Cuatrociénegas, Coah.- En un escenario en el que está por morir un fragmento del Valle de Cuatrociénegas, denominado el Churince, y que el resto presenta un desgaste que, según investigadores será progresivo, se contraponen las opiniones de investigadores y funcionarios sobre las causas del deterioro del valle, al que la investigadora Valeria Souza, titular del departamento de Ecología Evolutiva de la UNAM, le pronostica dos años de vida.

CNA contradice lo que los investigadores y funcionarios de instituciones como la Secretaria del Medio Ambiente en Coahuila y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas contemplan como evidente: que el deterioro del valle se debe a la sobreexplotación de los acuíferos vinculados.

Por ello es que investigadores como Eglantina Canales, definen que se debe tener una regulación y control de los pozos de extracción del agua, lo que José Guillermo Barrios Gutiérrez, director estatal de la Comisíon Nacional del Agua, admite que no hay.

El funcionario calcula que se tienen 50 concesiones de agua registradas en el acuífero de Cuatrociénegas, y cerca de 300 del acuífero de Cuatrociénegas-Ocampo, de usuarios agrícolas, inscritas en el Registro público de derechos de agua.

Explica que aunque se puede tener el número de los concesionarios que han registrado su extracción, hay pozos que no están registrados bajo el amparo de la categoría que define a los acuíferos de “libre alumbramiento”, que no permite la regulación.

Por lo que no se tiene información completa sobre las cantidades de extracción, pues incluso se desconoce si los pozos cuentan con la infraestructura y los medidores volumétricos que en otras condiciones, se tendrian que llevar en cada noria por ley, “el día en que se decrete la veda habrá regulación, no hay regulación(...), tú puedes sacar agua y si quieres no registrarla, estás es tu derecho constitucional”, comenta.

Desde hace cinco años iniciaron las gestiones para establecer una veda en los acuíferos, y el proceso está en manos de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria, que se comprometió a que en 2012 se liberará y se publicará en el Diario Oficial, para que se apliquen los decretos de veda y la regulación necesaria.

Pese a que desconoce la cifra de pozos de extracción que no están en el Registro Público de Derechos de Agua, y los niveles de agua que extraen, asegura que en los acuíferos de Cuatrociénegas y Cuatrociénegas Ocampo, la disponibilidad media anual de agua subterránea es del volumen de los 11 millones de metros cúbicos anuales.

A DETALLE

>> Conagua dice que los acuíferos no están sobreexplotados, lo que contradicen investigadores como Valeria Souza y funcionarios del Estado

>> La titular de Ecología Evolutiva de la UNAM señala que en 1999 la propia CNA admitió que el acuífero ya estaba explotado, ya que se le ha extraído agua por 60 años