×
NOTAS MATUTINAS MÁS LEÍDAS
hace 4 años
[Saraperos de S

Lluvia de color y fiesta sarapera

Redacción

En medio de un ambiente beisbolero se inauguró la temporada en Saltillo de los Saraperos, con una afición siempre fiel.

Imprimir
Samuel Zul / Gerardo Arancivia / Saltillo, Coah.- Entre luces, fiesta, música y color, los Saraperos de Saltillo dieron inicio a una nueva campaña, en la que la afición se hizo presente alentando a la Nave Verde con el objetivo de obtener el campeonato de la Liga Mexicana de Beisbol.

La afición saltillese se dio cita en el estadio Francisco I. Madero tras meses de sequía en la que el beisbol se mostró ausente, luego de que en instancias de playoffs los Vaqueros Laguna dejaran en el camino al conjunto de la capital coahuilense.

Niños, adultos y personas de la tercera edad llegaron al recinto en el que los sueños se han hecho realidad, con la esperanza de que esta campaña se tiña de verde.

Entre los aficionados, personalidades como David Aguillón, dirigente estatal del PRI en Coahuila, se hicieron presentes para apoyar a los Saraperos en la primera serie que disputa en casa.

“Yo creo que es iniciar la tradición que tenemos ya de bastantes años aquí en Saltillo, venir a apoyar al equipo de los Saraperos; me da mucho gusto ver la respuesta de la gente en un ambiente de tranquilidad, en un ambiente familiar, creo que sin duda será un gran espectáculo el de hoy y le auguramos a la nueva directiva que sea una excelente temporada y por supuesto vamos por el campeonato”.

Porristas, grupos musicales y edecanes de patrocinadores hicieron de las inmediaciones un espectáculo aparte, previo al inicio de la ceremonia oficial.

El primero en aparecer dentro del terreno de juego fue la mascota de la Nave Verde, Kike Conejo, quien con su peculiar carisma conquistó el humor de niños y adultos.

Posteriormente se realizó la ceremonia en la que se entonó el Himno Nacional por parte de la Banda de Guerra del Ejército Mexicano.

Con gran emotividad la afición recordó a uno de los grande cronistas del beisbol local, “Pepé” Marroquin, quien dedicara gran parte de su vida al periodismo deportivo, especialmente al beisbol saltillense.

Seguido a esto se llevó a cabo la ceremonia de homenaje a uno de los grandes íconos de los Saraperos, el capitán Noé Muñoz, a quien su hijo le dedicara unas palabras tras su retiro de la actividad profesional.

“Luego de 24 años de carrera llenos de esfuerzo, compromiso, ausencia, éxito, logros, hoy concluye una etapa como jugador, gracias al amor que tus padres te inculcaron por este gran deporte y es lo que hoy te reconocemos.

“Gracias también al beisbol por la familia que somos, porque podemos estar juntos disfrutando de este gran momento. Gracias capitán, estamos muy orgullosos de tu trayectoria”.

Como cada año el show de pirotecnia hizo de la ceremonia un evento espectacular, en el que todos los asistentes disfrutaron del maravilloso escenario cubierto de luces.

Es de esta manera como los Saraperos de Saltillo arrancaron una nueva campaña, cobijados por el cariño y el apoyo de la afición que siente sus colores en la sangre y en la piel.



Motiva afición a seguir luchando con el equipo

Sólo faltaba que fuera inaugurada con bombo y platillo la nueva era de los Saraperos de Saltillo, un nuevo ciclo que comienza con Nerio Rodríguez al frente de la Nave Verde, quien presenció por vez primera un “Madero” en plenitud, una afición fiel y ávida de beisbol.

“Nosotros estamos comprometidos con esta fiel afición, estoy sorprendido de la respuesta de toda la gente que asistió al estadio, es algo que nos motiva mucho a hacer nuestro trabajo para que los Saraperos sean protagonistas y lleguen a los playoffs para pelear el campeonato”.

Rodríguez y su equipo planearon una ceremonia inaugural digna con fuegos artificiales, proyecciones en 3D, homenajes y un sinfín de matices que caracterizaron la ceremonia inaugural.

Recuerdan a Marroquín

Se fue un grande la crónica, pero su espíritu descendió por un instante al mundo terrenal ante la ovación que surgió del Parque Madero a su memoria. “Pepe” Marroquín apagó su micrófono, pero su legado trascendió de tal forma que los Saraperos le realizaron un digno homenaje.

La pantalla gigante de la “Catedral del Beisbol en Coahuila” se iluminó con la semblanza dedicada a José de la Luz Marroquín Cota, quien consumó una carrera de más de 20 años, siempre protagonista en el tema de los Saraperos, siempre puntual al momento de narrar.

Un minuto de aplausos ensordecedores y unos globos blancos que volaron hacia el cielo, fue el justo homenaje a la memoria de “Pepe”, quien desde el mejor palco posible presenció el momento en el que su persona fue recordada, en un momento memorable.

Jugadores, cuerpo técnico y directivos, expresaron mensajes de añoranza sobre “Pepe” Marroquín, un hombre que se hablaba de tú con todo aquel que vistiera la casaca sarapera, sin dejar de lado la imparcialidad que debe de caracterizar a un periodista.

Familiares y amigos de “Pepe” presenciaron el justo homenaje a un hombre que no estará por vez primera en el palco de transmisiones de los Saraperos de Saltillo, un hombre que ha callado su narrativa, pero que se mantiene vivo al dejar grabado su nombre en los rincones del “Madero”.

El 28 ya es leyenda

El 28 lució en la espalda de Noé de Jesús Muñoz Muñoz durante 16 temporadas con los Saraperos de Saltillo, un pelotero que llegó con estrella en 1999 y se convirtió en un ídolo de la afición, un ícono de la ciudad, un inmortal dentro de la historia de la Nave Verde.

Ahora, el 28 fue inmortalizado en los muros del parque Francisco I. Madero, siendo el noveno número retirado en la historia del Sarape, lo que coloca al capitán de la Nave Verde como uno de los nuevos referentes en la historia del equipo, el receptor que enaltecía a la fiel con el grito de “¡Noé, Noé Noé!”.

“Fue un homenaje muy emotivo, es la segunda ocasión que me pasa en mi vida, la primera se dio en Guasave y ahora se da en Saltillo, una afición muy noble que me ha dado muchas cosas, desde que llegamos aquí me han apoyado y me abrieron los brazos en todo momento”.

De manera sorpresiva su familia arribó a los verdes del “Madero” para acompañar al eterno capitán, respaldarlo en un momento complicado para cualquier pelotero, aquél que indica que el tiempo sobre el diamante ha concluido, y que empieza una nueva historia, ahora como coach.

“En ningún momento creí que colocarían mi número ahí, y esperemos no defraudar a la gente. Yo creo que sí me faltaron hacer muchas cosas en mi carrera, nunca nos conformamos con lo que hicimos; sin embargo, estamos contentos al ver atrás los éxitos que hemos obtenido”, declaró.

Al preguntarle sobre sí su sucesor sería José Manuel “Manny” Rodríguez, Noé Muñoz dejó en claro que él es el indicado en tomar su lugar como capitán de la Nave Verde, gracias a su alto nivel competitivo, su entrega dentro del terreno de juego y su liderazgo dentro del clubhouse.
TAGS RELACIONADOS:
Imprimir
te puede interesar
similares