Acuña, Coah.- El deporte más popular en todo el planeta Tierra, es el Futbol Soccer ya que es practicado por más de 265 millones de humanos en el mundo a nivel profesional, semiprofesional y amateur, considerando a hombres, mujeres, jóvenes y niños.

El futbol es una gran manera de construir resistencia, mejorar la velocidad y permanecer en forma, todo esto, mientras se disfruta de la camaradería del equipo. Y el futbol es una actividad relativamente segura, con una tasa de lesiones que va de un quinto a la mitad en relación con el futbol americano.

Pero todavía puede un jugador lastimarse ya que el futbol involucra movimientos rápidos para comenzar y detenerse y contacto físico, lo cual puede llevar a una lesión.

Sin embargo, el riesgo de una lesión no es razón para no jugar al futbol. Los jugadores sólo necesitan ser advertidos de los riesgos y saber qué medidas tomar para jugar lo más seguro posible.

Las 5 lesiones más comunes que puede sufrir un practicante del deporte más maravilloso del mundo son: Esguinces, Torceduras, Fracturas, Lesiones de Rodilla y Lesiones de la Cabeza. Siendo los esguinces de tobillo, junto con las lesiones ligamentosas de la rodilla las que ocupan la primera posición.

1.- ESGUINCES

Lesiones en el tobillo, parte inferior de la pierna y rodilla, son los esguinces más comunes y que se presentan con mayor frecuencia, después de los esguinces de tobillo, los esguinces de los ligamentos colaterales medios son los más comunes, los movimientos pivótales y laterales del futbol contribuyen a estas lesiones.

Un buen calentamiento y un cuidadoso estiramiento pueden ayudar a evitar algunos esguinces, para evitar riesgos innecesarios, revise siempre la condición de la cancha antes de jugar, no juegue en canchas con hoyos, vidrios o piedras, sin embargo, la mayoría de los campos que existen en esta frontera, tienen uno o varios de los defectos antes mencionado.

Existen tres grados de esguinces:

Grado I.- Cuando el atleta presenta historia de torsión el tobillo, dolor en el área ligamentosa sin evidencia de edema maleolar o edema leve y pruebas de estrés negativas. El tiempo de recuperación para esta lesión es en un intervalo de 7 a 22 días.

Grado II.- Cuando el atleta presenta historia de torsión del tobillo, dolor en el área ligamentosa, edema maleolar y/o equimosis peri maleolar y pruebas de estrés negativas o dudosas. Apoyo doloroso pero posible. El tiempo de recuperación es un intervalo de 30 a 65 días.

Grado III.- Es cuando el atleta presenta historia de torsión en el tobillo, dolor severo en el área ligamentosa, edema y/o equimosis bi maleolar severas, pruebas de estrés físicamente positivas y apoyo imposible. El tiempo de recuperación para esta lesión es de 50 a 67 días de inactividad.

2.- TORCEDURAS
Las torceduras musculares pueden ser causadas por:

• Jalar su músculo demasiado hacia una dirección a la que no se quiere ir
• Contraer el músculo con fuerza contra la resistencia
• Contraer el músculo con dureza cuando éste no está listo

Las torceduras más comunes de los músculos en el futbol se presentan con los músculos de la ingle, tendones y cuadríceps. Una torcedura de músculo no lo llevará a la sala de emergencia pero puede ser dolorosa y lo puede mantener fuera de la cancha por días o semanas.

Las torceduras se presentan frecuentemente en el futbol debido al constante movimiento de parar y avanzar o hacer una zancada más larga que los músculos no pueden manejar.

La buena flexibilidad puede disminuir el riesgo de una torcedura, siempre estírese bien después del calentamiento. Enfóquese en estirar las áreas más susceptibles de torceduras, pero no descuide otras áreas.

Usar tachones bien puestos con sus apropiados tacos (tacos más largos en césped suave y más cortos en pasto seco y difícil) puede ayudar a evitar torceduras. En canchas especialmente duras como las que predominan en nuestra ciudad es mejor usar tachones con tacos cortos.

3.- FRACTURAS

La mayoría de las fracturas relacionadas con el futbol también son las extremidades bajas. Las fracturas con frecuencia se presentan como resultado del contacto, así que usar equipo de protección como espinilleras es extremadamente importante.

4.- LESIONES DE RODILLA

Las lesiones de rodilla constituyen en el tipo más común de lesiones en el futbol, el ligamento medio colateral, los meniscos y el ligamento cruzado anterior son las partes de la rodilla que con más frecuencia son lesionadas en el deporte de las patadas.

Muchas lesiones de rodillas, especialmente rupturas de ligamento cruzado anterior se presentan a partir del contacto y es una de las lesiones que ha terminado con la carrera de varios jugadores profesionales, como lo es el caso del astro delantero brasileño Ronaldo que desde el año 2000 no se ha podido recuperar totalmente de una lesión de esta magnitud.

Otro caso en la actualidad, es el que está viviendo el delantero de la selección de Italia y de La Roma, Francesco Totti que se ha perdido prácticamente todo el 2008 por una lesión como ésta.

Un calzado apropiado, las buenas condiciones del campo y un apropiado entrenamiento de fortalecimiento son claves para la prevención de este tipo de lesiones.

5.- LESIONES EN LA CABEZA

Las lesiones en la cabeza, incluyendo las dentales, del ojo y el cerebro, constituyen cerca del 5% de los traumatismos por el futbol. Una lesión cercana a la cabeza es con frecuencia el resultado de un choque entre jugadores. Las contusiones se presentan cuando el jugador tratar de cabecear el balón, lo pierden y chocan uno con otro o en el poste.

El cabecear en repetidas ocasiones durante toda una trayectoria de un futbolista, puede ocasionar una lesión cerebral o un daño neurológico a largo plazo.

Ante esto, hay que asegurarse siempre de que el jugador le pegue al balón y no que la pelota golpeé al jugador.

CONSEJOS GENERALES DE PREVENCIÓN

Como en cualquier deporte, un buen entrenamiento es importante para una experiencia libre de lesiones
Cardio: Empiece corriendo unas cuantas vueltas para aumentar el ritmo cardiaco.

Estiramiento: Enfóquese principalmente en la parte inferior del cuerpo y las caderas y no olvide estirar suavemente su cuello.

Pases: Empiece con pases de corta distancia, luego cambie gradualmente a manejar pases de larga distancia.

Disparos: Ejercítese con disparos ligeros y cortos al principio para después pasar a disparos fuertes a la red.

Carreras Cortas de Velocidad: Incluya unas cuantas carreras cortas de velocidad.

Finalmente, no juegue si está extremadamente cansado ya que es por eso que es más propenso a las lesiones, la hidratación y la buena nutrición le ayudarán a evitar una pronta fatiga.

El atleta de alta competencia se ve sometido a muchas presiones para desempeñarse en un alto nivel de eficiencia. Por tal motivo, es importante dar a sus lesiones un manejo que le permita volver a la competencia en el menor tiempo posible y en el mismo nivel o mejor que el que tenía previamente.