×
NOTAS MATUTINAS MÁS LEÍDAS
hace 2 años
[Especial]

La historia que surgió de la ‘nada’

Redacción

Antonio Bermea, director de la dependencia, narra las barreras que enfrentaron para rescatar los documentos antigüos.

Imprimir
La historia que surgió de la ‘nada’
Fue una labor titánica la del profesor Bermea, todo estaba en desorden al no existir una cultura de archivo.
Monclova, Coah.- El 29 de octubre de 1999, el Archivo General de la Nación llevaba a cabo su evento anual “Mención Nacional al Mérito Archivístico”, en el cual la directora del prestigiado instituto, la maestra Patricia Galeana, sería la encargada de otorgar las preseas.

En medio de una fuerte concurrencia, archivistas de toda la República, que abarrotaron el auditorio de la Universidad Autónoma de Sonora, en Hermosillo, se nombró a los seis galardonados.

Entre ellos destacaba un monclovense, amante de los libros, la historia y de su terruño, Jesús Arnoldo Bermea Balderas, quien actualmente se desempeña, por segunda vez, como Director del Archivo Municipal.

Pero…¿Qué hizo para merecer tal distinción? Pues nada menos fue el encargado de cristalizar, rescatar, conservar y clasificar el actual e impresionante acervo de mucho más de 60 mil expedientes con que cuenta Monclova y la región.

Mañana 12 de agosto, Monclova celebra el 327 aniversario de su fundación y la preservación de su historia es un logro digno de reconocer.

LA SOCIEDAD DE HISTORIA

Hay un primer intento de hacer un archivo municipal entre 1986 y 1987, donde Antonio Bermea tomó la iniciativa durante la administración del entonces presidente municipal Alfonso Villarreal.

“A lo mejor no fui muy contundente y por eso no tuve eco ni apoyo para convencerlos de hacer el archivo, pero hay qué ser concientes que había otras prioridades”, dijo el entrevistado en su oficina de la planta alta de la Biblioteca Municipal “Margarita López Serrano”.

Recordó que lo único que salió bueno en ese entonces fue la creación de la Sociedad Monclovense de Historia, de la que tuvo honor de ser fundador junto a otros personajes, entre ellos José María Luna Lastra.

“Nuestro caballito de batalla era el libro de don Vito Alessio Robles”, que era el que tenía hasta ese momento como única referencia histórica, sin embargo, tenían el conocimiento que en la capital del Estado se concentraban infinidad de documentos.

EL ARCHIVO ES UNA REALIDAD

Diez años después, en 1997, durante el mandato de Harold Hal Pape Felán, el profesor Jesús Arnoldo, recién contratado para dar cursos de capacitación en el Ayuntamiento y proveniente de la empresa Micare, hizo de nuevo la propuesta.

“Concentramos todo lo que se conservara, había cajas amontonadas, debajo de las escaleras en la Presidencia, papeles revueltos hasta en el corralón municipal, cajas en baños del Coahuila y Texas, en el Gimnasio Municipal”, recordó.

Todo se organizó en la sala audiovisual del Museo Coahuila y Texas e incluso acudió a cursos al archivo Estatal para capacitarse, además de tomar cursos de conservación de documentos antiguos en Estados Unidos de Norteamérica además de Paleografiado (Lectura de textos antiguos).

Para marzo de 1998, se formó el patronato del Archivo Municipal encabezado por la señora Susana Jiménez de Ancira.

LA OPOSICIÓN

En la década de los 80´s, la capital del Estado formó el archivo general nutriéndose de los demás Municipios y se inició la gestión para que se regresaran los documentos que concernían a la Capital del Acero y la región Centro.

Con la excusa que los documentos podían exponerse a maltrato por gente inexperta, Alfonso Vázquez Sotelo, en ese entonces director del Archivo del Estado, puso cierta resistencia a entregarlos.

Sin embargo, la intervención de la señora de Ancira y la esposa del entonces Gobernador, Rogelio Montemayor, hicieron posible que la primer remesa de archivos llegara en Junio de 1998.

