Tags: valeria jasso rodríguez, san luis potosí, saltillo, rancho nuevo en matehuala, policía ministerial del estado, perro pitbull, colonia la hacienda, coahuila


LaPoliciaca.com / San Luis Potosí, SLP.- En la clínica del Seguro Social murió una niña de tan sólo un año de edad, luego de ser brutalmente atacada por un perro de la raza “Pitbull” propiedad de su padre, el cual tenían amarrado en la casa.

De acuerdo a información proporcionada por la Policía Ministerial del Estado y por las diligencias levantadas por el fiscal del Ministerio Público, la pequeña víctima se llamó Valeria Jasso Rodríguez, de 1 año y dos meses de edad.

El drama ocurrió al interior de su domicilio en la colonia La Hacienda de Rancho Nuevo en Matehuala. El médico legista le certificó lesiones por mordeduras en el cuello, fractura en la cabeza con hundimiento y desprendimiento de cuero cabelludo.

Lo anterior fue dado a conocer el miércoles a las 13:00 horas que la menor fue llevada a recibir urgente atención médica luego de ser atacada por el can de la raza “Pitbull”, el cual es propiedad del padre, mismo que tenían amarrado en la vivienda.

En investigaciones emprendidas por oficiales ministeriales, se pudo saber que la niña al encontrarse en el interior de su vivienda salió sin que sus padres se percataran de lo ocurrido y se dirigió al lugar donde se encontraba amarrado el perro.

Sin medir el peligro comenzó acariciar al animal con intenciones de jugar con él, cuando este la atacó y lesionó de gravedad. Los padres al darse cuenta de la agresión que era objeto su niña trataron de auxiliarla y se la quitaron al perro.

Sin pérdida de tiempo la trasladaron a la clínica del Imss de Matehuala, pero debido a la gravedad de las lesiones la trasladaron de inmediato a la clínica número 50 del Imss de la capital potosina para su atención médica, pero ya no fue posible el estabilizarla y falleció.

Ahora corresponderá al Ministerio Público determinar a quién aplicarle la responsabilidades de lo ocurrido o en su caso dar carpetazo al asunto si no existe delito que perseguir.