Saltillo, Coah.- Por un lado, la mercadotecnia y la tecnología ofrecen infinidad de juguetes y juegos sofisticados que los han opacado. Por otro, para muchos de los adultos, los juguetes tradicionales –como las canicas, balero y títeres– han pasado a la historia o tan sólo los recuerdan con nostalgia y no los “promueven” con sus hijos.

La dificultad más grande es que, a pesar de que los precios para estos juguetes son accesibles, no se adquieren en las jugueterías locales, sino que se limita su venta a lugares turísticos o tiendas de artesanías mexicanas.

Hoy la industria del juguete en México representa tan sólo el 35%, el restante 65% son productos que provienen principalmente de China.

La industria nacional se apoya en la importación para complementar sus líneas de producto que ofrecen principalmente a través de tiendas departamentales y de autoservicio.

Títeres, muñecos de barro y trapo, sonajas, dados, matracas, papalotes, soldados de plomo, trenes de madera, yoyos, trompos, baleros, alcancías y trastecitos de barro, lotería, sonajas, pequeños muebles, víboras, boxeadores y coches de madera son algunos ejemplos de los diversos juguetes tradicionales del país y quizá no le resulten familiares, pero imagine que con ellos crecieron sus abuelos y quizá sus papás.

Muchos niños de hoy se han perdido la oportunidad de conocer y jugar con los tradicionales juguetes mexicanos, dejando a un lado la oportunidad de conocer también las raíces mexicanas.

Por un lado, la mercadotecnia y la tecnología ofrecen infinidad de juguetes y juegos sofisticados que los han opacado. Por otro, para muchos de los adultos estos juguetes han pasado a la historia o tan sólo los recuerdan con nostalgia y no los “promueven” con sus hijos.

La dificultad más grande es que, a pesar de que sus precios son accesibles, no se adquieren en las jugueterías locales, sino que se limita su venta a lugares turísticos o tiendas de artesanías mexicanas.

“Hoy la industria del juguete en México representa tan sólo el 35%, el restante 65% son productos que provienen principalmente de China, que en 2008 representó el 68% de las importaciones mexicanas totales de estos bienes, con ventas por 289 millones de dólares. En ese mismo año, el segundo proveedor fue España, que registró exportaciones al mercado mexicano por 38 millones de dólares”, dijo la consultoría especializada en comercio exterior IQOM.

Jugueteros mexicanos quieren importar

Los industriales del juguete en México confían en que tras la recesión la autorización para poder incrementar las importaciones de juguetes impulse al sector a un crecimiento de 4% en este año.

“Los industriales del juguete en México que estamos produciendo, tanto para el mercado nacional, como para exportación, tenemos un beneficio que es el poder importar juguetes para completar nuestras líneas y eso es positivo ya que aumenta la oferta nacional y exportable y nos ayudará a recuperarnos”, dijo Miguel Ángel Martín, presidente de la Asociación Mexicana de Industria del Juguete (AMIJU).

El pasado 26 de marzo, la Secretaria de Economía amplió el cupo de importación de juguetes a través reformas a la fracción I y III del artículo 4 del Programa de Promoción Sectorial.

“Estas reformas tienen por objeto incrementar de 50 a 60 millones de dólares, el monto máximo de juguetes que las empresas productoras o personas morales podrán importar, anualmente, libre de arancel de cualquier país”, señala un análisis de IQOM, consultoría en comercio exterior.

El líder empresarial señaló que este tipo de medidas estimulan a la industria a producir en México y contribuye al crecimiento de la misma, lo que se necesita para revertir la caída de 10% que registraron sus ventas durante 2009, lo que equivale a aproximadamente a 200 millones de dólares.

Recuperación será lenta

La AMIJU pronostica que la recuperación será lenta porque la industria del juguete es la última en responder a la recuperación económica, ya que al no ser un bien de primera necesidad, es un gasto que se pospone hasta el final, por lo que espera que en dos o tres años se alcance el crecimiento de entre 8 y 10% registrado antes de 2008, con ventas por unos mil 980 millones de dólares.

“Afortunadamente estamos esperando que para este próximo 30 de abril ‘Día del Niño’ la industria registre ventas por 230 millones de dólares aproximadamente, lo que contrasta con el año pasado, que fue un año negro pues entre la crisis y brote de influenza A/H1N1, nuestras ventas se vieron muy afectadas”, dijo Martín.

En el país, 65% de los juguetes son de importación, y la industria exporta el 35% de su producción, siendo los juegos de video, consolas y desmontables, los más solicitados, principalmente en Centroamérica.

China, el juguetero del mundo

El gigante asiático tiene permiso para vender sólo 185 millones de dólares (mdd) hasta diciembre de 2011 de juguetes a México, con un arancel de Nación Más Favorecida de 15%.

Los juguetes que entran en estas 13 fracciones arancelarias son triciclos o cochecitos de pedal o de palanca, juguetes con ruedas concebidos para la conducción de los niños, muñecas y muñecos que representen solamente seres humanos de altura igual o inferior a 30 centímetros, modelos reducidos a escala para ensamblar, juegos que imiten preparaciones de belleza, de maquillaje o de manicura, entre otros.

En tan sólo 8 años (2000-2008), estas importaciones pasaron de 11.8 millones de dólares a 289 millones, según datos de Proméxico.

Los principales mercados proveedores de estos juguetes después de China son España, Estados Unidos, Indonesia, Taiwán y Tailandia.

México es la décimosegunda nación del destino de los juguetes chinos, con apenas el 2% de la participación; Estados Unidos, el principal mercado-destino, compró 5 mil 901 millones de dólares en 2008, ocupando el 37% de este mercado.

Sin embargo, la recesión económica ha provocado que la venta de estos juguetes hacia México cayera un 35%, en los primeros siete meses de 2009, con respecto al mismo periodo del año anterior.

¿Cómo se juega en México

» Las familias mexicanas gastan aproximadamente 79 millones de pesos en artículos educativos y de esparcimiento al año o 13.5% de sus ingresos, de acuerdo con la Encuesta de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

» Los jugueteros mexicanos concentran actualmente sólo 35% del mercado nacional, el cual asciende a 2 millones de dólares, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete, mientras que las firmas extranjeras tienen 65%.

» La Asociación Mexicana de la Industria del Juguete (AMIJU) considera que 55% de las ventas del sector son canalizadas a través de tiendas departamentales y de autoservicio.

» 5 mil 901 millones de dólares compró de juguetes chinos en 2008

» Los principales productores de juguetes después de China son España, Estados Unidos, Indonesia, Taiwán y Tailandia

» En México, entre 2000 y 2008, las importaciones de juguetes pasaron de 11.8 millones de dólares a 289 millones (Proméxico).