“Eran casi 60 mil expedientes de 1800 a 1900, también 2 mil 700 documentos de la época colonial que comprende la llegada de los españoles hasta la consumación de la Independencia en 1821”, explicó el historiador en medio de una tranquila música clásica de fondo.

“Hay qué agradecer que los mandaron perfectamente cuidados, estaban clasificados cronológicamente en las cajas especiales AGN12, si Saltillo no los hubiera tenido muy seguramente estuvieran destruidos”, reconoció. Para enero de 1999 llegaron las últimas 534 cajas.

SE CREA PROGRAMA DE CÓMPUTO

En su manera de hablar, Bermea Balderas denota una persona interesada por la historia y comprometido con su labor, incluso explicó que los archivos se dividen en tres: de trámite, Concentración e Histórico.

El primero consiste en todos los archivos que existen en las oficinas o dependencias y que aún están vigentes.

El segundo comprende documentos con una antigüedad de 30 años y se encuentra perfectamente organizado en el Museo Coahuila y Texas.

Hoy en día este archivo es muy solicitado, principalmente con la creación a principios de siglo del Instituto Federal de Accesos a la Información (IFAI).

“Para organizar todo esto, tuvimos qué hacer primero una ficha técnica con la información más relevante ¡de cada documento!”, dijo el Máster en Educación para luego hacer una separación por temas.

Estos grandes temas son: Actas de cabildo (de las cuales existen desde 1820), administración de tabaco, época colonial, decretos y circulares, manifestación de bienes y educación.

Posteriormente se forma un fondo de cada tema hasta que finalmente se hace un catálogo con el producto final; sin embargo para simplificar la búsqueda de los usuarios se creó un programa por ingenieros altamente calificados de Altos Hornos de México por medio del patronato.

“Desde el 98, el software simplifica la búsqueda de todo lo que organizamos, pues el consultante puede iniciar la búsqueda por personaje, fecha, evento y el resultado es mostrar la información y el archivo digitalizado”.

NO HABÍA UNA CULTURA

“Desgraciadamente en nuestro estado y en la República Mexicana no hay una cultura muy clara sobre la protección de los archivos”, aseguró el Licenciado en Ciencias de la Educación, quien afirmó que hasta en los últimos años las autoridades han empezado a apoyar esta actividad.

Aceptó que posiblemente la ignorancia fue lo que propició que no se conservaran los documentos, al no pensar que un día pudieran ser archivos históricos y definitivamente rechazó que hubiera mala intención.

Bermea Balderas, quien fungió como subdirector de la Universidad Autónoma del Noreste por nueve años, lamentó que el puesto de Director del Archivo se politice y en muchos de los casos se nombre a personas que no tienen ni siquiera amor por la lectura ni la historia.

“Actualmente se vino una avalancha de estudios históricos que hizo renacer el intereses por los archivos”, dijo, y reconoció la labor de su pupilo Lucas Martínez Sánchez, actual director del Archivo Estatal.

En la actual administración, el alcalde Gerardo Gracía Castillo ordenó que el director del archivo diera pláticas a los diferentes departamentos para organizar sus propios archivos en las oficinas y hacer un expurgo (depuración) de la papelería intrascendente.

CASI 20 AÑOS DE AFÁN

Reconocedor de los trabajos del profesor José María Suárez y José Manuel Luna Lastra, Jesús Arnoldo Bermea Balderas escribió un libro titulado “Medio Siglo de Afanes” donde comparte documentos inéditos de 1800 a 1850 enfocado a explicar las condiciones de vida de la gente. Además, mantiene un programa vigente de efemérides regionales.

A casi 20 años de su creación, el Archivo Municipal representa un inmenso acervo cultural rico en información, listo para ser expulgado por aquellos que quieran estar informados sobre los usos y costumbres de antaño.

Muchos han sido los visitantes que acuden a consultar, entre ellos investigadores extranjeros además de personajes históricos como don Miguel Sánchez Navarro, descendiente directo de la ilustre familia Sánchez Navarro.
TAGS RELACIONADOS:
Imprimir
te puede interesar
[Local]
hace 18 horas
[Fútbol]
hace 18 horas
[Eagle Pass]
hace 18 horas
[Piedras Negras]
hace 18 horas
similares