrato ante Robert Guerrero, fuentes con conocimiento del tema le dijeron al periodista Dan Rafael de ESPN, que las ventas llegaron apenas a 870 mil, cuando Mayweather es un peleador que usualmente vende bien por encima del millón de suscripciones. Esa pudo ser una de las razones que llevaron a Mayweather a aceptar la pelea con el Canelo tan pronto en el contrato.

Con 5 peleas y alrededor de dos años por delante en su contrato con Showtime, tomar la pelea en este momento le da a Mayweather la posibilidad de volver a pelear con el Canelo una o hasta dos veces más, y luego buscar una posible pelea con Manny Pacquiao. Aunque ya no tiene el mismo atractivo de antes, una pelea con el filipino sería más vendedora que cualquier otra que pudiera haber en este momento para Floyd -con excepción del Canelo- y, además, con un Pacquiao que parece ya no plantear la misma amenaza de antes, puede ser el momento en que Mayweather acceda por fin. Serían 3 o 4 peleas con poder para vender arriba de 1.7 millones de suscripciones en PPV y, sin duda, la forma más lucrativa de cerrar su contrato con Showtime.