Tags: nasa, nasa, monte sharp, marte, fotografía, curiosity


México.- La última misión a Marte, conocida como Curiosity, ha conseguido colocar el vehículo explorador de tipo rover sobre la superficie del planeta rojo el pasado lunes 6 de agosto. Es un vehículo que se mueve sobre media docena de ruedas, del tamaño de un coche mini. Frente a modelos anteriores, como el Spirit y el Opportunity, el nuevo rover Curiosity es casi el doble de largo (unos tres metros) y cinco veces más pesado (899 kilos). Con sus ruedas de aluminio de 51 centímetros de diámetro es capaz de salvar obstáculos de 75 centímetros de altura.

El Curiosity emplea plutonio como combustible, se mueve a una velocidad de unos 200 metros al día por terreno marciano, y está equipado con diverso instrumental científico y varias cámaras. Su objetivo es reunir pruebas que ayuden a determinar si Marte es capaz -o lo ha sido alguna vez- de albergar vida microbiana. Casi desde el primer momento, el vehículo explorador ha comenzado a enviar imágenes del planeta rojo a la Tierra. Y es que el Curiosity lleva instaladas diecisiete cámaras en total.

Finalmente, no pudo ser. Ninguna de las cámaras del Curiosity es de tres dimensiones. Esto a pesar del interés que el propio director de cine James Cameron se había tomado en un proyecto desarrollado por la compañía Malin. Problemas técnicos con el diseño de los objetivos han dado al traste con el montaje de un sistema de cámaras 3D con zoom a bordo del nuevo vehículo explorador. Sin embargo, la NASA se las está apañando para ofrecer imágenes tridimensionales tomadas por el Curiosity. Son de tipo anaglifo, el sistema primitivo que requiere usar unas gafas de papel con una lente de color rojo y otra azul (cyan) para poder percibir el efecto tridimensional. Cada anaglifo se consigue a partir de un par de fotos estereoscópicas. En esta ocasión, se han empleado las imágenes tomadas por las cámaras de evitación de peligros montadas en el frontal y en la parte trasera del vehículo: una pareja delante y otra pareja detrás. Todos ellas incorporan un objetivo de ojo de pez.

En una de las imágenes 3D de tipo anaglifo tomada con las cámaras delanteras aparece la sombra del Curiosity y una porción del Monte Sharp de 5,5 kilómetros de altura, que está previsto que escale el vehículo. La otra, captada con las cámaras traseras, se ve una parte del vehículo sobre la superficie marciana (Véase la foto inferior). Hay que tener en cuenta que estas cámaras están diseñadas como ayudas de navegación. Asimismo, el rover lleva instaladas en su mástil un par de cámaras digitales en color y en alta resolución, llamadas Mastcam 34 y Mastcam 100, con focal fija; pueden grabar vídeo en alta definición y fotos en color en alta resolución. También está la cámara digital en color Mahli, colocada al final del brazo robótico, destinada a tomar fotos de las muestras recogidas por el vehículo, principalmente.

Aparte de estos anaglifos captados con las cámaras de navegación del vehículo, anteriormente, la NASA había publicado otras imágenes estereoscópicas en su sitio web, como la del rover Curiosity dentro del laboratorio. Otra es una vista del campo de amartizaje en el Cráter Gale, donde después se ha posado el explorador, que combina imagenes tomadas en órbita por la Agencia Espacial Europea, la NASA y el Viking. Todos aquellos que quieran ver las imágenes de la misión Mars Science Laboratory, alias Curiosity, pueden visitar la página oficial en el sitio web de la NASA.

Fuente: Tu Experto