×
NOTAS MATUTINAS MÁS LEÍDAS
hace 6 años
[Jericó Abramo

Hay hermanamiento Saltillo y Bustamante

Agencias

Alcaldes de la capital coahuilense y del municipio de NL pactan unidad

Imprimir
Bustamante, NL.- En el marco de la celebración del 326 aniversario de la fundación del pueblo de Bustamante, Nuevo León, este municipio y Saltillo sellaron para la historia el hermanamiento en un evento en que firmaron los cabildos de la capital de Coahuila y del fronterizo sitio del vecino estado.

El alcalde de Saltillo, Jericó Abramo Masso, acompañado del munícipe anfitrión, Óscar García Castillo, dijo ante los habitantes de Bustamante que la hermandad firmada no es de ahora pues comparten el origen tlaxcalteca, la influencia religiosa, así como sus costumbres y tradiciones.

“Para mí es un orgullo estar aquí, me siento en casa y me da gusto considerar a Bustamante como ciudad hermana de Saltillo, porque no sólo comparten tradiciones, la influencia tlaxcalteca o la presencia religiosa. Hoy firmamos un hermanamiento de sangre, donde queda de manifiesto el amor por la limpieza, por el árbol y por la naturaleza”, refirió Jericó.

En compañía del secretario del Ayuntamiento, Manuel Jaime Castillo Garza, y de los síndicos y regidores de Saltillo, el Presidente Municipal inauguró previamente, junto con el alcalde Óscar García Castillo, el Museo de la Memoria Viva, primer sitio de acervo en aquel municipio donde se hace referencia a la influencia tlaxcalteca que define a Saltillo y a Bustamante.

De la inauguración, siguió la firma del acta de hermanamiento.

“Nos une el origen tlaxcalteca, somos hermanos de sangre”, refirió Jericó Abramo, quien agregó que para Saltillo es motivo de orgullo tener como hermanos gente buena, que educa a sus hijos y prepara las nuevas generaciones.

“En Saltillo hemos hecho cosas únicas e históricas, somos la primera ciudad en ofrecer más de 40 kilómetros de ciclovía, tenemos muchas fortalezas y estamos buscando volver al origen de usar la bicicleta como lo hacen aquí en Bustamante”.

El ambiente de fiesta por la celebración del aniversario de la ciudad quedó de manifiesto con la visita, pues la gente acudió a la plaza principal, frente a la Presidencia Municipal para atestiguar el hermanamiento.

En el marco de la sesión de Cabildo un grupo de niños, personas adultas y adultas mayores entonaron a coro una canción con la que daban la bienvenida a Saltillo.

De acuerdo con los datos del Museo de la Memoria Viva, Bustamante fue antiguamente denominado San Miguel de la Nueva Tlaxcala y posteriormente San Miguel de Aguayo, durante el siglo 19, a fin de mantener una comunión entre las figuras representativas de san Miguel Arcángel y del Marqués de Aguayo y Santa Olalla, a quien se atribuye la fundación del municipio.

Bustamante se ubica en la parte norte-fronteriza de la capital de Nuevo León, a menos de tres horas de Saltillo.

Se caracteriza por su exuberante vegetación, en la que predominan los nogales; la actividad de sus habitantes se divide entre producción de nuez, de ganado caprino, así como la elaboración de pan en diversas variedades; está considerado un pueblo turístico y tiene una población de 3 mil habitantes.

En el evento estuvieron también presentes Manuel García Cirilo y Jesús Castro Castro, representantes de los gobiernos de Nuevo León y Coahuila, respectivamente.

Bustamante: hermano de sangre

De primera impresión pareciera reunir cuatro de los sitios más bellos de Coahuila: Parras por la abundancia nogalera; Sierra Mojada por lo antiguo de sus casonas, Arteaga por el clima que reina y el Cañón de San Lorenzo, en Saltillo, por la majestuosidad de las montañas… es Bustamante, es de Nuevo León, pero es el pueblo hermano de Saltillo.

Tienen en común el origen tlaxcalteca en el norte del país, pero lo más importante es la veneración al Santo Cristo, que en Saltillo y en Bustamante constituyen la fiesta religiosa más antigua de esta parte de la República y la celebran el 6 de agosto.

La sencillez de su gente acerca al visitante a deleitarse con las más de 20 recetas que aplican en la variedad de pan, semitas y empanadas de nuez que salen de los hornos hechos de manera rústica y que guardan el secreto de una cocción con leña; 14 diversas panaderías se distribuyen en el pueblo que se ubica en la parte fronteriza de Nuevo León.

Su historia está escrita en el nuevo Museo de la Memoria Viva que ahora existe; ahí se destacan las bondades de la naturaleza que le han dado origen a un pueblo orgulloso de sus raíces tlaxcaltecas y el reencuentro con su hermano mayor, Saltillo.

¿Qué le hace diferente de otros municipios de Nuevo León? Es el único que a pesar del paso del tiempo mantiene vigentes sus costumbres tlaxcaltecas que se manifiestan en las actividades de producción de pan, de los ricos dulces de leche, el trabajo artesanal de palmito desde 1686, cuando llegaron los primeros pobladores para darle origen a lo que se denominó San Miguel de la Nueva Tlaxcala, luego se denominó San Miguel de Aguayo, en honor al marqués y gobernador.

Provenientes de Saltillo, los tlaxcaltecas que se instalaron en lo que ahora es Bustamante llegaron con la merced de producir tierras de labranza y mitigar con su presencia la agresiva ferocidad de la tribu de los indios alazapas.

Los de San Esteban de la Nueva Tlaxcala fundaron allá San Miguel de la Nueva Tlaxcala. En 1832 es elevado el pueblo a la categoría de villa y para enaltecer la figura de Anastasio Bustamante se redacta en el mapa como San Miguel de Bustamante, Nuevo León.

Fue durante la Guerra de Reforma que se decreta la eliminación de la nomenclatura de los santos a los pueblos de Nuevo León, y desde entonces se le conocer sólo como Bustamante.

Impregnado con la humedad de cuatro acequias y un ojo de agua, famoso como en Saltillo, Bustamante ofrece un atractivo turístico natural a los visitantes, además de las grutas que existen en el lugar y que hacen una combinación única en la parte fronteriza de Nuevo León.

El ambiente pueblerino hace del lugar un sitio único, la limpieza predomina y el paisaje se viste de verde desde el templo católico hasta las huertas y mezcaleras.

Para orgullo de sus habitantes y de su alcalde Óscar García Castillo, se unen orígenes, la presencia del Presidente Municipal de Saltillo, Jericó Abramo Masso, es motivo de fiesta, el encuentro entre las ciudades es más que un abrazo fraternal, es el revivir el pasado para escribir una nueva historia que reúne al norte con Tlaxcala.
TAGS RELACIONADOS:
Imprimir
te puede interesar
similares