Tags: twitter, nuevo león, monterrey, méxico, jenni rivera, especial, dirección general de aeronáutica civil, dgac, amenazas, alexandro argudín, accidente de avión


Monterrey, NL.- A raíz del accidente de Jenni Rivera han surgido en torno a éste una serie de especulaciones sobre las verdaderas causas de que el avión se desplomará. Entre ellas que el avión podría haber explotado en el aire antes de fragmentarse al caer estrepitosamente y que la caída de la aeronave pudo haberse tratado de un atentado, ya que la cantante había recibido supuestas amenazas de muerte del crimen organizado. Fue hace dos años, por la vía de Twitter que supuestos integrantes de un grupo delictivo, porque así se firmaron, la amenazaron de muerte.

En Los Ángeles, California, Jenni desestimó ante las cámaras de televisión las supuestas amenazas: “Me siento feliz, estoy contenta. Para mí nada ha cambiado. Estoy confiada. Siempre he confiado en mi Padre Dios para todas las cosas. Y, en realidad, vuelven a hacer algo grande de algo que no es. No tenemos ningún problema con ningún cártel u organización de ninguna clase, ni tenemos ninguna afiliación con ellos. Eso no significa que no respetamos. Respetamos a muchos”.

“The Huffington Post” dice este día, bajo el encabezado: “¿Accidente o Atentado?”: La tinta todavía no se secó sobre los anuncios del accidente que sufrió el avión que llevaba a la diva mexicoamericana Jenni Rivera y su prematura muerte y ya las especulaciones y los rumores suben de tono, cobran poder, se adueñan del ejercicio mediático e irrumpen inevitablemente. No se pueden frenar.

Y que esos rumores, esas especulaciones y esas conjeturas estén ocupando los titulares en el caso de la muerte de la afamada cantante no sorprende. Porque su vida también –breve, espectacular, de película– abundó en clamores, en incidentes, en espectáculos.

Por eso, casi de inmediato al saberse de la desaparición del avión Learjet 25 que la llevaba de Monterrey a Toluca en México, este domingo, surgieron los interrogantes.

“The Huffington Post” dice que el mensaje, firmado por delincuentes, era el siguiente: “Eres la siguiente a morir”.

Jenni Rivera contestó: “Esa cuenta de Twitter… la de la supuesta amenaza… ya está siendo investigada. Chistosito”.

Cae a 600 kilómetros por hora
El avión privado en el que este domingo perdieron la vida la cantante méxicoestadounidense Jenni Rivera y seis acompañantes más sufrió un “desplome abrupto” antes de estrellarse contra en la zona serrana, informaron este lunes fuentes oficiales.

El titular de la Dirección general de Aeronáutica Civi (DGAC), Alejandro Argudín, dijo a la emisora Radio Fórmula que la aeronave “llegó a los 28 mil 700 pies y desde allí se da un desplome abrupto hasta 9 mil pies, que es donde se impacta”.

Dijo que por el momento se desconoce la causa del siniestro. El máximo responsable de Aeronáutica Civil en México explicó que no hubo ninguna comunicación de emergencia a los servicios de tráfico aéreo antes de que el avión, un Learjet 25 fabricado en 1969 y con matrícula estadounidense, saliera del radar 14 minutos después de su despegue.

En declaraciones a la misma emisora, el ministro de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, dijo que en el momento de caer el Learjet traía “velocidad de crucero”, por lo que pudo estrellarse a “más de 600 kilómetros por hora”.


Prevén en 10 días reporte de avión

Los primeros informes sobre el accidente aéreo en el que murió la cantante Jenni Rivera tardarían al menos 10 días, indicó Alexandro Argudín, director de Aeronáutica Civil de México.

“Estamos en el proceso del levantamiento de los fragmentos y hay que levantar todas las partes, hay un panel de expertos y dependiendo de las condiciones climatológicas tardaríamos más de 10 días en dar un primer informe, otros más días en dar el peritaje”, explicó.

En entrevistas televisivas, Argudín dijo que revisan si el avión, con matrícula N34SMC y manufacturado en 1989, tenía caja negra.

