Tags: unam, torreon, saltillo, museo de múzquiz, francisco riquelme, formación olmos, coahuila


Torreón.- En los depósitos de carbón de una serie de minas al norte de Coahuila, fue hallado el ámbar más antiguo de México, afirmó el paleontólogo Francisco Riquelme, adscrito al Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Se trata de resina fosilizada que apareció en las rocas de la Formación Olmos, probablemente generada por un árbol del grupo de las coníferas que vivió hace unos 75 millones de años, durante el Cretácico tardío, cuando los dinosaurios todavía dominaban los continentes.

“Empezamos a trabajar en la zona de las minas de carbón desde 2011, luego de que Héctor Porras (director del Museo de Múzquiz) nos acompañara a una expedición a las minas de ámbar en Chiapas, ahí vio cómo se extrae y llevó muestras de éste a su museo”, narró el especialista.

Los mineros lo usaban

Porras explicó, vía correo electrónico, que el material no había sido detectado porque no sabían cómo luce al ser extraído en bruto, pues su apariencia es muy distinta a como se ve ya pulido para su comercialización.

“Cuando el ingeniero Martín Galicia, del grupo minero MINOSA, un paleontólogo aficionado, les mostró a los mineros viejos un fragmento de ámbar de Chiapas, éstos le comentaron que ya lo conocían y que aparecía periódicamente durante la extracción de carbón”, narró.

“Resultó que los mineros lo utilizaban en tiempo de invierno para calentarse y calentar el lonche en el exterior de las minas. El carbón mineral que se extrae es muy difícil de encender, pero con el ámbar dura un buen tiempo prendido”, contó Porras.

El ámbar es una resina vegetal fósil compuesta por los mismos elementos que las actuales y su función biológica para la planta es ser un mecanismo de defensa ante plagas de insectos o fluctuaciones ambientales.

Su propio nombre

» El material, presentado en el marco del vigésimo segundo Congreso Internacional de la Investigación de Materiales, que se realiza esta semana en Cancún, Quintana Roo, será conocido en la nomenclatura de los minerales orgánicos como Coahuilita, una nueva variedad de ámbar, y con ello inicia su inclusión en el catálogo internacional de ámbares y resinitas fósiles del mundo.