Tags: veracruz, veracruz, saltillo, muhammed yuns, méxico, javier duarte, banco de los pobres, banco de las aldeas


Veracruz.- La noche del jueves el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, le adelantaba a MILENIO que su gobierno invertirá 4.5 millones de dólares (58.5 millones de pesos) para combatir la pobreza en colaboración con el premio Nobel de la Paz 2006, Muhammad Yunus; este hombre de Bangladés es reconocido mundialmente por la creación de lo que se conoce como el Banco de los Pobres, o el Banco de las Aldeas, que se dedica a otorgar microcréditos en su país y que ahora lo hará por primera vez con un gobierno en México, con el fin de paliar la miseria a través de lo que se denomina como negocios sociales, es decir, proyectos productivos de desarrollo social de acuerdo a las capacidades y potenciales de las regiones.

El gobernador lo confirmó así este viernes, luego de que el banquero diera una conferencia magistral en la fortaleza de San Juan de Ulúa, en el puerto de Veracruz, donde el bangladesí explicó la filosofía de sus proyectos, que han ayudado a reducir la pobreza en 30 por ciento en su país, con la peculiaridad de que 97 por ciento de los financiamientos (con muy bajos intereses) lo reciben mujeres, por su responsabilidad para tener una visión empresarial y por su dedicación para sostener a las familias.

De hecho el índice de pago de los créditos, con todo y sus intereses, se ubica arriba de 90 por ciento y además genera el hábito de ahorro, ya que quienes han recibido estos recursos (8.5 millones de personas hasta ahora) han ahorrado ya un billón de dólares.

El también premio Príncipe de Asturias y sus colaboradores del Yunus Social Business, a través del Banco Grameen, decidirán con quiénes y dónde se invertirán estos recursos, lo cual definirán en un periodo de tres meses, según explicó el gobernador a MILENIO durante una cena privada con el Premio Nobel, con la idea de que funcionen y puedan repetirse en varios lugares pobres de Veracruz, sin chocar con las estrategias federales, como la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Duarte manifestó en San Juan de Ulúa que de lo que se trata es de terminar ya con el paternalismo y el asistencialismo para iniciar la etapa de “la responsabilidad social y crecimiento comunitario” de ciudadanos y gobiernos. “De inducir a la comunidad entera a que propicie el desarrollo integral de su entorno, transitar de ser simples emisores de ayuda a facilitadores de herramientas para que la gente se supere a partir de su propio esfuerzo”, agregó.

El priista invitó a los empresarios a sumarse a este tipo de iniciativas no lucrativas, donde si alguien crea un fondo, por ejemplo, de mil pesos, solo recuperará esos mil pesos, pero tendrá la satisfacción de haber contribuido al mejoramiento de la calidad de vida de los sectores más marginados de la sociedad.

Escuchado por políticos, empresarios y miembros de organizaciones de la sociedad civil durante un desayuno en San Juan de Ulúa, Yunus repitió lo que había dicho la víspera: que la pobreza no debe ser parte de la humanidad, y que de lo que se trata su concepto es de terminar con esa idea de que los negocios solo deben servir para generar dinero, en vez de intentar “cambiar el mundo”.

El hombre de 73 años, ataviado con atuendo holgado, y que al hablar de la solidaridad, la fraternidad y la liberación social parecía un gurú más que un banquero, insistió en que los pobres deben dejar de ser pasajeros en sus existencias y convertirse en pilotos de su propia vida.