“Estamos buscando la caja negra, la estamos buscando, la zona donde se impactó la aeronave es una zona complicada. No sabemos (si contaba con caja negra), estamos revisando, es una aeronave LearJet 25, es un modelo atrasado, estamos revisando los datos de la aeronave, no se puede precisar”, explicó.

“No se puede especular, sólo a base de hechos, la ausencia de la caja negra podría complicar la investigación, pero no se puede decir que no va a haber un resultado final”, dijo.


EU ayudará en investigación

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) anunció el envío a México de un grupo de investigadores para ayudar al Gobierno mexicano en el accidente aéreo que costó la vida a la cantante. La presidenta de la NTSB designó a David Helson para encabezar la misión estadounidense que incluirá a asesores de la Administración Federal de Aviación (FAA) y de Learjet, la empresa fabricante de la aeronave.

Condiciones de vuelo eran óptimas, señala SCT

Las condiciones de vuelo de la aeronave Lear Jet con matrícula N345MC, propiedad de la empresa Starwood Management, donde murió Jenni Rivera, eran óptimas y se encontraban en orden, advirtió la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Tras siniestrarse el vehículo aéreo, la dependencia federal inició una serie de estudios y análisis en torno a las condiciones de la aeronave. Hasta el momento se informó a través de un comunicado que las licencias de los pilotos Mario Pérez y Alejandro Torres se encontraban en orden, al igual que las condiciones físicas y mecánicas de la aeronave. Dijo que las cuadrillas permanecerán hasta en tanto se recorra el radio de acción donde se ubicaron las pertenencias de Jenni Rivera.

Al filo de las 17:00 horas el Servicio Médico Forense en Nuevo León recogió los restos de los seis ocupantes.



Encuentran sus restos; lamentan condiciones

Finalmente, la búsqueda concluyó. Los restos de Jenni Rivera y de quienes integraban la tripulación de la aeronave que se estrelló en la Sierra de Iturbide fueron trasladados ayer al Anfiteatro del Hospital Universitario.

Alrededor de las 17:30 horas, una unidad del Semefo salió de la comunidad La Colorada con los restos de la víctimas tras recibirlos de otra camioneta en el trayecto al ejido
Tejocote.

En un comunicado de prensa, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) lamentó las condiciones en que se hallaron los restos de la aeronave y de los tripulantes. “La SCT lamenta profundamente que las condiciones en que se encontró la aeronave de referencia dificulten la identificación de la misma y de sus tripulantes”.

El vehículo que trasladó los restos de las víctimas del avionazo en Iturbide, entre los que se encuentran los de la cantante Jenni Rivera, llegaron al anfiteatro del Hospital Universitario de Monterrey.

Momentos antes, al hospital civil, arribaron familiares de Jacob Llenares, quien era el maquillista de “La Diva de la Banda”.

A las afueras del anfiteatro esperaron una importante cantidad de medios internacionales que buscan captar a los familiares y la llegada de los restos.

Además, fueron trasladados los restos de seis personas más que viajaban en el avión siniestrado.

Las investigaciones iniciaron a las 10:00 horas del lunes, luego de que arribaron al lugar elementos de Servicios Periciales de la Procuraduría de Justicia. A la llegada de los elementos estatales, el acceso a la zona de la tragedia fue restringida por personal del Ejército Mexicano. Tras la orden emitida por el agente del Ministerio Público de la Procuraduría General de la República, se instalaron dos filtros. Uno de ellos en el kilómetro 51 de la carretera Iturbide-Galeana y el segundo a cinco kilómetros del poblado La Colorada.

Durante la presencia de los investigadores de campo, los militares se mantuvieron en alerta sobre la brecha a 3 kilómetros del paraje El Tejocote, donde se estrelló la nave.

Las camionetas que trasladaron al personal de Servicios Periciales, circularon a través de una estrecha brecha. El angosto camino dificultó por minutos el acceso de los vehículos, ya que los caminos circundaban cerca de los acantilados.

Los peritos que acudieron hasta el lugar, tuvieron que buscar evidencias en un radio superior a los 400 metros a la redonda. Lo anterior se debe a que al explotar la nave, esta se fragmentó y los restos se esparcieron entre los
matorrales.

Personal de la Dirección de Servicios Periciales de la Ciudad de México llegaron al lugar del accidente aéreo para apoyar a los peritos estatales en la recolección de evidencias.